AméricaEstados UnidosNueva York

Ellis Island, la puerta del sueño americano

  

Tantas cosas que ver en Nueva York que estamos seguros de que no fuimos los primeros que nos preguntamos si merecía la pena visitar Ellis Island y su museo de la inmigración. No sabíamos de ningún antepasado nuestro que hubiera emigrado a los Estados Unidos y atravesara esa “puerta del sueño americano” –bueno, un tío tercero, o algo así, de Sara, del que no recordábamos el nombre y del que nunca volvió a saber su familia–. Pero conocíamos a Vito Andolini, y no queríamos dejar pasar la oportunidad de revivir una película en primera persona.

Nueva York Ellis Island Museo Inmigracion Sala Recepcion

A nosotros sí que nos gustaron la visita, el ambiente, la historia, el museo… fue como transportarse dentro de una película –en realidad, todo el viaje a Nueva York fue como vivir una película–. Nos sentimos, por unos instantes, más inmigrantes que turistas. Fue una experiencia que vivimos hace unos años, pero que no hemos dejado de “revivir” desde el otro lado del Océano cuando visitamos el museo Titanic Belfast o el Red Star Line Museum de Amberes. Ahí se embarcaba en busca del ese sueño americano que podía cumplirse o morir en Ellis Island.

Ellis Island antes de la inmigración

La pequeña isla en la Upper Bay de Nueva York ya existía antes de que se tomara la decisión de convertirla en la puerta de entrada a Estados Unidos. Junto con Liberty Island –donde hoy se alza la Estatua de la Libertad– y Black Tom Island –hoy conectada con Nueva Jersey– formaba las Oyster Islands, las islas de las ostras.

Muchas fueron las manos por las que paso la pequeña isla –unos 13.000 metros cuadrados–, pero fueron las de Samuel Ellis las que la vendieron al estado de Nueva York a finales del siglo XVIII y las que le dieron su nombre definitivo.

Nueva York Ellis Island Museo Inmigracion Entrada

Lo primero que hizo el estado de Nueva York en Ellis Island fue fortificarla. Posteriormente quedó bajo el control del gobierno del país y pasó a formar parte del sistema de fortificaciones de Estados Unidos durante unos 80 años, hasta que se convirtió en estación federal de inmigración en 1892.

De un pequeño fuerte se pasó a 31 edificios y a más de 100.000 metros cuadrados. Uno de ellos era el hospital de Ellis Island, que llegó a tener más de 300 doctores en plantilla. Durante años, fue el mejor de los Estados Unidos y de los mejores del mundo. Había un edificio específico para enfermedades infecciosas que se construyó en una isla independiente por miedo a los contagios –posteriormente se unió a la isla principal–.

Por si te preguntas, ¿cómo se consiguió multiplicar por 10 la superficie de la isla? La respuesta llega de la Gran Manzana. Se utilizó la tierra que se extrajo para la construcción del metro de Nueva York y la que formaba parte del lastre de los barcos que llegaban al puerto.

Doce millones de personas pasaron por aquí

Ellis IslandIsla Ellis en español– fue el punto de entrada de todos los inmigrantes que llegaban a Estados Unidos entre 1892 y 1954. Entre Annie Moore, irlandesa, y Arne Peterssen, noruego, unos ¡doce millones de personas pasaron por sus instalaciones! Solo en 1907 casi 1.250.000 inmigrantes desembarcaron en esta pequeña isla “robada” al mar.

Nueva York Ellis Island Museo Inmigracion Carteles

Si echas cuentas, doce millones en sesenta y dos años, teniendo en cuenta que sólo en un año hubo más de un millón… no es tanto como cabría imaginar. Y es que Ellis Island también fue otras muchas cosas que no te cuentan en el museo de la inmigración. Porque las luces hay que lucirlas y las sombras dejar que queden ocultas –aunque más adelante las sacaré a la luz también–.

En cualquier caso, las estadísticas dicen que el 40% de la población de Estados Unidos tiene antepasados que cruzaron el umbral del centro de inmigración de Ellis Island.

Las guerras mundiales redujeron el flujo de inmigrantes por razones obvias, pero fue la Guerra Fría la que acabó con la necesidad del centro. Las leyes de inmigración se fueron haciendo más restrictivas con los años y, unido al sistema de cuotas, dejó de ser necesario, y rentable, mantener Ellis Island.

Con el cierre del centro en 1954, llegó el completo abandono de la isla y de las instalaciones. El antiguo centro de recepción de inmigrantes reabrió sus puertas en 1990 como museo de la inmigración.

El museo de la inmigración de Ellis Island

Fue al pasar por la gran sala de recepción con su bóveda de cañón cubierta por azulejos de cerámica y sus banderas de Estados Unidos, cuando llegamos a sentir –aunque a muy pequeña escala– lo que esos millones de personas que llegaban a un país en el que pensaban que las calles estaban “pavimentadas con oro”. De la ilusión del sueño americano al miedo a los controles médicos y a la deportación, incluso la sensación de ser insignificante en la gigantesca sala de recepción….

Nueva York Ellis Island Museo Inmigracion Sala Recepcion 2

Después de un primer control médico, las personas sanas subían la enorme escalera hacia el segundo piso. Nosotros, sin control médico de por medio, también subimos esos peldaños. Las maletas de cartón siguen estando allí, recordándonos cómo eran los equipajes –de los más favorecidos, porque muchos llevaban sus pertenencias en simples atillos–. Por supuesto, los pasajeros de primera clase eran los primeros que pasaban los controles, después los de segunda y, al final, los de tercera, que podían encontrarse con colas de entre tres y cinco horas.

Por cierto, si te parecen extrañas las preguntas que se hacen a la hora de pedir el visado de entrada a Estados Unidos hoy en día, que sepas que ya en Ellis Island preguntaban si eras anarquista, si habías sido condenado por un delito o si tenías más de una esposa… No todo cambia con los años.

Los paneles explican todo el proceso. La salud era una de las preocupaciones fundamentales. Todavía había epidemias de cólera en Europa en aquella época y, tras las Primera Guerra Mundial, eran muchas las enfermedades que viajaban en esos barcos. Además de los edificios del hospital, también había otros de cuarentena –donde Vito Antolini pasaba tres meses por culpa de la viruela que traía de Corleone–, farmacia, cocinas…

Uno de los paneles recuerda la leyenda de un inmigrante italiano que escribía a su casa diciendo que había ido a Nueva York pensando que las calles estaban pavimentadas con oro pero que, no sólo no había oro, sino que no estaban pavimentadas en absoluto, es más, le esperaban a él para pavimentarlas.

Los registros dicen que 12 millones de personas pasaron por aquí, y lo dicen porque están sus nombres y apellidos. La última de las salas cuenta con varios ordenadores en los que buscar a tus antepasados y descubrir cómo y con qué llegaron a Estados Unidos. Si sientes curiosidad, también lo puedes hacer desde la página web de la Liberty Ellis Foundation.

No sólo se habla de la inmigración que pasó por la isla, también hay mapas con los flujos migratorios en todo el planeta.
en el museo.

Nueva York Ellis Island Bandera Estatua Libertad

Fuera del museo te encontrarás con el American Inmigrant Wall of Honor, en los que aparecen los nombres de más de 700.000 inmigrantes que pasaron por Ellis Island. ¿700.000 de los más de 12 millones? Sí. No están todos, pero si quieres que esté el de algún familiar no tienes más que hacer una donación de 150 US$ para el mantenimiento de las instalaciones de Ellis Island y lo grabarán.

Cuando lo visitamos nosotros, los edificios del hospital estaban cerrados al público y casi abandonados, pero desde hace unos años se organizan visitas guiadas a estas zonas en pequeños grupos. Si quieres hacerte una idea de cómo es, puedes ver el cortometraje Ellis de JR con Robert de Niro.

Información práctica para tu visita

Para llegar a Ellis Island lo más habitual es tomar el ferry en Liberty Island, después de presentarle tus respetos a la Estatua de la Libertad. También es posible llegar por carretera desde New Jersey, por el Ellis Island Bridge. Otra forma de llegar es contratando una excursión que incluye las dos Oyster Islands que quedan a día de hoy: Liberty Island y Ellis Island, aquí puedes ver los precios.

Nueva York Ellis Island Ferry

El horario del museo de la inmigración es de 9:00 a 17:15, aunque puede cambiar en función de la temporada y días festivos, todos los días del año excepto el 25 de diciembre.

El museo de la inmigración es gratuito, con audioguía incluida, sólo hay que comprar el pasaje del ferry para llegar a la isla. El coste del ferry es de 18 US$ pero está incluido en el New York Pass junto con otras muchas atracciones de la Gran Manzana. Puedes ver aquí el precio del New York Pass dependiendo de los días que vayas a estar en la ciudad.

Puedes ver más información en su página oficial.

Lo que no se cuenta de la isla de Ellis

Las sombras de Ellis Island están relacionadas con sobornos y detenciones.

Empezando por los sobornos: los oficiales eran los últimos que determinaban quién podía entrar en Estados Unidos y quién no. Eso les daba un poder que se podía comprar y, según parece, no fueron pocos los que lo pusieron en venta. 5 US$ valían para pasarse los controles y entrar a Estados Unidos.

Las detenciones llegaron durante la Segunda Guerra Mundial. El flujo de inmigrantes disminuyó tanto, además de que se empezó a reducir el cupo de los países del Eje, que había casi más personal que inmigrantes. Eso liberó a muchos de sus guardias y permitió que se emplearan en la búsqueda de inmigrantes sin trabajo, mujeres inmigrantes solteras con hijos, inmigrantes de los países del Eje… que fueron detenidos y llevados a Ellis Island. No era raro que compartieran espacio judíos alemanes con alemanes simpatizantes del Nazismo… no se hacían muchas distinciones.

La vista de Manhattan desde Ellis Island

Si lo tuyo no son los museos, no tienes ningún pariente que haya pasado por el centro de inmigración y tampoco el cine te llama la atención… deberías seguir visitando Ellis Island aunque sea sólo por las vistas de Manhattan que tendrás desde la isla. El que avisa no es traidor.

Nueva York Ellis Island Vista Manhattan

Nosotros pensamos que merece la pena la visita a Ellis Island, si más de 12 millones de personas viajaron durante meses en pésimas condiciones para llegar allí, ¿no vas a pasar tú en tu viaje a Nueva York?

¿Te quieres de ir de viaje a Nueva York? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Nueva York aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste en Nueva York al mejor precio aquí.
  • Contrata tu traslado desde el aeropuerto a tu hotel aquí.
  • Las mejores guías de Nueva York aquí.
  • Contrata tu tour guiado en español en Nueva York aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *