EuropaIslas Feroe

14 paisajes que ver en las Islas Feroe para alucinar (con mapa)

  

¿Qué ver en las Islas Feroe? Sus sensacionales paisajes. Sí, como adelantamos en los consejos para viajar a las Islas Feroe, son ellos los que te empujarán a viajar a este casi desconocido archipiélago perdido en el Atlántico Norte. Y los que, una vez llegado, te seducirán irremediablemente.

Islas Feroe Mykines Saltando

Cataratas, ovejas, fiordos, ovejas, islotes, ovejas, pueblecitos salidos de cuentos nórdicos, ovejas, faros, ovejas, acantilados, ovejas, gargantas y… ¡ovejas!

Islas Feroe Ovejas

Nuestros 14 paisajes que ver en las Islas Feroe para alucinar

Prácticamente cada rincón de las Islas Feroe esconde a plena luz del sol uno de esos paisajes tan seductores. Pero aquí están nuestros favoritos: nuestros 14 paisajes que ver en las Islas Feroe sí o sí.

La isla de Mykines desde su faro: el sueño de un día de verano en las Islas Feroe

Todos los que van a la isla de Mykines, servidores los primeros, lo hacen para ver sus habitantes más ilustres: los frailecillos. Pero desde el faro de Hólmur tendrás la suerte de contemplar también una de las vistas panorámicas más espectaculares de las Islas Feroe. Y si el tiempo acompaña… no puedes más que dar las gracias a la Madre Naturaleza.

Islas Feroe Mykines Faro

Gásadalur y la catarata de Mulafossur, cuando el agua desafía la gravedad

Las Islas Feroe son las islas de los paisajes más improbables. Hasta hay una catarata, la de Mulafossur, en Gásadalur, en la que, a veces, Eolo consigue que ese gran chorro de agua se pliegue e incluso llegue a ir hacia arriba. Pero no hace falta que eso pase para sentir que ese lugar está encantado. Una gran catarata, una montaña, una aldea aislada hasta hace unos años –cuando se construyó el túnel que llega ahí, en 2004–, unos frailecillos, las miles de tonalidades de verde de las Islas Feroe y… ¡abracadabra!

Islas Feroe Gasadalur Cascada

De Bøur a Gásadalur al atardecer: las vistas hacia el fiordo y los islotes de Tindhólmur y Gáshólmur

Hoy se puede recorrer andando ese camino que una vez era el único que unía Gásadalur a la siguiente aldea, Bøur. Pero, incluso en coche, las vistas sobre el fiordo, el Sørvágsfjørður, y los islotes de Tindhólmur y Gáshólmur son sensacionales, y con las últimas luces del día un poco más, si cabe.

Islas Feroe Islotes Tindhólmur y Gáshólmur

El lago Sørvágsvatn, érase una vez un lago asomado a un acantilado y “el lugar” que ver en las Islas Feroe

Al lago Sørvágsvatn, el inconcebible lago asomado a un acantilado, ya le hemos dedicado un artículo entero. Tres nombres, dos leyendas y miles de ángulos desde donde captar esa belleza inverosímil, eso es el lago Sørvágsvatn, uno de los lugares más conocidos de las Islas Feroe, aunque no siempre por su imposible nombre.

Islas Feroe Sorvagsvatn Lago Acantilado

La catarata de Bosdalafossur: cuando lo dulce encuentra lo salado

¿Y si ese lago acaba en el mar? Un lago, una catarata, los acantilados de la isla de Vágar y… ahí está, ¡otra postal!

Islas Feroe Sorvagsvatn Lago Cascada

El dedo de la mujer troll: Trøllkonufingur, ¿cómo resistirse a ese nombre?

Si te dicen que hay un sitio que se llama Trøllkonufingur te quedas con la misma cara de tonto que cuando escuchas cualquier otra palabra en feroés. Pero, ¿y si te dicen que eso significa “el dedo de la mujer troll”? Pues ya tienes que ir a verlo, y esto es lo que te encuentras…

Islas Feroe Trollkonufingur

Las vistas al desde la Oyggjarvegur, la antigua carretera sobre las montañas de Tórshavn

Los GPSs no siempre aciertan pero, a veces, aunque te lleven por carreteras menos rápidas, consiguen que descubras rincones de cuya existencias no tenías ni idea, ¡toma si te metes con la tecnología! Eso nos pasó en la Oyggjarvegur, la antigua carretera 10 sobre las montañas de Tórshavn. ¡Vayas vistas sobre uno más de esos fiordos de nombres impronunciables! Ahí está el Kalbaksfjørður desde la antigua base de la OTAN.

Islas Feroe Vistas Oyggjarvegur

Saksun: 14 habitantes, 5 casitas de techos de césped, una iglesia, montañas, un fiordo y una laguna…

Lo de pueblo ideal se le queda muy corto a Saksun. Casitas de césped, iglesia, fiordo, montaña, laguna… ¡parece el resultado de un sueño de un dios nórdico caprichoso!

Islas Feroe Saksun Casas

Fossá: la más alta de las mil y una cataratas de las Islas Feroe

Cuando conduces por las carreteras de las Islas Feroe hay dos constantes, dos tipos de compañeras que te guían por el camino: las ovejas y las cataratas. Salen detrás de cada curva… Si destacamos una –catarata, que las ovejas son casi todas igual de guapas–, que sea la más alta: señoras y señores, la catarata más alta de las Islas Feroe, ¡Fossá!

Islas Feroe Catarata Fossa

Cuando las Islas Feroe se tiñen de naranja: la puesta de sol en el puente entre Stremoy y Eysturoy

Sundini, uno de los pocos nombres feroeses que parecen hasta pronunciables. Literalmente significa “estrechos” y es, sorpresa sorpresa, un estrecho, el que separa las islas de Stremoy y Eysturoy. Pasar por el puente que lo cruza al atardecer es muy buena idea –en nuestro caso, una vez más, fue casualidad–.

Islas Feroe Atardecer

Los dos islotes de Risin y Kellingin y las leyendas de brujas y gigantes

Las leyendas nórdicas enganchan, y las de las Islas Feroe no se quedan atrás. Una de ellas tiene por protagonistas a un gigante y su mujer bruja. Los dos habían sido enviados desde Islandia para robar las Islas Feroe y volver a llevarlas bajo el poder de su país. Las dos criaturas ataron con una enorme cuerda la montaña Eiðiskollur para tirar las islas y moverlas hacia Islandia. Pero una parte de la montaña se rompió y, ajetreados con su labor, no se dieron cuenta de que llegaban las primeras luces día. Eran criaturas nocturnas, el Sol podía transformarlos en piedra… y así fue.

<Islas Feroe Risin Kellingin Camino Gjogv

Desde entonces los dos islotes de Risin y Kellingin siguen en el oeste de las Islas Feroe, mirando hacia su país, Islandia.
Las mejores vistas “del gigante y de la bruja” se tienen desde el pueblo de Tjørnuvík y desde la carretera que lleva de Eiði a Gjógv.

Funningur: el pueblecito al que parece imposible llegar

En ese misma carretera, hay un desvío hacia la aldea de Funningur. Una de esas carreteras tan imposibles como los paisajes feroeses. Pero, curva tras curva, se llega al pueblo. Y no acaba ahí: la carretera panorámica sigue bordeando otro fiordo, el Funningsfjørður.

Islas Feroe Fiordo Carretera

Gjógv: una garganta de doscientos metros y otro pueblo idílico

Un pueblo de cincuenta habitantes, con sus casitas de madera con techo de césped y pescado colgado para secar, alrededor de una garganta de doscientos metros que se abre al océano. Esto es Gjógv, creo que no hacen falta más explicaciones.

Islas Feroe Garganta Gjogv

Las islas del norte tras la selkie de Kalsoy

Las selkies, las criaturas míticas del norte de Europa que son focas en el mar pero, al salir, se “quitan” su piel para transformarse en mujeres, tienen su versión feroesa: la Kópakonan, que literalmente significa mujer foca.

En la aldea de Miklandur, en la isla de Kalsoy, hay una estatua dedicada a la Kópakonan. ¿Por qué aquí? Porque es donde se ubica una leyenda que la tiene como protagonista. Aquí, resumiendo mucho, fue donde un granjero, enamorado, le robó a una Kópakonan su piel. Los dos se casaron y tuvieron hijos, pero el granjero tenía que mantener bajo llave la piel de foca de su mujer. Un día, se olvidó de la llave y la selkie volvió al mar como foca y se casó con un elefante marino, con el que tuvo más hijos. Cuando el granjero y sus compañeros mataron al elefante marino y a sus crías, en una de sus cazas habituales, cayó sobre ellos y toda la isla de Kalsoy la maldición de la selkie. Todavía hoy hay hombres que mueren en el mar y en las montañas de la isla a causa de la maldición, según la leyenda.

Islas Feroe Kalsoy Selkie

Leyendas aparte, la selkie se encuentra en un lugar precioso, con las islas del norte al fondo. Y, por lo visto, en los días de tempestad, cuando está rodeada de olas, su imagen es realmente sobrecogedora.

Los paisajes que intentamos ver en las Islas Feroe y que se quedaron en un intento…

Por falta de tiempo, puede que de organización, o por inclemencias del tiempo, nos quedamos sin ver otros de los paisajes más impresionantes de las islas Feroe. Aquí van algunos de los que se nos quedaron en el tintero.

  • Los acantilados de Vestmanna: la excursión en barco que lleva a ver estos enormes acantilados llenos de aves y sus grutas son una de las cosas que ver en las Islas Feroe sí o sí, no haberlos visto es una espinita que tenemos clavada.
  • La isla de Viðoy con sus enormes acantilados, el cabo Ennisberg y las vistas desde el monte Villingadalsfjall tras una ruta de trekking que nos perdimos por miedo al tiempo que, al final, fue bueno.
  • Las vistas desde Slættaratindur, el monte más alto de las Islas Feroe: el día que pasamos por ahí toda la ladera estaba cubierta por la niebla.
  • Las vistas desde y hacia el faro de Kallur, en la isla de Kalsoy: empezamos la caminata desde el pueblo de Trøllanes pero la niebla, una vez más, nos rodeó. Eso sí, mira aquí cómo es cuando no hay niebla en la foto que ha ganado el 2017 National Geographic Nature Photographer of the Year Contest.

Islas Feroe Kalsoy Niebla

  • Suðuroy: los viajes cortos a las Islas Feroe no suelen incluir las islas del sur, pero nos han hablado fenomenal de la isla de Suðuroy, por ejemplo de los acantilados de Beinisvørð y de la subida al monte Hvannhagi… algún día volveremos, a lo mejor cuando ya esté construido el túnel que llegará hasta ahí.

Más cosas que ver en las Islas Feroe: no sólo paisajes, también lugares de interés cultural

No sólo hay paisajes, también hay lugares de interés cultural en las Islas Feroe. Los tres que más nos gustaron son éstos, pero patrimonio no falta en las islas.

  • Tinganes: el casco histórico de Tórshavn que, con sus tradicionales casitas de madera, parece más una aldea que el centro de la capital de un país.

Islas Feroe Torshavn Tinganes Casas

  • Kirkjubøur: la antigua capital de las Islas Feroe, con la casa de madera en uso más antigua del mundo, la Roykstovan o Kirkjubøargarður–habitada por la misma familia por 17 generaciones– y la gótica catedral de San Magnus, ahora en ruinas.
  • Las iglesias contemporáneas Christianskirkja en Klaksvík y Vesturkirkjan en Tórshavn, porque no sólo de antiguedad vive el turista en búsqueda de cultura.

Islas Feroe Iglesia Christianskirkja

Mapa con los paisajes y lugares de interés que ver en las Islas Feroe

Aquí está el mapa con todos los paisajes más bonitos y lugares de interés que ver en las Islas Feroe, para que no te pierdas ni uno.

Si con esto no te hemos convencido a viajar a las Islas Feroe… ¡no sabemos qué más hacer!

¿Te quieres ir de viaje a las Islas Feroe? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Tórshavn aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Tórshavn aquí.
  • Alquila el coche en Francia al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

2 comentarios

  1. 26 septiembre, 2017 en 19:01 — Responder

    ¡Qué pasada!
    Una pregunta, ¿cuál es la mejor época para ir? ¿Habéis ido en coche propio o habéis contratado excursiones?

    ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *