AsiaOmán

Mercados y zocos de Omán

  

No se puede visitar un país del norte de África o de Oriente Medio sin acercarse a sus zocos. Lugares mágicos en los que el tiempo parece haberse detenido. Es una frase muy manida, perdón por la falta de originalidad. Pero, si alguna vez has visitado un zoco, no podrás estar más de acuerdo. No iba a ser distinto con los zocos de Omán, con el extra de que, al tener todavía poco turismo, los vendedores no te ven como un dólar/euro con piernas, ni tratan por todos los medios de que entres en sus tiendas mientras paseas sin rumbo fijo por los callejones.

Oman Nizwa Zoco Frutos Secos

Pero no sólo íbamos a visitar los clásicos zocos de calles estrechas y techos de madera… también hay mercados en Omán, de ganado y de pescado. Para nosotros un recuerdo de aquellos de Ecuador y de otros países de Sudamérica –aunque seguro que hay todavía en muchos lugares del mundo– y, para los más mayores, de los que tenían lugar en España hace no tantos años.

Cuando partimos sabíamos que visitaríamos sus zocos, eso sí, ¿cuántos y cuáles? Siempre quedaba un punto de improvisación en este viaje a Omán organizado, aunque especial.

Oman Mutrah Zoco Interior Noche

El zoco de Mutrah

La primera toma de contacto con un zoco no podía ser en otro lugar que en la gobernación de Mascate, la capital. Hablamos del zoco de Mutrah, uno de los más antiguos del país. Todavía no estamos muy seguros de lo que es Mutrah respecto a Mascate, la capital, ¿un barrio, un distrito, otra ciudad?

Oman Mutrah Muscat Zoco Artesania

El zoco de Mutrah ocupa el centro histórico de la ciudad con sus más de doscientos años de antigüedad. Una pequeña ciudad dentro de la ciudad, con sus calles, sus callejones, sus plazas… y sus puertas como si estuviera rodeado por una muralla. La puerta principal, por la que entramos casi todos los turistas, es la que da al paseo marítimo, la Corniche. Al otro lado, el zoco se abre al resto de la ciudad y es por ella por la que entran muchos de los omaníes de los alrededores.

Después de una mañana de turismo, nos lanzamos a descubrir el zoco… en el peor momento. No porque fuera peligroso ni nada parecido. El “problema” es que era la hora de la siesta y todo estaba cerrado. El calor en Mutrah puede llegar a ser agobiante y a las horas del mediodía todo cierra. No es hasta las cinco cuando la vida vuelve a las calles y, sobre todo, a los puestos.

oman muscat mascate mutrah zoco

Poco a poco, fueron apareciendo los vendedores que abrían sus puestos de incienso, de especias, de vestidos tradicionales, de frutos secos, de perfumes… y de souvenirs. No sentirás que te agarran del brazo para que entres en ningún puesto, pero el turismo ya ha cambiado algunas de las mercancías clásicas por recuerdos de viaje poco artesanales, más bien Made in China. Las horas de máxima actividad llegan casi con la puesta del sol y el poco frescor que entra por la puerta de la Corniche.

Sacar el móvil en esa burbuja del pasado para orientarse cuando estás perdido es demasiado anacrónico. Es mejor dejarse llevar y comprender por qué los omaníes llaman a este zoco “el mercado de la oscuridad”. La estrechez de los callejones hace que la luz no sea capaz de llegar hasta el suelo… bueno, llegaba, hoy en día la luz eléctrica que ilumina la mercancía lo ilumina todo.

Oman Mutrah Muscat Zoco Incienso

Lo que no encontramos fueron dátiles omaníes. El producto estrella del sultanato no está en el zoco de Mutrah. Ni nuestro guía, Amur, lo acababa de entender y nos dijo que no compráramos los de los países limítrofes que vendían. Habría ocasiones de sobra a lo largo del viaje de probar los de Omán. Nosotros los encontramos en el pequeño mercado de frutas y verduras al lado del mercado del pescado de la ciudad.

El mercado de pescado de Barka

Omán nos dio muestras de la importancia que tiene el mar para el país y sus habitantes, así que no podía ser de otra cosa que de pescado el primer mercado que visitamos.

Oman Barka Mercado Pescado Vendedor

Salimos de Mutrah y, casi como nos había pasado con Mascate, llegamos a Barka, en busca de su fuerte, sin estar seguros de si habíamos cambiado de ciudad o sólo de barrio. La autopista de tres carriles llena de coches nuevos, muchos todoterreno, no había dejado de tener edificios a los lados. Algunos magníficos –como la gran mezquita del Sultán Qaboos o el teatro de la ópera– otros más modestos y algunos a medio construir –¿habría llegado aquí también la crisis del ladrillo?–. Antes de darnos cuenta, estábamos frente a una gran nave techada sin paredes y bajando al calor de septiembre en Omán, y no eran ni las nueve de la mañana.

Oman Barka Mercado Pescado Atunes

¿Nueve de la mañana para ir a un mercado de pescado? Sí, un poco tarde… pero todavía pudimos asistir a las últimas subastas de los atunes recién pescados. Dos venerables ancianos de barbas blancas sentados en una especie de tarima cubierta de azulejos también blancos se encargaban de ellas. Mientras uno movía el atún con un palo para que todos pudieran verlo bien y desgranaba una letanía de precios –o eso suponemos que era lo que decía–, el otro apuntaba meticuloso el resultado de las pujas en un cuaderno.

Oman Barka Mercado Pescado Subasta

No sólo atunes y no sólo ancianos venerables. Caballas, boquerones, sardinas y otros pescados de los que sin un papelito con el nombre en la pescadería no somos capaces de reconocer, junto con hombres de todas las edades y razas. Eso sí, hombres. Apenas vimos mujeres comprando pescado en Barka.

Dejamos a los vendedores de pescado preparando sus productos para la venta y limpiando los azulejos de sus puestos para recorrer la otra parte del mercado de Barka: la de las verduras y los dátiles que, esta vez sí, eran del país. Del país pero un poco insípidos. Al día siguiente descubriríamos que hay decenas, si no cientos, de variedades de dátiles en Omán y que no todos son dulces y sabrosos.

Oman Barka Mercado Datiles

El zoco de Nizwa

La visita al zoco de Nizwa fue doble. Llegamos a la ciudad el lunes por la tarde y, aunque nuestro hotel –como todos– estaba alejado del centro, decidimos ir a recorrerlo esa misma noche. En realidad, íbamos buscando una foto nocturna del fuerte circular de Nizwa, pero aprovechamos también para perdernos un poco.

Oman Fuerte Nizwa Fort Vista Panorama

Allí, no exactamente dentro del zoco pero cerca, encontramos a un simpático librero. No fue un encuentro casual. Alicia le había conocido en su primer viaje. Pero ninguno pensaba que iba a suceder lo que pasó. Nos contó que era imán de una de las mezquitas más antiguas de Nizwa. Cerró la librería. Nos invitó a montar en su coche y nos llevó hasta su mezquita –a la que no podíamos entrar pero él se ofreció a hacerlo con nuestra cámara para que la conociéramos, por lo menos, en foto–. A la vuelta, nos hizo una visita turística por los suburbios de Nizwa, donde tenía su casa.

Cuando volvimos al centro, los puestos del zoco estaban cerrados –evidentemente no nos importó frente a lo que habíamos vivido–. Nos dejamos llevar por las calles y encontramos un camión que estaba descargando pescado. De nuevo la simpatía omaní nos desarmó cuando comenzaron a posar con la manta raya y tratar de explicarnos qué otros pescados llevaban y de dónde los traían.

Oman Nizwa Pescado

Al día siguiente volvimos a pasar, por la mañana, por las calles cubiertas del zoco de Nizwa que encontramos mucho más tranquilas que las de Mutrah. Puestos de especias, de dulces, de ropa, de perfumes… y de dátiles, esta vez omaníes.

Oman Nizwa Zoco Pasillo

Los mercados de Omán que no pudimos ver

Como ya hemos dicho en el resto de artículos sobre Omán, nos dejamos llevar y decidimos que íbamos a disfrutar del viaje más allá de buscar lugares a los que ir –recomendados o no–. Eso no quita que, una vez en casa de vuelta, hayamos echado un vistazo a la web oficial de turismo del país y a su sección de zocos y mercados de Omán. Ahí descubrimos que, como con los castillos y fortalezas, nos habíamos “dejado” unos cuantos por visitar. Alguno tan curioso como el mercado de los miércoles de Ibra dedicado, según la web, en exclusiva a las mujeres –a pesar de que en las dos fotos que ilustran la reseña sólo aparezcan hombres– o los de Salalah, el lugar que todos los omaníes se encargaron de recordarnos que debíamos haber visitado, aunque mejor en primavera-verano.

Oman Nizwa Zoco Puerta

En cualquier caso, había dos que sí que sabíamos que existían y que, por problemas de fechas/horarios, no pudimos visitar a pesar de haber estado al lado: el mercado de pescado de Mutrah y el de ganado de Nizwa.

El mercado de pescado de Mutrah

Estando Mutrah en la orilla del mar, tenía que haber un mercado de pescado en la ciudad. Lo hay y lo buscamos. Pero las obras de ampliación y que no acabamos de entender si abría también por la tarde acabaron por dejarnos con las ganas de verlo.

Oman Barka Mercado Pescado Detalle

¿Podríamos haber madrugado más y habernos acercado antes de salir hacia Barka al día siguiente? Seguro, aunque tenemos dudas de si las obras no lo habían cerrado temporalmente. En cualquier caso, salíamos de Mutrah para visitar otro mercado de pescado… no había que abusar, ¿no?

El mercado de ganado de Nizwa

Famoso en todo el país, nos falló la coordinación de fechas para poder visitar el mercado de ganado de Nizwa. Cada viernes por la mañana los ganaderos de la región llevan sus bestias –cabras, vacas, camellos…– a Nizwa para venderlas desde primera hora de la mañana. Nuestro programa nos llevó a la ciudad un lunes por la noche y salimos de allí al día siguiente después de visitar el zoco y el fuerte.

Si vas a incluir Nizwa –cosa que deberías hacer sin duda– en tu itinerario por Omán, no olvides colocarlo en viernes. De hecho, mejor llegar el jueves por la noche y poder disfrutar del mercado desde primera hora.

oman mutrah muscat zoco vendedor

Colecciona sensaciones, memoriza colores, reserva olores, guarda las sonrisas de la gente… esto es el verdadero Omán.

¿Te quieres de ir de viaje a Omán? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Omán aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Mascate aquí.
  • Alquila el coche en Omán al mejor precio aquí.
  • Las mejores guías de Omán aquí
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

1 comentario

  1. […] De Mutrah a Nizwa, mercados y zocos de Omán […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *