AsiaOmán

Castillos y fuertes de Omán, la defensa del desierto

  

Si nos hubieran preguntado cuántas fortalezas queríamos ver en nuestro viaje a Omán nos habríamos vuelto un poco gallegos y habríamos respondido con otra pregunta: ¿fortalezas en Omán? Lo admitimos, sabíamos tan poco del sultanato que desconocíamos que sus fuertes, fortalezas y castillos fueran algunos de los lugares más visitados del país. Controlar el golfo de Omán, protegerse de las potencias coloniales europeas –aunque algunas de sus construcciones se deban a esas potencias, en concreto a los portugueses– y defender su imperio allá por el siglo XIX obligaba a levantar estas moles defensivas… y ahora son ellas las que obligan a una visita.

Oman Fuerte Barka Fort Patio Salto

Elegir cuáles ver entre los ¡más de 500 castillos, fuertes y palacios de Omán! es una tarea demasiado complicada, más aún cuando el viaje no era por nuestra cuenta sino con una agencia omaní. La pregunta que nos hacemos ahora es ¿habríamos podido visitar los fuertes que visitamos por nuestra cuenta? ¿Nos habría dado tiempo en transporte público, habría sido posible llegar, habríamos tenido que alquilar un coche? No sabemos las respuestas, aunque sí que sabemos que los viajes organizados tienen tiempos más “tranquilos” que los nuestros. En cualquier caso, ni visitamos todos los fuertes de Omán que indicaba el programa ni visitamos sólo los que aparecían en el programa. ¿Algo de improvisación? Un poco.

Fuertes de Old Muscat: Al Jalali y Al Mirani

A pesar de dormir en la ciudad de Mutrah, los primeros fuertes que vimos en Omán fueron Al Jalai y Al Mirani, en Old Muscat. Los dos, construidos por los portugueses en el siglo XVI, flanquean al actual palacio del sultán Qaboos, el palacio Al Alam, protegiendo la pequeña bahía.

Oman Fuerte Old Muscat Mascat Al Mirani Fort

Lamentablemente, no es posible visitarlos: hoy están ocupados por la policía y el ejército. Como sucede con el palacio del sultán, sólo se pueden ver desde fuera. De todas formas, ya nos había picado el gusanillo fortaleza… aunque tenemos que admitir que era fácil: nos encantan los castillos.

Oman Fuerte Old Muscat Mascat Al Jalali Fort

El fuerte de Mutrah, controlando el puerto desde el siglo XVI

Fue a la vuelta a Mutrah, después de las visitas de la mañana por Mascate, cuando descubrimos que habíamos dormido casi a los pies de una fortaleza. Nuestra llegada nocturna el día anterior no nos había permitido disfrutar del que habría sido nuestro primer castillo: el fuerte de Mutrah. Desde lo alto de la colina que parece empujar las calles y las casas de la ciudad hacia el mar nos vigilaba orgulloso.

oman muscat mascate mutrah corniche noche

Como sus casi vecinos de la antigua Mascate, fue construido por los portugueses durante su ocupación. Y, como ellos, tampoco se puede visitar. Si te animas, y no hace un sol terrible como el que encontramos nosotros, puede subir hasta él para disfrutar de una vista panorámica sobre el mar y sentirte soldado portugués defiendo un imperio.

El fuerte de Barka, desierto con forma de fortaleza

Tengo que reconocer que aquí empezaron las improvisaciones sobre el programa… y que fue culpa nuestra. Pero, después de tres castillos que sólo pudimos ver desde lejos, no podíamos quedarnos en la puerta del fuerte de Barka sin entrar. Una construcción del color de la arena del desierto –y los desiertos de Omán son para no olvidar– a pocos metros de la costa del mar de Omán era demasiado atractiva como para “pasar de largo”.

Oman Fuerte Barka Fort Puerta

Así que, entramos. Y nos encantó. Las paredes del color del sol que servían de pantalla para que el astro rey jugara con las sombras de las almenas y de las puertas de arcos terminados en puntas; las propias almenas con formas redondeadas; la torre octogonal; la sala de oración… ¿Cómo íbamos a dejar pasar la ocasión de entrar?

oman barka castillo patio interior

El fuerte de Bahla, patrimonio de la humanidad por la UNESCO

Una de las joyas de la arquitectura militar de Omán… dicho así parece sacado de un folleto, pero, si la UNESCO lo ha incluido en la lista de patrimonio de la humanidad, está claro que el fuerte de Bahla tenía que entrar en el recorrido. Estaba, y no hubo cambios.

Oman Fuerte Bahla Fort Exterior

Unos 13 kilómetros de murallas rodean el oásis de Bahla en el que se alza la fortaleza desde antes de que llegara el islam a la zona: fue construida en los siglos XIII y XIV sobre otras anteriores que se remontan al ¡tercer milenio antes de Cristo!

Oman Fuerte Bahla Fort Entrada

La primera “sorpresa” que nos llevamos es que parecía recién levantado, no por su estilo arquitectónico, sino por su estado de conservación, sobre todo teniendo en cuenta que está construido con adobe. Después lo confirmamos: en 1987, cuando fue incluido en la lista de la UNESCO, lo hizo como patrimonio en peligro. Las obras de restauración que comenzó el sultanato consiguieron quitarle la etiqueta en 2004 y hoy se puede visitar con el aspecto que tenía en sus orígenes: una mezcla perfecta de formas rectangulares y circulares entre edificios, torres, salas… Ten en cuenta que tú eres el visitante pero los murciélagos viven allí, así que no les molestes: fíjate en los techos y no hagas ruido si los ves durmiendo.

oman bahla castillo

El Bahla, además de fuerte, también hay genios –como los de la lámpara– pero no conceden deseos… o nos quedamos con las ganas de saberlo porque fue imposible sacarle más de un par de palabras a Amur sobre ellos. Como sucede con las meigas gallegas, parece que haberlos, haylos y hablar de ellos infunde respeto o, directamente, asusta a los omaníes de bien.

Oman Fuerte Bahla Fort Entrada Vertical

El castillo de Jabreen, el palacio de los sultanes

Muy cerca del oásis de Bahla está la población de Jabreen. Allí nos encontramos con nuestro primer castillo de Omán. ¿La diferencia entre castillos y fuertes? Que los primeros son residencias de lujo, los palacios de los sultanes, mientras que los segundos se utilizaron con fines militares.

Oman Castillo Jabreen Castle Escalera

El exterior del castillo de Jabreen ya nos dejó claro que no era un fuerte: la delicadeza de sus muros, sus formas y las ventanas no eran propias de guerras y asedios.

Oman Castillo Jabreen Castle Azotea

El interior mucho más, con sus cinco plantas y 55 salas. Tómate tu tiempo para recorrerlo, está lleno de pequeños detalles. Comenzando por las imponentes puertas, las salas llenas de libros decoradas con cojines y baúles, los techos labrados o con vigas de madera, los patios… pero la joya es la sala del sol y la luna. Una sala con catorce ventanas en dos niveles que permiten que el aire caliente salga por las de arriba y la temperatura se mantenga más fresca. Casi hubo que sacarnos de allí a rastras.

Oman Castillo Jabreen Castle Sala Sol Luna

El fuerte de Nizwa, el círculo perfecto

La última fortaleza que visitamos en Omán tampoco estaba en el programa inicial. Lo que sí estaba era la ciudad de Nizwa con su zoco y sus casco histórico, pero no la entrada al fuerte. No podíamos pasar al lado de este muro de forma circular y quedarnos fuera. No era posible que no pudiéramos entrar… Y sí, lo hicimos.

Oman Fuerte Nizwa Fort Vista Panorama

¿Cuantos castillos circulares has visto? Pues el fuerte de Nizwa lo es: un círculo perfecto de 43 metros de diámetro exterior –el interior es de 36– rodeado por una muralla de 24. Arena sobre desierto, es difícil hacerse una idea hasta que no lo ves. Cualquiera diría que la forma circular es la de cristalización del desierto, como si la estructura de los copos de nieve fuera demasiado complicada para la arena. La muralla, que como todo el fuerte ha sido restaurada en los últimos años, tiene un camino de ronda, aunque no se puede recorrer. Son cuatro escaleras dobles las que llevan a los miradores que permiten ver las casas, las mezquitas y el castillo que la rodean.

Oman Fuerte Nizwa Fort Patio Escalera

Empezamos nuestro recorrido por las fortalezas de Omán con tres construidas por los portugueses, y lo acabamos con ésta, construida a mediados del siglo XVII por el Imán Sultán Bin Saif Al Y`aribi que fue el que los expulsó del país.

Oman Fuerte Nizwa Fort Vista Mezquita

Los fuertes de Omán que quedaron fuera: con ganas de conocer el fuerte de Nakhal

Con tanto cambio de programa, incluímos un par de fuertes –era imposible que no quisiéramos entrar estando tan cerca– y un tiempo de viaje limitado, estaba claro que algo tendría que quedarse fuera. Casi como si del código de Hammurabi se tratara pasamos del ojo por ojo al fuerte por fuerte: el fuerte de Nakhal y el de ArRustaq, que estaban en programa, se quedaron sin visitar. Una lástima, sobre todo el fuerte de Nakhal porque está construido directamente sobre la roca casi como si de un castillo europeo se tratara. Además de tener manantiales de aguas termales en las cercanías. De hecho habíamos leído que era uno de los más interesantes del país.

Puedes ver más información sobre los fuertes de Omán en la página oficial de turismo omaní.

Oman Fuerte Bahla Fort Sala Interior

El castillo de Al-Hazm: otra joya de Omán que tampoco visitamos

En el caso de los castillos, no hubo uno por otro, simplemente lo que no hubo fue tiempo para visitar también el castillo de Al-Hazm. Una teórica –teórica porque no lo vimos, no porque lo dudemos– obra maestra de la arquitectura islámica en la que no hay vigas en el techo, sino que todo está soportado por columnas… Habrá que volver a Omán para comprobarlo.

Puedes ver más información sobre los castillos de Omán en la página oficial de turismo omaní.

Oman Castillo Jabreen Castle Techo

Y tú, ¿cuántos castillos, fuertes y fortalezas quieres visitar en Omán? Nosotros queremos ir a ver unos cuantos más.

¿Te quieres de ir de viaje a Omán? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Omán aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Mascate aquí.
  • Alquila el coche en Omán al mejor precio aquí.
  • Las mejores guías de Omán aquí
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *