AsiaOmán

Mascate, la capital de Omán y sus sorpresas

  

La capital de Omán, Muscat, Mascate en español, tiene todo lo que uno espera al llegar a un país árabe pero, a la vez, mucho más. Nos dimos cuenta de ello nada más bajar del avión en nuestro viaje a Omán y montar en el coche que nos llevaría hasta Mutrah –un distrito del área metropolitana de Mascate–: autopistas en perfecto estado, edificios fastuosos, iluminación decorativa –además de las farolas de la carretera–… que dan paso a las casas antiguas con aire francés, las calles estrechas y el zoco. Eso por no hablar de los museos, los centros comerciales, los resorts de lujo a pie de playa… Nos quedó claro que la capital de Omán no es sólo la puerta de entrada al país y que hay muchas cosas que ver en Mascate.

oman muscat mascate gran mezquita sultan qaboos salto

La primera “cosa” que ver son los propios omaníes y su ropa. La ropa, a pesar de los ostentosos edificios y caros coches, sigue siendo la tradicional: dishdashas blancas –también las verás en otros colores pastel pero, no nos engañemos, el blanco es la mejor opción– para ellos y vestidos largos y anchos con el pañuelo en la cabeza –lihaf– para ellas. Si te preguntas qué llevan los hombres debajo de la dishdashas, la respuesta es una especie de falda pareo. Si lo siguiente que te preguntas es si pierden parte de la elegancia al sentarse, no: años de práctica les llevan a recoger la dishdasha y doblarla sobre la especie de pareo interior con un movimiento casi automático que no deja de sorprender, pero tampoco deja nada a la vista.

oman muscat mascate mutrah sastre dishdasha

Cómo llegar a Mascate

Antes de visitar cualquier cosa en la ciudad, tendrás que llegar a Muscat. Es muy sencillo: se trata del único aeropuerto internacional de Omán y es, por definición, la puerta de entrada al país. Nosotros llegamos hasta allí con un vuelo de Turkish Airlines desde Estambul –desde donde vuelan a prácticamente todo el mundo–.

oman vuelo turkish airlines ala puesta sol

No hay vuelos directos a Omán desde España, así que si quieres minimizar las horas de vuelo lo mejor es buscar una escala que esté en el camino del país. Bajo esta premisa, la mejor opción es hacer escala en Estambul con Turkish Airlines –dos vuelos de unas cuatro horas cada uno–. Si las horas de vuelo no son un problema para ti, el hecho de que la comida sepa a comida en sus aviones –¿qué harán para que la comida sea tan insípida en otras compañías?–, la comodidad de sus asientos y la cantidad de películas y otras opciones de entretenimiento a bordo con que cuentan–hacía mucho tiempo que no dormía en un vuelo, pero es que había películas que acababan de estrenarse en el cine– también apoyan esta decisión.

oman vuelo turkish airlines comida

La mezquita del sultán Qaboos

Nuestro primer contacto con la gran mezquita del sultán Qaboos –el actual sultán del sultanato de Omán– fue de noche en el trayecto del aeropuerto a Mutrah. La iluminación nos sorprendió por su elegancia: nada de colores estridentes como habíamos visto en otras mezquitas de otros países.

oman muscat mascate gran mezquita sultan qaboos exterior noche

Al día siguiente nos acercamos hasta allí y descubrimos una mezquita lujosa con detalles como mármol de Carrara pulido, aire acondicionado en el interior totalmente integrado con las paredes, dibujos de cerámica en las columnas recordando las tradiciones del Islam… pero todo con un gusto exquisito. Fue inaugurada en 2001 y todo el complejo ocupa una superficie de ¡416.000 metros cuadrados!

oman muscat mascate gran mezquita sultan qaboos exterior

Mención especial merece la sala de oración de 74,4 metros de lado. En el centro, una gigantesca lámpara de araña –nos dijeron que la más grande del mundo– con engastes de oro. A su alrededor “orbitan” otras más pequeñas en lo que parece una formación de naves espaciales alrededor de la nave nodriza. Y una alfombra persa gigantesca –nos dijeron también que la más grande del mundo en una pieza, 4.343 metros cuadrados– tejida en Irán cubriendo el suelo.

oman mascate muscat gran mezquita sultan qaboos interior

Como lugar de culto que es, el acceso a los turistas está limitado a ciertas horas del día, en concreto de 8.00 a 11.00. En realidad se trata de la única mezquita del país a la que pueden entrar no practicantes. No es posible entrar sin vestir adecuadamente: las mujeres deben cubrirse la cabeza, los brazos y las piernas y los hombres brazos y piernas. Si no llevas un trapo con el que cubrirte o no hay manera de hacerlo, puedes pedir una especie de chilaba en la entrada.

oman muscat mascate gran mezquita sultan qaboos sala oracion

Al finalizar el paseo no olvides entrar en la sala de “adoctrinamiento” en la que unas voluntarias sirven agua y dulces a los visitantes al tiempo que les explican las bondades del islam, de los vestidos negros y del propio sultán.

La Muscat Royal Opera House, el teatro de la ópera de Mascate

Si el buen gusto reinaba en la mezquita, en el complejo del teatro de la ópera de Mascate , al otro lado de la autopista, también. Aunque hay que decir que la decoración es bastante más cargada, con los suelos y las columnas de mármol con diseños geométricos, los techos de madera artesonados, las lámparas orientales… La primera palabra que nos vino a la menta nada más entrar fue ostentación. Bueno, en realidad fue la segunda, la primera fue gracias porque el aire acondicionado del interior nos llevó al paraíso desde el sol abrasador y los cuarenta grados de la calle.

oman muscat mascate royal opera house teatro exterior

Con la entrada (3 OMR) se incluye una visita guiada –en inglés– que recorre las zonas principales del edificio hasta el patio de butacas. Ya que estás, haz una visita a los baños antes de salir.

oman muscat mascate royal opera house teatro interior lampara

El complejo del teatro de la ópera de Mascate incluye, además del edificio propiamente dicho, centros comerciales, restaurantes y un gigantesco aparcamiento cubierto.

La ciudad vieja de Mascate

Vaya por delante que Old Muscat, la vieja Mascate, no es la zona más pintoresca de la ciudad. Sí que es la parte más antigua pero queda poco sin restaurar y, la mayoría, son nuevos edificios.

oman muscat mascate old ciudad vieja montes

El palacio Al Alam, el palacio del sultán Qaboos

El palacio Al Alam es la residencia ceremonial del sultán Qaboos. No es posible visitarlo, sólo se puede admirar su fachada desde la reja con el escudo del sultanato. Se trata de un antiguo palacio con más de dos siglos de historia que fue construido por el tatara-tatara-tatara… abuelo –siete generaciones nada menos– del sultán.

oman muscat mascate palacio al alam sultan

El palacio Al Alam está rodeado y protegido por los fuertes Mirani y Jalail, construidos en el siglo XVI por los portugueses. Dos de los más de 500 castillos y fuertes de Omán.

oman muscat mascate palacio al aram sultan fuertes

Bait Al Zubair, el museo de tradiciones

El museo Bait Al Zubair es un acercamiento a las tradiciones omaníes, sobre todo a las que están relacionadas con la vestimenta. Aquí fue donde descubrimos cómo las sutiles diferencias en la posición del cordón perfumado –si no hay un cordón en la dishadasha no se trata de un omaní sino de alguien de un país vecino–, en las costuras de las dishdashas indican el origen de sus portadores o en los bordados y colores de kummas –los pequeños casquetes con los que se cubren la cabeza– y musars –turbantes–. También los distintos tipos de velos que todavía hoy utilizan las mujeres en otras partes de Omán. Por no hablar de la colección de cabras pintadas, como las famosas vacas que recorrieron Europa de ciudad en ciudad, de la entrada.

oman muscat mascate museo bait al zubair cabras

Abre todos los días excepto los viernes con un horario de 9.00 a 18.00 –durante el ramadán los horarios pueden variar– y el precio de la entrada es de 2 OMR.

oman muscat mascate mutrah tienda kumma

Mutrah, la Mascate más viva

Mutrah es el distrito en el que Mascate vive. Aquí están las antiguas casas de estilo francés, las pequeñas y estrechas calles que te desorientan y te encantan a partes iguales, el zoco, el paseo marítimo conocido como la Corniche, el puerto del sultán… Un lugar para pasear y para descubrir, para entrar en alguno de sus restaurantes a comer o a tomarse una limonada con menta –los batidos también están muy ricos–.

¿Cuándo pasear por Mutrah y qué horas evitar? No, no es que sea peligroso, es que el calor que azota la capital durante casi todo el año hace que la vida se “suspenda” durante las horas centrales del día. Hasta después de las 16.30 los omaníes se quedan en sus casas con el aire acondicionado encendido esperando a que el sol les dé una tregua.

oman muscat mascate mutrah corniche edificio

¿Cuándo la visitamos nosotros por primera vez? Justo en las horas centrales del día. Mutrah se presentó ante nosotros casi como una ciudad fantasma en la que la decadencia de sus antiguos edificios nos llevaba a pensar en un lugar abandonado mientras recorríamos algunas de sus calles estrechas.

Todo cambió –bueno, la decadencia seguía– a partir de las 18.00 –dicen que la vida vuelve a las 16.30, pero vuelve muy despacio–: la gente tomaba las calles, las terrazas de los cafés se llenaban, los puestos del zoco abrían… Otra ciudad, esta vez mucho más viva, se presentaba ante nuestros ojos.

El zoco de Mutrah

El de Mutrah es un zoco cubierto de callejuelas intrincadas. En algunas de ellas casi no caben dos personas a la vez con el espacio que los puestos ocupan con sus especias, sus perfumes, su hena…

oman muscat mascate mutrah zoco

Un zoco tranquilo en el que los vendedores no salen detrás de ti para meterte en sus tiendas, aunque tampoco dejan pasar la oportunidad de invitarte a entrar y de tratar de venderte algo. Recuerda: regatea siempre. Tengo que decir que una de las cosas que más nos sorprendió del zoco de Mutrah fue que resultó imposible encontrar dátiles del país: todos eran importados. Lo que nos llevó a pensar que era, tal vez, demasiado turístico y que la calidad del resto de objetos no sería la mejor…

oman mutrah muscat zoco

La Corniche, el paseo marítimo de Mutrah

La imponente imagen de dos de los yates del sultán nos acompañó los dos días que estuvimos en Muscat. Es su base y sólo los pueden usar él y su familia con lo que la mayor parte del tiempo están parados en el puerto, aunque por la noche encienden las luces de la cubierta.

oman muscat mascate mutrah corniche noche

Es por la noche –hacía demasiado calor a mediados de septiembre– cuando la Corniche viste sus mejores galas: las luces de colores de los edificios junto al mar que se reflejan en el agua. Es en el paseo marítimo donde los omaníes disfrutan de la vida: sentados en sillas de camping, bebiendo en las terrazas de los cafés, comiendo en los restaurantes…

Más lugares que ver en Muscat

No tuvimos tiempo de ver muchas más cosas en la capital de Omán: un día, aunque fueron dos noches, no dio para más. Pero teníamos alguna cosa más en mente que no llegó a cumplirse por temas de horarios –los museos cierran muy pronto– o por cansancio –el calor nos pasó factura al llegar desde el otoño español–.

Museos

Desde el museo Bait Fransa –la casa francesa– al museo de las fuerzas armadas del sultán, pasando por el museo nacional de Omán o el centro de exposiciones del petróleo y el gas o el de perfumes –la perfumería Amouage–, encontrarás museos para todos los gustos en Muscat.

oman mujer gran mezquita sultan qaboos

Centros comerciales

Los centros comerciales de Mascate nos llamaron la atención desde el exterior pero, el hecho de que estén un poco en las afueras y sea necesario llegar en coche, nos llevó a no visitarlos por dentro. Tampoco teníamos intención de hacer compras el primer día de nuestro viaje a Omán pero nos llamaba la atención porque pensábamos que podrían tener una decoración muy kitsch. El caso es que no tuvimos ocasión de entrar… y, vistas imágenes en internet, no son tan kitsch como pensábamos.

oman mutrah muscat zoco vendedor

Al Qurum

Cerca de la mezquita del sultán Qaboos, camino del aeropuerto, está el distrito de Al Qurum donde se encuentran muchos de los hoteles y resorts de lujo de Mascate en primera línea de la playa Al Qurum. Más que una zona para visitar lo comentamos en caso de que quieras buscar un hotel de lujo en la ciudad.

El mar en Mascate

En la Corniche pudimos comprobar que, aunque se trata de un puerto bastante concurrido, el agua es casi cristalina. Lo suficiente como para poder ver los peces de colores que nadan en ellas desde el paseo marítimo. Con esas condiciones, es fácil pensar que con unas gafas y unas aletas las imágenes pueden ser increíbles. Eso fue lo que nos dijeron: el buceo y el snorkel son muy apreciados en la ciudad, aunque hay que recordar que el código de vestimenta impide que las mujeres se bañen con bañador y mucho menos con bikini.

También es posible contratar paseos en barco por los alrededores de la ciudad.

oman muscat mascate mutrah corniche puerto yates sultan

Mascate, Muscat, nos demostró en un día que era una auténtica capital árabe pero también una ciudad moderna que invita a ser descubierta.

Si te hemos convencido… mira nuestros consejos para viajar a Omán y prepara tus próximas vacaciones.

¿Te quieres de ir de viaje a Mascate? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Mascate aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Mascate aquí.
  • Alquila el coche en Omán al mejor precio aquí.
  • Las mejores guías de Omán aquí
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

10 comentarios

  1. 30 noviembre, 2016 en 20:49 — Responder

    Suscribo todo lo que contáis, chicos. Ay, qué recuerdos, incluido el tremendo calor y esas horas de ciudad fantasma ?
    Abrazo!!
    Ali

    • 5 diciembre, 2016 en 17:19 — Responder

      Pues si tú lo suscribes es que lo hemos dicho bien, porque tú sí que sabes todo de Muscat y de Omán 😉
      ¡Un abrazo!

  2. Diana Mendoza
    17 febrero, 2017 en 04:36 — Responder

    Hola, pronto iré a Oman , mi contrato de un año me hace pensar que debo ir tomando en cuenta muchas cosas, estoy emocionada , espero que me vaya muy bien, y conocer gente linda, soy mexicana y creo será difícil encontrar mexicanos facilmente

    • 20 febrero, 2017 en 23:16 — Responder

      Hola Diana y bienvenida al blog 🙂
      Confiamos en que te vaya bien, el país es muy bonito… lo que no sabemos es cuántos mexicanos viven allí…
      Ya nos contarás 🙂
      ¡Buen viaje!

  3. Viajera
    23 marzo, 2017 en 19:28 — Responder

    Pronto voy a ir a Oman…….y me gustaría saber si el viaje en autobús desde Dubai (entre 4/6 horas) vale la pena hacerlo por ver el paisaje y si el viaje no se hace muy cansado.

    gracias !!!

    Ana

    • 10 abril, 2017 en 19:35 — Responder

      Hola Ana y bienvenida al blog 🙂
      No te sabemos decir cómo es el viaje en autobús desde Dubai… nosotros llegamos en avión hasta Mascate vía Estambul. En nuestro viaje por Omán fuimos hacia el sur así tampoco sabemos exactamente cómo es el paisaje por el norte, en la ruta a Dubai.
      Si la diferencia de precio del billete es muy grande seguramente merezca la pena, pero no lo podemos asegurar.

  4. 4 julio, 2017 en 20:06 — Responder

    A nosotros hoy casi nos dan dos lipotimias en la mezquita… Aun así lo poco que hemos visto hoy nos está gustando. Es muy curioso ver como se refugian del calor.

    Más o menos hemos visto lo mismo. Nos falta la ópera que la hemos dejado para mañana por la mañana.

    Un caluroso saludo

    • 15 julio, 2017 en 18:34 — Responder

      Hola chicos y bienvenidos al blog 🙂
      Imaginamos que si nosotros pasamos un calor terrible en septiembre… en pleno julio tiene que ser un horno :-O En cualquier caso, dentro de la mezquita no hace tanto calor y seguro que os impresionó tanto como a nosotros 🙂
      ¿Qué tal la visita a la ópera?
      ¡Un saludo y buen viaje!

  5. Lorena Fuentes Gonzalez
    30 agosto, 2017 en 09:53 — Responder

    Felizzzzzzzzz yo acá de vacaciones en Muscat, hay de todo para sobrevivir, ¡adiós frío chileno, muy linda experiencia!

    • 10 septiembre, 2017 en 19:44 — Responder

      Hola Lorena y bienvenida al blog 🙂
      Menudo cambio del invierno de Chile al verano de Omán… Esperamos que lo estés disfrutando (o lo hayas disfrutado) mucho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *