ÁfricaCiudad del CaboSudáfrica

Ciudad del Cabo, la ciudad más antigua de Sudáfrica

  

No hay viaje a Sudáfrica que se precie que no incluya, además de la visita a uno de sus parques naturales –normalmente el Kruger–, unos días en la ciudad más antigua del país: Ciudad del Cabo, Cape Town. No sólo por la historia que atesora –fue fundada en el siglo XVII– sino también por su naturaleza: la Montaña de la Mesa, o Table Mountain, uno de los imprescindibles que ver en Ciudad del Cabo, y, por supuesto, la península del Cabo con el Cabo de Buena Esperanza –si pensabas que era el punto más austral del continente africano lo sentimos: el punto más al sur de Sudáfrica es cabo Agulhas, muy cercano–.

sudafrica ciudad del cabo cape town table mountain vista salto

Nuestro viaje a Ciudad del Cabo y alrededores tuvo lugar en dos etapas: visitamos una parte antes de dirigirnos a Hermanus para ver al gran tiburón blanco, y volvimos después de pasar por Oudtshoorn con sus Cango Caves y sus granjas de avestruces. En total, pasamos casi tres días en la ciudad y no paramos.

Por cierto, si, tratándose de la segunda ciudad más grande del país, crees que puede haber cierta rivalidad con la capital, Johannesburgo –la más grande–, la respuesta es sí: la hay. Nuestra guía por la península del Cabo nos contó que Ciudad del Cabo recibe el sobrenombre de “madre” en la capital, porque dicen que hacen falta nueve meses para conseguir cualquier cosa…

Lo primero que ver en Ciudad del Cabo: Table mountain o la Montaña de la Mesa

No lo dudes ni un segundo. Si a tu llegada a Ciudad del Cabo el cielo está azul y puedes ver la Montaña de la Mesa, o Table Mountain, cambia todos tus planes, para un taxi y vete a la parada del teleférico. No son muchos los días de cielos limpios en la ciudad y hay que aprovecharlos –es habitual que las nubes cubran la cima de la montaña, de hecho, nosotros sólo la vimos “destapada” un día–.

Sudafrica Cape Town Table Mountain

Dicho esto, ¿qué hicimos nosotros cuando, al bajar del avión desde Johannesburgo, vimos que el cielo estaba despejado? Decirle al taxista que nos llevó del aeropuerto a nuestro hotel que esperara a que hiciéramos el check-in y dejáramos el equipaje para llevarnos a Table Mountain.

Para subir hasta lo alto de la montaña, que en realidad es una meseta –de ahí su aspecto de mesa– o un tepuy, se puede utilizar el teleférico panorámico. Además de una cristalera continua –se va de pie–, la cabina del teleférico gira sobre su eje para que todo el mundo pueda ver tanto la montaña como la ciudad durante la subida. La ruta andando es de unas dos horas: la parte alta de la montaña está a más de mil metros sobre el nivel del mar, es decir, mil metros más arriba que Ciudad del Cabo.

sudafrica ciudad del cabo cape town table mountain vista

Se pueden hacer rutas por la cima de la montaña, pero lo más espectacular es la vista de la ciudad desde arriba. De la ciudad, del cabo, de la bahía…

¿Sabías que la Montaña de la Mesa es una de las siete maravillas naturales del mundo desde 2011?

Robben Island, la cárcel de Nelson Mandela

El otro lugar de interés de Ciudad del Cabo más conocido es la isla de Robben, Robben Island. Si las nubes suelen cubrir la cima de Table Mountain, las olas suelen estropear la visita a esta pequeña isla situada a 12 kilómetros de la costa en la Table Bay: el tiempo cambiante de Ciudad del Cabo puede estropear casi cualquier plan. Por cierto, que Robbeneiland, el nombre en afrikáans –el dialecto holandés que se habla en Sudáfrica– significa isla de las focas.

sudafrica ciudad del cabo cape town table mountain robben island

La isla –patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1999– fue utilizada como cárcel de manera intermitente desde mediados del siglo XVII hasta mediados del XIX. Entonces pasó a ser una colonia de leprosos, para volver a su papel de cárcel durante los años duros del apartheid, a mediados del siglo XX. Su fama a nivel mundial se debe a uno de sus prisioneros: Nelson Mandela, que estuvo internado en la cárcel de máxima seguridad de la isla durante 18 años.

Poco más podemos decir de la isla sin mirar su página web oficial porque esas olas que comentábamos estropearon nuestra excursión. Cuando llegamos a por nuestras entradas, compradas por internet, lo que recibimos fue un abono en la tarjeta y la disculpa de que el estado del mar impedía que el ferry zarpara. Eso sí, en el muelle hay una exposición que cuenta la historia de la isla –gratuita– que nos dejó claro que no era la primera vez que el barco no podía salir de puerto.

sudafrica ciudad del cabo cape town muelle museo robben island

Para llegar hasta Robben Island los ferrys salen de Victoria & Alfred Waterfront –también conocido como V & A Waterfront–, de la Nelson Mandela Gateway. Incluso aunque no tengas previsto ir a la isla o si, como a nosotros, te cancelan el ferry, el muelle es otra de esas cosas que ver en Ciudad del Cabo.

sudafrica ciudad del cabo cape town victoria & alfred waterfront muelle

El castillo de Buena Esperanza, la construcción más antigua de Sudáfrica

El castillo de Buena Esperanza, Kasteel die Goeie Hoop en afrikáans, es la construcción más antigua de Sudáfrica, de 1663. Con su forma de pentágono estrellado, es el mejor conservado de las fortaleza de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales.

sudafrica ciudad del cabo cape town castillo murallas

Una visita guiada gratuita nos llevó por los calabozos, la sala de tortura y la vivienda del gobernador. Por nuestra cuenta, ya sin guía, entramos en los varios museos que alberga: militar, de la guerra anglo-boer, de las conquistas británicas –los británicos conquistaron dos veces Ciudad del Cabo–… Hasta asistir a la ceremonia en recuerdo de la apertura del castillo en la que un enviado del gobernador da la llave del castillo a una guarnición vestida de gala. Éstos, después de tocar la campana del castillo –la más antigua de África– y de colocarse en las distintas garitas, acaban disparando una salva con un pequeño cañón.

Sudafrica Cape Town Castillo Buena Esperanza

Dónde ver la puesta de sol en Ciudad del Cabo: Camps Bay

En uno de los puntos más australes de África, las puestas de sol tienen que ser inolvidables. Teniendo en cuenta lo que decía de las nubes en Table Mountain, puedes pensar que también habrá sobre el mar… pues no podemos decir que sea la tónica habitual, pero sí que nosotros las encontramos: de nuevo el clima de Ciudad del Cabo nos jugó una mala pasada.

sudafrica ciudad del cabo cape town camps bay puesta sol

La guía, la chica de la recepción del albergue y el taxista coincidieron en que el mejor lugar para ver la puesta de sol en Ciudad del Cabo era Camps Bay. Ese primer día de éxito con el tiempo decidimos que íbamos a por todas y, después de bajar de la Montaña de la Mesa, para allá que fuimos. Lo dicho, las nubes se presentaron aquí… y el resto de días que pasamos en la ciudad estuvo cubierto la mayor parte del tiempo.

sudafrica ciudad del cabo cape town camps bay puesta sol

Long Street, comida y fiesta en Ciudad del Cabo

Si hay una calle popular en Ciudad del Cabo, ésa es Long Street. Lo primero que te llamará la atención es que es mentira: Long Street, en inglés calle larga, es una de las calles más cortas de la ciudad. Aunque, sin duda, la que más bares y restaurantes tiene. Es aquí donde todos te dirán que se encuentra la vida nocturna de la ciudad y donde, al menos en 2009, te decían que podías pasear tranquilamente después de la puesta del sol –el único lugar… no sabemos si, desde entonces, la seguridad habrá seguido mejorando–. Eso sí, cada bocacalle que salía de Long Street era un pozo de oscuridad –las farolas se quedaban en la calle principal– que te quitaba las ganas de ir a descubrir nuevos lugares. Más aún después de todo el cuidado que te pedían que tuvieras de noche.

Nos recomendaron el restaurante Ocean Basket, especializado en pescados y mariscos, y el Mama Africa, con carnes de todo el continente africano. Finalmente fuimos al Mama Africa y probamos desde springbook –una especie de antílope que es el animal nacional de Sudáfrica– hasta cocodrilo, pasando por kudu y avestruz.

Sudafrica Cape Town Mama Africa

Bo-Kaap, el colorido barrio musulmán

Muy cerca de Long Street se encuentra el barrio musulmán de Bo-Kaap –tan cerca que nosotros fuimos mientras esperábamos que abriera el restaurante–. Es la típica foto de Ciudad del Cabo con las casas de colores a lo largo de una calle que sube por Signal Hill. Sus habitantes eran esclavos musulmanes llevados a la ciudad durante la época de la colonia holandesa. Aunque se conoce como barrio malayo o Cape Malays, no eran sólo esclavos de ese país lo que llegaron.

En el interior del barrio hay hasta diez mezquitas –la primera mezquita de Sudáfrica se construyó aquí– y, aunque durante la época del apartheid fue declarado barrio exclusivamente musulmán, hoy en día se ha convertido en lugar “de moda” y hay personas de todas las religiones.

sudafrica ciudad del cabo cape town bo-kaap

Se nos hacía de noche y no nos atrevimos a seguir explorando el barrio… seguramente no hubiera pasado nada y habríamos encontrado buena gente, pero la seguridad en Ciudad del Cabo era una de las preocupaciones de todo aquel que hablaba con nosotros y que nos recomendaba ni salir al supermercado que había junto al albergue solos cuando fuera de noche…

Alrededores de Ciudad del Cabo

Una visita imprescindible desde Ciudad del Cabo es la península del Cabo declarada, junto con el jardín botánico de Kisternbosch, uno de los seis reinos florales del planeta, concretamente el reino floral capense o del Cabo. Con menos del 0,5% de la superficie de África alberga el 20% de la flora del continente. Además del propio Cabo de Buena Esperanza y el Cape Point, las islas Duiker con sus leones marinos, Simon’s Town con sus pingüinos Jackass y las playas con sus vigilantes de tiburones. Un día entero dedicamos a la excursión por la península del Cabo.

Sudafrica Cape Town Pinguino

La otra excursión que hicimos desde Ciudad del Cabo fue por sus bodegas –la región tiene mucha fama por sus vinos–. Pensábamos que, como en todas las otras visitas a bodegas que habíamos hecho en el mundo, el tour incluiría una parte cultural sobre el proceso de creación del vino en Sudáfrica, así como la visita a las propias bodegas con sus barricas y toneles… Craso error: la visita, como no era época de vendimia, consistía en catar vinos en cuatro bodegas y en que trataras de comprarles botellas con descuento. Un fracaso en nuestro caso, no nos gusta el vino… Infórmate bien de lo que incluye la visita antes de contratarla.

Sudafrica Cape Town Bodega

Ciudad del Cabo nos enseñó su mejor cara, con la vista desde Table Mountain, pero no nos permitió llegar a Robben Island. Una ciudad en Sudáfrica que mezcla historia con naturaleza y que, a pesar de las constantes advertencias sobre la seguridad, nos encantó. Welcome to Cape Town!

¿Te quieres ir a Ciudad del Cabo por libre? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Sudáfrica aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Ciudad del Cabo aquí o compara entre varios portales de alojamientos aquí.
  • Alquila el coche en Sudáfrica al mejor precio con SIXT o compara entre varias compañías con rentalcars.
  • Las mejores guías de Sudáfrica aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

2 comentarios

  1. 27 octubre, 2016 en 16:50 — Responder

    No tengo nada que ver con Sudáfrica, pero en la rivalidad de las dos ciudades, quedo con la Ciudad del Cabo. 🙂 Johannesburg tiene su encanto, pero la combinación de mar y montaña dan a la Ciudad del Cabo una belleza singular.

    • 12 noviembre, 2016 en 21:40 — Responder

      ¡Hola Pedro!
      La verdad es que nosotros, sin tener tampoco nada que ver con Sudáfrica, nos encontramos más cómodos en Ciudad del Cabo que en Johannesburgo. Johannesburgo nos pareció demasiado impersonal, como un intento de ciudad occidental perdiendo parte de su esencia… además de que, a pesar de que nos avisaron de que todo el país era peligroso (exagerado, según nuestra experiencia), Joburg sí que nos produjo una sensación de que podía llegar a serlo de verdad.
      Además, como bien dices, la combinación de mar, montaña y la alegría de los capenses es inigualable 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *