5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

13 cosas que ver y hacer en Lübeck, Alemania: saltando a la Edad Media

¿Quieres saber qué ver en Lübeck –Lubeca en castellano–? Bien, eso es que ya has decidido visitar la reina de las ciudades hanseáticas. ¿Todavía no te has decidido? Con lo que te vas a leer, seguro que te convencemos…

¿Has viajado a Alemania y no se te había ocurrido ir a Lübeck? ¡Error! Lübeck es una de las ciudades más antiguas y pintorescas de toda Alemania, no en vano, la UNESCO la ha definido como “prototipo de ciudad ideal del siglo XII”. En la Edad Media, fue la capital de la Liga Hanseática o Hansa, la federación comercial que reunía a casi 200 ciudades de toda Europa –desde Londres hasta Rusia–. Así que, te puedes hacer una idea de su riqueza. Aquí te contamos qué ver en Lübeck, necesitarás un tiempo para saltar a la Edad Media.

Alemania Lübeck Holstentor Salto

Admirar la Holstentor, o puerta de Holsten, desde todos los puntos de vista posibles

La Holstentor, puerta de Holsten, es la torre Eiffel de Lübeck. Su icono, su símbolo por excelencia, un perfil que cualquier alemán de bien sabe reconocer y asocia a la antigua capital de la Liga Hanseática. ¿Sabías que figura hasta en una moneda de 2 €? Eso sí, sólo en una edición especial de coleccionista. Es también parte del patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO.

Alemania Lübeck Holstentor Dia

Lleva ahí desde el siglo XV recordando a cualquiera que llegue a Lübeck la importancia de la ciudad y casi sin un rasguño aunque, eso sí, con una inclinación que es prácticamente igual a la de la torre de Pisa. Pensarás que no parece tan inclinada, pero no, no te estoy engañando: es por la altura, bastante inferior que la de la torre italiana.

Alemania Lübeck Holstentor Noche

Todo el sistema de fortificación que la acompañaba –había cuatro líneas de defensa de la ciudadela medieval– ha desaparecido y la Holstentor también estuvo a punto de ser derrumbada en el siglo XIX, pero afortunadamente los habitantes de Lübeck consiguieron salvarla.

Alemania Lübeck Holstentor San Pedro

Hay que admirarla desde fuera de la ciudadela –es preciosa al atardecer, cuando se tiñe de rojo–, pasar por debajo de ella, verla desde el interior de la ciudad medieval, desde los laterales para apreciar su inclinación, desde arriba –abajo hay pistas de cómo–, ¡y desde cualquier punto posible!

Sentirse un pitufo en la iglesia de Santa María de Lübeck

La tercera iglesia más grande de Alemania, la nave de ladrillos más alta del mundo –con sus 38,5 m–… La iglesia gótica de Santa MaríaMarienkirche– de Lübeck se podría definir con muchos números y récords –que luego habría que averiguar, ¡qué difícil parece definir qué es más grande!– pero nada te prepara para el momento en el que, encontrándote bajo esos ladrillos, te sentirás como un pitufo. Una de Las iglesias medievales de Lübeck.

Alemania Lübeck Santa Maria Interior

Tienes que buscar al ratón que te permitirá volver a Lübeck, ir a la iglesia a las 12 y ver su curioso reloj astronómico en funcionamiento –si no tienes mala suerte como nosotros y te lo encuentras roto–, ver las cruces que recuerdan que la iglesia es uno de los centros de las Cross of Nails –ya que, como la catedral de Coventry, fue bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial– y salir para saludar al diablillo cerca de la entrada.

Alemania Lübeck Santa Maria Diablo

Teletransportarse a la Edad Media a través de sus casas, iglesia y… ¡un hospital!

Lübeck desafortunadamente sufrió un bombardeo pero “sólo” fue uno –gracias a que fue centro logístico de la cruz roja durante el conflicto– y “sólo” afectó a aproximadamente el 20% del Altstadt, literalmente “ciudad vieja”, el centro histórico de la ciudad. El restante 80%, declarado patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se ha mantenido prácticamente intacto desde la Edad Media, la época de gran esplendor de la capital de la Liga Hanseática.

Alemania Lübeck Calles Museo Marioneta

Las casas tan características del norte de Europa, pintorescos ejemplos de arquitectura hanseática, como las 22 de la calle Große Petersgrube, todas declaradas monumentos nacionales; las cinco iglesias góticas con sus siete “agujas”, las torres que dominan el perfil de la ciudad –te hablamos de todas en las iglesias medievales de Lübeck–; el hospital del Espíritu SantoHeiligen-Geist-Hospital–, uno de los más antiguos y mejor conservados de Europa; el Rathaus –ayuntamiento– con su espectacular sala de audiencias; los antiguos almacenes de sal junto a la Holstentor; la puerta norte, Burgtor… Todo te hará viajar a la Edad Media.

Alemania Lübeck Rathaus Sala Audiencias

Descubrir los callejones y patios de Lübeck que se esconden tras pequeñas puertas que parecen mágicas

Fue de lo que más nos fascinó de la ciudad, ese pequeño reto con el que la ciudad nos invitaba a ponernos prueba y a jugar como niños, buscando las pequeñas puertas que escondían callejones y patios en Lübeck, con sus flores, sus decoraciones, juguetes, herramientas… Sí, parece un poco violar la intimidad de los dueños, pero, en realidad, son calles públicas.

Alemania Lübeck Callejon

¿Por qué los patios están abiertos? Según nos comentó nuestra guía, en la Edad Media la ciudad, con su riqueza, había atraído a demasiada gente dentro de sus murallas y sufría de una superpoblación tal que se ordenó a sus habitantes que abrieran los patios para que pudieran vivir los trabajadores más humildes y los pobres… Sus condiciones de vida entonces eran terribles, seguro que nunca imaginaron que, siglos después, esos patios serían rincones tan idílicos.

Alemania Lübeck Patio Glandorps Gang

Los más famosos son los patios Glandorpsgang y Füchtingshof, pero hay muchos más, pronto prepararemos un mapa con todos ellos…

Ver Lübeck desde arriba, con un panorama increíble de sus techos puntiagudos y “agujas”

Una ciudad como Lübeck parece estar hecha para ser admirada desde arriba. Y sí, se puede hacer. Sólo hay que subir a la torre de la St. Petrikirche, la iglesia de San Pedro, ¡y hasta hay ascensor! La iglesia de Santa María, que sólo desde aquí se puede apreciar completa, parece aún más imponente. La Holstentor, por otro lado, parece más pequeña pero igual de soberbia. Y los techos del centro histórico, con sus picos, parecen jugar al corro de la patata en esas calles redondeadas…

Alemania Lübeck Tejados Corro San Pedro

Descubrir que un museo puede ser entretenido en el Europäische Hansemuseum

Hay muchos museos en Lübeck –hasta uno, muy bueno, dedicado a… ¡las marionetas!– y pronto hablaremos de ellos en detalle. Pero, si quieres saber más sobre la historia de la ciudad, y al mismo tiempo entretenerte mucho –¡cuidado, podrías pasarte el día aquí!– tienes que ir al antiguo castillo-convento Burgkloster para visitar el Museo europeo de la Hansa, Europäische Hansemuseum, el mayor museo del mundo dedicado a la Liga Hanseática, inaugurado en mayo de 2015. Una combinación de ambientes y escenas históricas recreadas a la perfección para viajar en el tiempo; salas más típicas de un museo; la última tecnología con paneles interactivos de todo tipo; las estancias del castillo-convento restauradas… Te encantará, te lo aseguramos. Si quieres saber más, echa un vistazo a nuestro artículo la liga Hanséatica y Lübeck, la reina de la Hansa.

Alemania Lübeck Europaische Hansemuseum Sara

Ah, al principio de la visita puedes elegir, además del idioma y de un tema –el día a día, la historia, etc.–, una ciudad cualquiera de la Liga Hanseática para saber más sobre ella en los paneles interactivos.

Enamorarte del mazapán, aunque nunca te haya gustado, en el Café Niederegger de Lübeck

Lübeck es la Toledo alemana, así que vamos a proponer un hermanamiento –por lo visto Toledo está hermanada con otra ciudad alemana, Aquisgrán, pero les propondremos el cambio, seguro que lo aceptan–. ¿Por qué? Por su casco histórico tan precioso y… ¡por el mazapán! Sí, Lübeck es la ciudad alemana del mazapán. Tenemos que admitir que no nos gusta el mazapán, así que no nos hacía especial ilusión este aspecto de la ciudad alemana… Pero luego entramos en el Café Niederegger, probamos la nusstorte –la tarta de nueces revestida de mazapán y rellena de nata– y el cappuccino con sabor a mazapán y tuvimos que comernos, junto con estas delicias, todas las malas palabras que le habíamos dedicado al mazapán. ¡Qué cosa tan rica! No puedo pensar en esa tarta sin babear, no te vayas de Lübeck si probarla, ¡insensato! Si no te gustan las nueces o el cappuccino, en el Café Niederegger hay todo lo que puedas imaginar con mazapán o con sabor a mazapán.

Alemania Lubeck Cafe Niederegger Nusstorte

El mazapán de Niederegger, con sus más de 300 productos, es famoso en toda Alemania y fuera del país y su historia se remonta a 1806. En la planta de arriba del café hay un pequeño y curioso museo donde se cuenta la historia del mazapán en general y del de Niederegger, ¡las figuras de mazapán son increíbles!

Alemania Lübeck Cafe Niederegger Figuras Mazapan

Maravillarse tras cada estancia del antiguo convento de Santa Ana, convertido en el St. Annen Museum

El convento de Santa Ana es otra parada obligatoria en cualquier viaje a Lübeck. Convertido hoy en museo, el St. Annen Museum, depara una sorpresa tras otra: una antigua farmacia perfectamente conservada con sus cajoncitos un tiempo llenos de remedios; salas que parecen de un palacio nobiliario más que un edificio religioso; una obra maestra de Memling como el políptico de la Pasión; un mini-concierto con piano y soprano entre obras de arte… ¡Nos tuvieron que echar porque estaban cerrando si no seguiríamos ahí!

Alemania Lübeck St. Annen Museum

Comer en sitios con historia: de una antigua cervecería a la sede de la cofradía de los capitanes de Lübeck

Schiffergesellschaft, ¿conseguirás pronunciar este nombre? Nosotros desde luego que no, pero eso no nos impidió entrar en la antigua sede de la cofradía de capitanes, fundada en diciembre de 1401 y que llegó a la Breite Straße 2 en 1535. Ahí se encuentra hoy uno de los restaurantes más frecuentados, sobre todo por turistas, de la ciudad, ¡con ese ambiente no nos extraña!

Alemania Lübeck Schiffergesellschaft

Otro sitio con historia es la Brauberger, única cervecería histórica –de las 180 que había en la ciudad, el agua no era salubre y hasta los niños bebían cerveza en la Edad Media– donde la comida, más barata que en el Schiffergesellschaft, está riquísima y se puede acompañar, como no, con cerveza de la casa.

Alemania Lübeck Brauberger

Te damos más sugerencias en nuestro artículo Restaurantes donde comer en Lübeck, no te vas a quedar con hambre.

Rodear la ciudad medieval de Lübeck desde el barco aunque solo “sprechen Deutsch

Sí, es algo muy turístico, pero si te gusta ver los edificios desde otro punto de vista, una vuelta en barco por el río Trave rodeando la ciudad puede ser entretenida. Eso sí, si no hablas alemán no te enterarás de la explicación… Lo mejor es ir a informarse en la web de la oficina de turismo de Lübeck sobre los horarios de cada día, ya que van cambiando según el tiempo.

Alemania Lübeck Torres Puente

”Tropezarse” con el pasado en una stolperstein

Al pasear por Lübeck, como por otras ciudades alemanas, puedes que te encuentres con unas pequeñas placas salientes con las que podrías “tropezarte” –en realidad no salen tanto–. Son las stolpersteine, literalmente “piedras de tropezar”, un proyecto del artista alemán Gunter Demnig. Se trata de pequeños cubos de cemento –de 10 cm de lado– incrustados en el suelo y con una placa de latón en la parte superior que sobresale un poco y que lleva grabados los datos de algunas personas deportadas y asesinadas por los nazis enfrente de las que fueron sus casas. Es, literalmente, tropezarse con el pasado…

Alemania Lübeck Calles Stolperstein

Revivir la decadencia de los Buddenbrook descrita por Thomas Mann

Para los grandes apasionados de Thomas Mann, la Buddenbrookhaus –una de las casas donde vivió la familia del escritor– con el museo de Thomas Mann es un sueño. Podrán revivir, literalmente, los escenarios de Los Buddenbrook en la antigua casa del autor. Y, muy cerca, si eres friki de los Nobel, conocer también a los otros dos premiados de Lübeck –¿tendrá un récord Guinness?– en los museos dedicados a Günter Grass, la Günter Grass Haus, y Willy Brandt, la Willy Brandt Haus.

Alemania Lübeck Thomas Mann Museo Buddenbrookhaus

Y todavía hay más museos en la ciudad, te hablamos de ellos en Museos de Lübeck: de las marionetas a Thomas Mann.

Pasar una tarde en la vecina Travemünde y jugar como un niño entre sus casetas

Vale, si no eres del norte de Europa no se te ocurrirá ir a Alemania sólo para ir a la playa pero, ya que estás tan cerca… A unos 20 km de Lübeck se encuentra una de las localidades balnearias con más historia y más frecuentadas de Alemania: Travemünde, antiguo lugar de veraneo de Thomas Mann. Si vas en verano podrás ver a los alemanes tomando sol en su país –que no sólo van a Mallorca– y acompañarles y, si vas en invierno como nosotros, podrás disfrutar de las bonitas y fotogénicas “strandkörbe” vacías. Una strandkorb, literalmente “cesta de playa”, es una especie de tumbona con forma de cesta revestida en mimbre típica de las playas del norte de Alemania desde finales del siglo XIX. En verano podrás alquilar una y en invierno, ¡disfrutar de lo monas y coloridas que son!

Alemania Travemünde Casetas Playa Strandkorbe
En verano –en invierno, cuando fuimos nosotros, no había barcos, por lo menos por la tarde– podrás también cruzar el río Trave y visitar el museo-velero Passat, de principios del siglo XX.

Para llegar a Travemünde hay barcos y trenes, aunque también se puede alquilar una bicicleta.

¿Saltas a la Edad Media con nosotros en Lübeck?

¿Te quieres ir de viaje a Lübeck por libre? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Hamburgo aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Lübeck aquí.
  • Alquila el coche en Hamburgo al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Hazte con las mejores guías de Alemania aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10  Comentarios

  • 11 mayo, 2016 a las 14:18

    ¡Qué bonita es la ciudad! Y yo que pensaba que era simplemente uno de esos sitios donde vuela Ryanair, pero sin nada qué hacer. Ahora toca ponerla en la lista. 🙂

    • 16 mayo, 2016 a las 09:53

      ¡Hola Pedro! Sí, desde luego, ponla en tu lista, ¡es una maravilla de ciudad! ¡Un abrazo viajero!

  • César
    5 octubre, 2016 a las 11:44

    Preciosa ciudad. Tuve la oportunidad de visitarla hace un par de años cuando vivía allí un amigo. Quedé gratamente sorprendido. Para patearse la ciudad en un día está genial.

    • 5 octubre, 2016 a las 17:02

      ¡Hola César y bienvenido al blog! Pues sí, está genial, a nosotros también nos sorprendió positivamente. ¡Un saludo!

  • Sagrario Soler
    28 abril, 2017 a las 17:52

    Preciosa ciudad. Y gran estilo para describirla.
    Atrapa. Vamos a ir a mediados de mayo. Ya con ganas de conocerla. Enhorabuena y gracias por tus buenas explicaciones.
    Saludos Sagrario

    • 1 mayo, 2017 a las 10:46

      ¡Hola Sagrario y bienvenida al blog! Sí, la ciudad es preciosa, nos alegramos que te haya gustado el artículo, ¡seguro que disfrutarás mucho de Lübeck!

  • 14 julio, 2017 a las 16:24

    ¡Me ha encantado el post! Además me viene muy bien porque voy a hacer una escapada este fin de semana a esta ciudad.

    ¡Un saludo desde Berlín!

    • 15 julio, 2017 a las 18:46

      ¡Hola Pepa y bienvenida al blog! Muchas gracias, nos alegramos que te haya sido útil y esperamos que disfrutes de Lübeck. ¡Un saludo desde Madrid!

  • Jorge
    18 julio, 2017 a las 11:00

    Hola Sara. Buscando y leyendo sobre mis antepasados, apareció Lübeck. Desde donde se juntaban las familias para emigrar a Rusia (Volga), por lo que puedo apreciar es bellísima, así que en algún momento la visitaré. Gracias.

    • 19 julio, 2017 a las 22:06

      ¡Hola Jorge y bienvenido al blog! Sí que es bellísima, espero que puedas visitarla algún día. ¡Gracias a ti por el comentario!