AmmánAsiaJordaniaOriente Próximo

Los castillos del desierto de Jordania

  

Los llaman castillos del desierto y no lo son. Bueno, no todos lo son, porque nadie entiende qué pintaría un castillo en mitad de una llanura casi desértica. No esperéis encontraros con fortalezas de las cruzadas entre ellos, aunque sí que las hay, como Al Karak o Ajlum –cristiana e islámica respectivamente–, en otras zonas de Jordania. Los castillos del desierto de Jordania son un poco de todo: casas de ricos mercaderes, caravasares y castillos propiamente dichos. Lo que les confiere esa “unidad” es su cercanía a Ammán y, por supuesto, estar en el desierto. Una más de las razones para visitar Jordania.

Jordania Castillos Desierto Qasr Kharana Salto

¿Son castillos los castillos del desierto?

¿Era una tabla la de los caballeros del rey Arturo? Pues aquí pasa lo mismo. Si la “table” se tradujo por “tabla” en castellano, la palabra “qasr“ árabe se tradujo por “castle“ en inglés, y así se nombraron, en lugar de con la española “alcázar”. El diminutivo “qusair”, podría traducirse en español por “palacete” pero se ha quedado, como los demás, con “castillo”. De forma que en la veintena de edificios se encuentra casi cualquier tipo de construcción. Tanto es así, que alguno de ellos todavía no se sabe –y quién sabe si algún día se sabrá– para qué se construyó.

Jordania Castillos Desierto Qasr Al-Hallabat Complejo

Visitar los castillos del desierto de Jordania

Lo primero es centrar el tiro, he dicho que hay una veintena de castillos del desierto en Jordania así que, visitarlos todos, puede llevar más tiempo del que vayas a estar en el país, además de que algunos están prácticamente en ruinas. Nosotros visitamos cuatro en un día desde Ammán: Qasr Kharana, Qusair Amra, Qasr Al-Azraq y Qasr Al-Hallabat. Atentos a los nombres porque, al ser árabes, la escritura en letras latinas puede cambiar, además de que son diferentes los nombres en español y en inglés.

Jordania Castillos Desierto Qusair Amra Frescos Techo

A pesar de que en nuestro paso por Jordania nos movimos mucho en transporte público, para visitar los castillos del desierto fue necesario alquilar un taxi –también se podía contratar una excursióndesde Ammán. Podría decir lo que nos costó, regateando e incluyendo una visita al día siguiente al mar Muerto, pero la verdad es que los precios eran, y son, tan variables que es mejor que, una vez allí, se pregunten varios precios y se llegue al acuerdo con el mejor.

Qasr Kharana, un cubo en mitad de la nada

Qasr Kharana, Qasr al Harrana, Qasr al-Jarana, Qasr al Kharanah, Kharanah, Kharaneh o Hraneh, todos son el mismo castillo. Un edificio cúbico de dos plantas situado en mitad de una llanura desértica por la que no transcurría ninguna ruta comercial. Ni fortaleza, ni caravasar, ni nada que se sepa. Pero la cosa es ¿qué más da? El edificio, fuera cual fuera su función, se mantiene ahí desde el siglo VII –aunque a principios del siglo VIII se amplió–. Para los que no vivan en Tarifa, o en cualquier otra zona con arena y viento, decir que el hecho de que el desierto no lo haya deshecho hasta dejarlo convertido en polvo es sorprendente.

Jordania Castillos Desierto Qasr Al Kharanah

Es posible entrar y pasear por sus salas abiertas al patio interior y hasta subir al segundo piso. La cantidad de salas hizo pensar en un primer momento que fuera un caravasar en el que pasaran la noche las caravanas de comerciantes, pero no se conocen rutas por las zona.

Jordania Castillos Desierto Qasr Kharana Patio Segunda Planta

Qusair Amra, la válvula de escape de un rico

Qusair Amra, Quseir Amra, Qasr Amrah, Qasayr Amra o Qasr Amra. El más sorprendente de los castillos del desierto de Jordania. ¿Quién esperaría encontrar un lugar con tantas ofensas al islam en pleno siglo VIII? El palacete del califa omeya Walid I, tiene frescos con imágenes de mujeres desnudas, de caza y hasta un oso tocando una guitarra y un mono aplaudiendo. Está claro que era la residencia de un califa desde el momento en que incluso cuenta con un haman.

Jordania Castillos Desierto Qusair Amra Exterior Paisaje

Si uno se esfuerza, y le echa imaginación, puede llegar a ver una supuesta representación de Jesucristo en uno de los frescos que muestran las tres edades del ser humano en el techo del apoditerium del haman.

Jordania Castillos Desierto Qusair Amra Frescos

Qasr Al-Azraq, la fortaleza de Lawrence de Arabia

Qasr Al-Azraq o Qasr Azraq. Un verdadero castillo con una función definida: proteger el cercano oasis de Azraq, la única agua dulce en la zona. Es el más visitado de los castillos del desierto porque T. E. Lawrence –Lawrence de Arabia– vivió en él durante la revolución árabe a principios del siglo XX y lo mencionó en su libro “Los siete pilares de la sabiduría“.

Jordania Castillos Desierto Qasr Al-Azraq Puerta Exterior

No hay madera, ni en las vigas. Es todo roca basáltica negra, techos y puertas incluidos y, lamentablemente, un terremoto en 1927 acabó con gran parte, aunque todavía puede verse la habitación de Lawrence sobre la puerta de entrada. En el centro de su patio hay una pequeña mezquita.

Jordania Castillos Desierto Qasr Al-Azraq Techos Basalto

La reserva de los humedales de Azraq, África en Jordania

El oasis de Azraq era un punto de parada para caravanas comerciales y aves migratorias en su paso por el desierto. Millones de metros cúbicos de agua dulce que fueron demasiado “dulces” y que se canalizaron hacia Ammán para proveer la ciudad de agua potable en 1960.

Jordania Castillos Desierto Oasis Azraq Garza

A pesar de que se declaró como espacio protegido en 1978, los manantiales que surtían al oasis se secaron en 1992. Las aves dejaron de parar en su migración entre África y Europa, y los animales que allí vivían murieron: leones, leopardos, elefantes, jirafas… un trozo de África en Asia. Hoy en día se mantiene a base de agua enviada por el ministerio del agua.

Qasr Al-Hallabat, el más romano de los castillos del desierto

Nada más y nada menos que el emperador Caracalla, el de las termas, fue el que mandó construir esta fortaleza en la vía Trajana Nova, entre Damasco y Aqaba, pasando por Petra y Amman. Todavía se pueden ver los mosaicos en los suelos, pero no las paredes porque fueron derribadas por los omeya en el siglo VIII para construir un complejo residencial en el desierto –un Marina D’ Or con playa infinita pero sin agua–.

Jordania Castillos Desierto Qasr Al-Hallabat Mosaico

También aquí hay basalto negro en las paredes, pero intercalado con arenisca blanca, lo que le da el aspecto de tablero de ajedrez en algunos puntos. En el momento en que lo visitamos estaba siendo restaurado por la agencia de cooperación española.

Jordania Castillos Desierto Qasr Al-Hallabat Basalto Arenisca

Ésta fue nuestra ruta por los castillos del desierto de Jordania, siguiendo la autopista 40 hacia el este desde Amman hasta Qasr Al-Azraq y volviendo a la capital por el norte y por Qasr Al-Hallabat. Una paseo por la historia del ser humano que luchó y ganó al desierto dejando su huella desde hace cientos de años.

Aquí puedes ver nuestros otros 10 motivos para visitar Jordania

Más información sobre los castillos del desierto de Jordania en la web de la oficina de Turismo

¿Te quieres ir de viaje a Jordania por libre? Aquí puedes hacerlo:

  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Ammán, en Aqaba, en Wadi Musa o compara entre varios portales de alojamiento aquí.
  • Alquila el coche en Jordania al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Las mejores guías de Jordania aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *