AndaluciaCádizEspañaEuropa

Tarifa, donde el viento coge carrerilla

  

Tarifa, la ciudad más meridional de Europa continental –más al sur que cualquier punto de Italia, incluyendo Sicilia, o de Grecia–, es la unión de dos mares y de dos corrientes de aire. Ese viento, unas veces de poniente y otras de levante, es el que ha convertido a la ciudad en el destino preferido por todos los que practican deportes como el windsurf y el kitesurf durante años, y el que le ha dado la fama. Se dice que es el culpable de que los tarifeños estén un poco locos, pero ¿acaso disfrutar de la vida en un entorno natural impresionante no compensa el riesgo de que un poco de viento acabe con tu cordura?

Cadiz Tarifa Duna Punta Paloma Salto

La duna de Punta Paloma o de Valdevaqueros

El viento se encarga de llevar la arena de la playa hacia el interior y crear la duna de Punta Paloma. Su desplazamiento hacia el interior es lo que la convierte en duna transgresiva, cubriendo el pinar y la carretera a su paso. El levante nos acompañó durante los días de nuestra visita y eso se traduce en trabajo extra para las máquinas que se encargan de limpiar el asfalto de la CA-222.

Cadiz Tarifa Duna Punta Paloma Carretera

La imagen que se tiene desde lo alto de la duna no puede ser más perturbadora: a estar en mitad de un pequeño desierto se une la playa a unas decenas de metros y la ladera de un monte de un verde frondoso un poco más lejos. Desierto, mar y bosque en un único paisaje. Si el viento no vuelve locos a los tarifeños, estos caprichos de la naturaleza está claro que también tienen que ayudar.

Cadiz Tarifa Duna Punta Paloma Paisaje

Aunque no se trata, por completo, de un capricho de la naturaleza. La mano del hombre tiene bastante que ver en la duna de Punta Paloma. El miedo a un desembarco aliado durante la Segunda Guerra Mundial llevó a gobierno español a construir trincheras de arena en la costa que facilitaron la creación de la duna. Lo que seguramente no pensaron era que llegaría a devorar literalmente todo lo que estuviera a su alcance.

De la duna de Bolonia, y de la ciudad de Baelo Claudia que cubrió, hablaré otro día.

La playa de Valdevaqueros

La playa que se ve desde lo alto de la duna es la preferida por los amantes de los deportes náuticos. En Valdevaqueros se practica windsurf y kitesurf desde el amanecer hasta la puesta de sol. Si te estás preguntando si también es buen lugar para la vela, la respuesta es no. Como nos explicó Óscar de AOS Adventure Tarifa cuando le pregunté –sí, yo sí me lo planteé–, las corrientes en el Estrecho son tan fuertes y traicioneras que sólo un barco con mucho calado o una tabla sin calado se pueden adentrar en sus aguas.

Cadiz Tarifa Playa Valdevaqueros Bandera

Kitesurf en Tarifa

Incluso sin las corrientes quedó claro que la naturaleza marca sus reglas en esta punta de España. Cuando empezó nuestra clase de iniciación acelerada al kitesurf pudimos comprobarlo. Nuestra cometa de “prácticas” tenía una superficie de dos metros cuadrados, cuando lo normal es entre siete y once, pero un par de veces consiguió levantarnos los pies de la arena de la playa de Valdevaqueros. Y no acabamos en el suelo porque Óscar se encargaba de sujetarnos por el arnés para que no perdiéramos el equilibrio.

Cadiz Tarifa Playa Valdevaqueros Cometas Kitesurf

Diversión asegurada, adrenalina a raudales y esfuerzo físico –más en nuestro caso por aquello de la novedad–, pero un deporte lleno de pequeños detalles que controlar en todo momento. Primera regla, nunca se practica kitesurf si el viento va hacia el mar. Sencillo, obvio, evidente… lo que quieras decir, pero que no todos siguen a rajatabla y que provoca unos cuantos problemas a más de uno. Segunda regla, nunca se practica kitesurf con una cometa más grande de la que están usando los demás. Si con dos pequeños metros cuadrados ya comprobamos la fuerza del viento, a partir de los siete o nueve la cosa se puede poner muy seria. Con esto, y sabiendo cómo mantener la cometa en el suelo sin que se vuele, cómo levantarla, cómo bajarla, cómo frenarla, cómo dirigirla, cómo soltarse…  ya sólo queda pasárselo bien –¿fácil, no?–.

Cadiz Tarifa Playa Valdevaqueros Cometa Batman

Más cerca de la ciudad, en la playa de los Lances también encontraréis cometas surcando los cielos y haciendo las delicias de los que se acercan hasta la carretera que une Tarifa con la isla de las Palomas a la hora de la puesta de sol.

Cadiz Tarifa Playa Los Lances Kitesurf Puesta Sol

Un curso de iniciación básico tiene una duración de tres días, con una hora de clase diaria, y es el tercer día cuando entrarás en el agua. El precio, unos 150 euros.

Stand up paddle surfing o surf de remo en Tarifa

También en la playa de Valdevaqueros probamos otra modalidad de deporte náutico asociada al viento, en este caso las olas, el stand up paddle surfing o SUP, por sus siglas en inglés, en español surf de remo. Si ya compramos en Gijón que el surf era demasiado complicado para nosotros, además de agotador, en Tarifa quedó claro que con remo la cosa tampoco mejora.

Cadiz Tarifa Playa Valdevaqueros Windsurf

Como lo de ponerse de pie quedaba totalmente fuera de nuestro alcance, nos centramos en remar de rodillas sobre la tabla. ¿Sencillo? En absoluto. Puede que en un lago tranquilo mantener el equilibrio sea más fácil, pero las olas tarifeñas no ayudan nada. Caidas, caidas y más caidas. Tantas que mis empeines pueden dar fe: la superficie rugosa de la tabla para facilitar el agarre de la piel fue demasiado efectiva para la mía, que se fue limando poco a poco. Eso sí, las carcajadas hicieron que todo valiera la pena.

Buceo en Tarifa

El viento no ayuda en este caso, de hecho, nuestra salida en barco se cambió por una inmersión en los alrededores de la isla de Tarifa o de las Palomas, por la mala situación del mar. En cualquier caso, son muchas las escuelas de buceo de la zona y los fondos bien merecen el esfuerzo de esperar a que el viento se calme para poder bajar a verlos.

Más cosas que hacer en Tarifa:

Muchas gracias al ayuntamiento de Tarifa y a las empresas colaboradoras (Genatur, en especial a Nieves, y AOS Adventure Tarifa) por la organización y la ayuda en este viaje.

  

3 comentarios

  1. Manuel Guisado
    24 julio, 2015 en 13:49 — Responder

    Muy buen artículo. Las imágenes increíbles, espectaculares. Para los enamorados de la costa de Cádiz es un deleite leerlo y verlo.
    El turismo deportivo relacionado con actividades acuáticas está llegando a cigfras muy interesantes ya en Tarifa. Hay que potenciarlo.
    Además, tarifa puede ser una gran puerto base para conocer toda la costa de Cádiz: las playas y calas de Conil de La Frontera, Caños de Meca, La Barrosa, la playa de Bolonia junto a las ruinas de Baelo Claudia, Zahara del los Atunes, Chiclana, Chipiona, El Puerto de Santa María, Sanlúcar, el propio Cádiz.

    Cádiz es inmenso. Gracias por el post

  2. Laura
    3 septiembre, 2015 en 14:32 — Responder

    Tarifa en los últimos años se ha convertido en un destino muy frecuentado en verano por gente de todos los puntos de España, la verdad que a parte del deporte, ha conseguido generar muy buen ambiente, sus barecitos y restaurantes de la ciudad están geniales.

    Un buen destino vacacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *