5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Bolonia en Tarifa, del desierto a Baelo Claudia y la antigua Roma

La vida te da sorpresas. La de encontrarnos con un desierto a orillas del mar ya la habíamos tenido en Perú, pero que a su lado hubiera una ciudad romana anterior a Cristo sí que fue una sorpresa. Las dos cosas encontré cuando viajé a Tarifa. Otra veces he dicho que el principal reclamo turístico de una zona suele ocultar el resto de atractivos. Siempre había sido en sentido figurado. En Tarifa ese famoso viento, que hace reconocible al Estrecho, ha ocultado literalmente la ciudad romana de Baelo Claudia, moviendo durante siglos la arena sobre ella.

Tarifa Baelo Claudia Basilica Salto

Después de comprobar cómo ese viento, moviendo la duna de Punta Palomas, tapaba la carretera de tal manera que las máquinas se tenían que afanar constantemente para limpiarla, quedaba claro que una antigua ciudad romana no sería obstáculo para él.

La duna de Bolonia, Monumento Natural

La fuerza del viento, unida a la forma de la línea de costa de la playa de Bolonia, ha llevado a la aparición de la duna de Bolonia, declarada Monumento Natural. Esa forma especial hace que la arena que levanta el viento de la playa choque contra el final de la ensenada y se acumule. Y se acumule. Y se acumule. Hasta llegar a los ¡30 metros de altura! que tiene la duna ahora mismo.

Tarifa Playa Bolonia Duna

Vista desde lejos, recuerda a un enorme tobogán, como si un gigante hubiera empujado la arena con sus manos hasta llegar al mar, deslizándose por la ladera. Sí, son ideas de niño, porque es tan sorprendente encontrar semejante volumen de arena “subiendo” por la pendiente, o bajando –nuestra mente es tan vaga imaginando como moviendo nuestro cuerpo–, que nos convertimos en niños por un momento tratando de entenderlo.

La sorpresa de Baelo Claudia

Baelo es una auténtica ciudad romana construida antes de nuestra era y que recibió la coletilla de Claudia en honor al emperador Claudio que le otorgó el rango de municipio en el siglo I.

Tarifa Baelo Claudia Maqueta

No me lo esperaba. El viento de Tarifa todavía no me había vuelto loco, y mira que no paró de soplar los tres días que pasé por allí. Pero la imagen de la duna creciendo desde la playa de Bolonia y el hecho de encontrarme al lado de ese “desierto de bolsillo” con un auténtico municipium me hicieron comprender que no es el viento lo único que puede acabar con la cordura en Tarifa.

Tarifa Baelo Claudia Oceano Atlantico

El garum, la salsa que fundó un municipium

Todavía hoy es posible ver junto a la playa las cetariae: las factorías de garum, el motivo, junto con la pesca, que llevó a Baelo a convertirse en municipium. ¿Has oído hablar alguna vez del garum? Si lo has hecho y conoces sus ingredientes, te preguntarás cómo es posible que esa salsa se convirtiera en un manjar en época romana. Hecho a base de vísceras de pescado fermentadas, se mezclaba con vino, vinagre, sal, sangre, pimienta, aceite o agua para aliñar otros platos.

Tarifa Baelo Claudia Cetariae Garum Duna

Allí se pueden todavía encontrar las piletas en las que se dejaban fermentar el boquerón –el pescado más usado en su elaboración–, la sardina, el jurel, la caballa, el rodaballo y el atún rojo. En 2014 se estudiaron los restos de garum conservados en Pompeya y, después de tantos siglos, es posible que se pueda volver a degustar en algún momento. Hasta ahora se había intentado pero se desconocían con exactitud tanto los ingredientes como el proceso de producción.

Tarifa Baelo Claudia Piletas Garum

Acueductos, muralla, cardo, decumano… bienvenidos a Roma

Como ya había aprendido en la visita a Segóbriga, para que un asentamiento romano pudiera considerarse municipium tenía que cumplir ciertos requisitos, entre los que se encontraba el estar rodeado por una muralla. Baelo Claudia también la tiene y, antes de entrar en ella, se puede ver uno de los acueductos que la abastecía de agua en aquella época.

Tarifa Baelo Claudia Acueducto Duna Bolonia

Dentro de la muralla el foro, la Basílica en la que se impartía justicia, el mercado, el templo, el teatro, las termas… De acuerdo, hay que echarle un poco de imaginación porque, aunque está bastante bien conservado, los edificios no son perfectamente distinguibles. En estos casos, como siempre decimos, nada mejor que ir con un guía que sea capaz de transportarte hasta que tengas que dejar paso a los carros en el decumano y puedas saludar a los ciudadanos cuando se crucen contigo al entrar a sus casas.

Tarifa Baelo Claudia Basilica

Baelo Claudia no es una ciudad-museo al uso, dentro de sus muros encontraréis ovejas con sus perros pastores, podréis asistir a conciertos y representaciones de teatro clásico y contemporáneo o a cursos de arqueología.

Alrededores de Baelo Claudia

La proximidad con África, unos 14 kilómetros, ha servido para que algunos arqueólogos sostengan que fue por aquí por donde llegó el humano primitivo: cruzando el Estrecho de Gibraltar. No se trata sólo de la facilidad que dan esos pocos kilómetros para llegar a Europa desde África, también se basan en los yacimientos arqueológicos como las pinturas y grabados de la cueva del Moro, en la ensenada de Bolonia. La cueva del Moro es un lugar muy delicado y protegido que sólo se puede visitar con guía.

El calamar gigante del Punto de Información del Parque Natural del Estrecho

Si queréis otro motivo más para volveros locos, no dejéis de pasar por el Punto de Información del Parque Natural del Estrecho para saludar a su curioso inquilino y sentiros por un momento dentro del libro Veinte mil leguas de viaje submarino.

Tarifa Calamar Gigante

En Tarifa acababa el Mare Nostrum, el mar conocido, y comenzaba un océano lleno de peligrosas corrientes y asombrosas bestias. ¿Acaso encontrarían los fenicios o los romanos uno de estos calamares gigantes para confirmar sus miedos? Lo cierto es que el animalito –de 6,50 metros y 60 kilos de peso– se encontró en Algeciras, aunque eso confirmaría también los miedos romanos indicando que había entrado por entre esas famosas columnas de Hércules.

Más cosas que hacer en Tarifa:

Muchas gracias al ayuntamiento de Tarifa y a Genatur, en especial a Nieves, por la organización y la ayuda en este viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • Esther
    13 mayo, 2018 a las 20:04

    Y si queréis salir de fiesta en la misma playa no dejéis de ir a El Palmar, muy cerquita de Tarifa. Una playa kilométrica e impresionante flanqueada por toda una serie de chiringuitos chillout en la misma arena, restaurantes, bares de copas… Una gozada. Todo ello muy cerquita también de Conil, Caños de Meca…

    • 14 mayo, 2018 a las 13:16

      Hola Esther y ¡bienvenida al blog!
      No somos muy de salir de noche (ni de otras cosas 😉 ) pero apuntamos tu sugerencia. ¡Gracias!