AméricaArgentinaBuenos Aires

Seis días en mi Buenos Aires querido

  

Buenos Aires, la primera parada de nuestro viaje, nos recibió con los brazos abiertos. Desde el primer momento nos quedó claro que tenía muchas caras y, aunque poca gente habla mal de ella, los años de crisis económica también han hecho mella. Rápidamente descubrimos que, como buenos descendientes de españoles e italianos, el deporte nacional en Argentina no es el fútbol… es quejarse, y tratar de hacer las cosas de una manera que se ajuste más a lo que la gente quiere: más barato y más fácil. Argentina es el país de los sistemas paralelos. La otra cosa que descubrimos es que habíamos llegado en un momento extraño, tercer día festivo –sábado de Semana Santa– de seis. El país estaría parado durante casi una semana al coincidir la Semana Santa con el puente de estado del Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de las Malvinas –2 de abril, martes–. Recorreríamos una ciudad sin el kilombo del que todo el mundo hablaba, con las calles medio vacías y los comercios cerrados.

Buenos Aires San Telmo Salto

Sistemas paralelos: remises y cambio negro

Nada más salir del aeropuerto descubrimos la existencia de los remises. El primer sistema paralelo con el que nos encontramos. La crisis agudiza el ingenio y la gente con coche, que no tenía trabajo, comenzó a montar un sistema de taxis a precio fijo. Ir de un lugar de la ciudad a otro tiene un coste y atascos, huelgas, manifestaciones… no lo aumentan. Al ser un sistema en negro la forma de ponerse en contacto con ellos era llamándoles por teléfono. Los taxis oficiales se dieron cuenta de que perdían público y llegó a Buenos Aires el Radio Taxi. Hoy en día hay empresas de remises oficiales pero todavía son muchos los remiseros que trabajan al margen del sistema.

Antes de volar ya habíamos oído de la existencia de otro sistema paralelo: el mercado negro de cambio. Argentina es un país al que viajar con dinero en efectivo y buscar arbolitos –el nombre que reciben los cambistas en la calle porque llevan hojas verdes: dólares, hoy en día también euros y reales brasileños–. Si en Uzbequistán la diferencia con el oficial podía suponer el doble de som, en Argentina hablamos de alrededor de un 40% más de pesos por euro. La calle Florida es el centro neurálgico de este mercado, paseando por ella no dejarás de oír “Cambio, cambio”, aunque nosotros llegamos a cambiar en un kiosco, con tanto festivo no había ni arbolitos. Actualización: desde diciembre de 2015 ya no hay ni cambio paralelo ni arbolitos.

Qué ver en Buenos Aires

Con un argentino, Anibal Trejo, tomamos un chocolate en el Café Tortoni, recorrimos la Avenida de Mayo hasta llegar a la Plaza de Mayo, nos enteramos de que el color de la Casa Rosada se debe a que se mezcló la cal viva con que se pintaba con sangre de vaca, visitamos el mercado dominical de San Telmo y la calle Defensa, paseamos por Caminito en el barrio de la Boca y comimos choripán –obviamente pan con chorizo–. Nos habló de la tarjeta SUBE que te permite viajar en colectivo, subte y tren más barato y sin tener que buscar monedas, casi imposibles de encontrar, para pagar el boleto. Ojo, que la SUBE sólo se puede obtener en el Correo o en los puestos en los que hacen documentos (DNI y Pasaporte). Hay uno de estos puestos en el propio aeropuerto y también en la mayoría de grandes centros comerciales. En la primera recarga –en el tren, en el Subte y en algunos kioscos– se pagan los 15 pesos que cuesta.

Buenos Aires La Boca Caminito

Bueno Aires La Boca

Al día siguiente, ya solos, paseamos por el barrio de La Recoleta: la zona de las embajadas, el cementerio de la Recoleta, el Ateneo Grand Splendid… y disfrutamos de una supermilanesa a la napolitana en Banchero, uno de los locales tradicionales de pizzas, y ahora milanesas, de la ciudad. Un par de veces tuvimos que resguardarnos de la lluvia que ya empezaba a hacer acto de presencia aunque no se esperaba lo que llegaría después.

Buenos Aires Supermilanesa Banchero

Lo que llegó esa noche fue una tromba de agua tal que se inundaron barrios enteros, coches arrastrados por el agua, muerte, destrucción… Buenos Aires, gracias a que estaba casi vacía por los festivos no se sumió en el caos más absoluto. Nosotros no habíamos oído nada y salimos a pasear un día más hasta encontrarnos con Mafalda en San Telmo. El barrio está lleno de locales con solera, algunos patrimonio de la ciudad, como El Viejo Almacén, el Café Dorrego y el bar Seddon, justo frente a Mafalda, donde nos refugiamos de otra gran tormenta.

Buenos Aires San Telmo Mafalda

Era el día en que conoceríamos a Aldana y Dino de Magia en el camino y pasamos la mañana caminando hasta la Plaza de San Martín y el monumento a los Caídos en la Guerra de las Malvinas. Los restos de José de San Martín están en la catedral de Buenos Aires custodiados por una guardia de honor, ¡militares en una iglesia!

Buenos Aires Catedral San Martin

Con el Subte cortado tuvimos nuestra primera experiencia con los colectivos y después con el tren. Buenos Aires cuenta con un Subte reducido cuyas seis líneas acaban en estaciones de tren que unen la ciudad con la periferia y el Gran Buenos Aires –con toda este área alcanza los 13 millones de habitantes–. Allí encontramos a Dino esperándonos en la calle. La tormenta les había dejado sin luz –no podíamos llamar al telefonillo– y sin señal en los teléfonos –no pudieron avisarnos–.

Buenos Aires Colectivo Autobus

Esa noche y los días siguientes fueron otra forma de conocer la ciudad y a sus gentes. Charlas a la luz de las velas en las que aparecían países, fronteras, trenes, barcos, autobuses… sin orden ni concierto, hilando una conversación viajera que nos hizo recorrer el mundo varias veces, pero también se habló de la economía del país, de las medidas tomadas –y de las no tomadas– por el gobierno, de planes de futuro… Y, cómo no, hubo tiempo para la magia, ésa con la que Dino nos dejó con la boca abierta y con ganas de saber más y de ver más.

Aldana nos mostró un barrio alejado del centro, de la prisa de la ciudad porteña, Villa Devoto. Una antigua zona de fin de semana y vacaciones para las familias de Buenos Aires en la que se alejaban de sus prisas, que hoy en día mantiene ese espíritu relajado a pesar de haberse integrado en el casco urbano. Todavía es posible encontrar alguna de las casas originales de la zona rodeadas de cafés y restaurantes. A uno de esos cafés nos acercamos por la tarde para tener noticias del mundo y utilizar su conexión a internet, todavía seguíamos sin luz ni señal de móvil.

El jueves era nuestro último día en la ciudad y, sin llegar al centro, paseamos por Palermo. Palermo es uno de esos barrios con nombre propio en Buenos Aires. Desde los bosques de Palermo –una enorme zona de jardines casi en la orilla del Río de la Plata– hasta Palermo Soho, con sus tiendas de diseño, sus cafés, sus graffitis… su vida independiente, y Palermo Hollywood. Sin olvidar el Mercado de las Pulgas, donde está todo lo que buscas pero es casi imposible encontrarlo. Antes de entrar en la zona animada, paseamos por otro de los cementerios de la ciudad, menos conocido que el de La Recoleta pero igualmente impresionante: el cementerio de la Chacarita.

Buenos Aires Palermo Graffiti

Buenos Aires Mercado de las Pulgas

Dormir en Buenos Aires: Hotel Monserrat

En nuestra estancia en Buenos Aires pasamos por muchos sitios, desde couchsurfing (que recomendamos) a diferentes tipos de hoteles. El Hotel Monserrat es uno de ellos. Tiene una ubicación muy buena, muy cerca de San Telmo y en zona céntrica, un buen diseño y personal atento. Además, algunas habitaciones tienen una pequeña cocina, lo cual ayuda para ahorrar un poco en comida (¡pero no cocinéis todos los días que la comida en Buenos Aires está deliciosa!). Tiene también una piscina con un pequeño spa en la azotea. Falla en algún pequeño detalle como las toallas, que estaban excesivamente gastadas.

Argentina Buenos Aires Hotel Monserrat Mosaico

Qué nos deja Buenos Aires

Ganas de más. Después de seis días en Buenos Aires, ¿podemos decir que conocemos la ciudad? No, definitivamente. Más aún sabiendo que nos ha mostrado algo muy poco habitual: negocios cerrados, calles vacías, arbolitos sin pesos para cambiar, etc. y lluvias, cortes de luz, noticias terribles… De cualquier forma lo que sí tenemos claro es que nos ha gustado. Nos ha gustado mucho: la ciudad, su ritmo, sus gentes… y su Wifi, cada bar, restaurante, museo, plaza grande cuenta con su red para que el mundo se entere de lo que pasa en Buenos Aires y Buenos Aires de lo que pasa en el mundo.

Buenos Aires Casa Rosada Salto

¿Te quieres de ir de viaje a Buenos Aires por libre? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Buenos Aires aquí
  • Escoge el hotel que más te guste en Buenos Aires al mejor precio aquí o compara entre varios portales de alojamientos aquí, pagando en pesos al llegar.
  • Alquila el coche/carro en Argentina al mejor precio con SIXT o compara entre varias compañías con rentalcars.
  • Las mejores guías de Argentina aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

23 comentarios

  1. 10 abril, 2013 en 18:35 — Responder

    Leído enterito!;-) qué buen inicio de viaje, ha habido de todo! hasta el diluvio! un abrazo fuerte!!!!

    • 12 abril, 2013 en 02:34 — Responder

      Así me gusta, las entradas se leen enteras 🙂
      Diluvio… y lo malo es que parece que nos ha seguido hasta Uruguay… hoy alerta naranja en medio país :-O

  2. 11 abril, 2013 en 00:14 — Responder

    Qué lindo relato chicos!!!
    Ya se los dijimos, pero nunca está de más repetir las cosas: fue un gran placer conocerlos!! Los esperamos a la vuelta! Tienen que pasar otra vez por BUenos Aires para recorrer más barrios, ver el kilombo en el centro del que todos hablan y comer un buen asado en lo de mis papás (pero hecho por Dino!).
    Que la MAGIA los siga acompañando a cada paso!! Que disfruten mucho del viaje!
    un beso grande!!
    Aldana y Dino

    • 12 abril, 2013 en 02:35 — Responder

      Muchas gracias 🙂
      Nos quedaron muchas cosas por hacer en Buenos Aires y la vuelta será el momento de hacer algunas de ellas… siempre hay que dejar algo más para tener una excusa para volver de nuevo 😉
      Esa magia ya estará siempre a nuestro lado 🙂

  3. 11 abril, 2013 en 11:24 — Responder

    Así si vale la pena, con buenos embajadores que te guien! Baires debe ser puro espectáculo aunque uno escucha sobre tanta inseguridad que no sabe que creer … en fin, a seguir disfrutando!

    Un abrazo!!!

    • 12 abril, 2013 en 02:37 — Responder

      Marcos, es que las cosas hay que hacerlas bien 😉
      Inseguridad hay en todas partes… no quieras saber lo que dicen de Madrid en el extranjero (a los japoneses les recomienda ni ir porque les roban :-o) Hay que tener cuidado como en todas partes, pero con alejarse (un poco, que tampoco es crítico) de las grandes estaciones de tren por la noche, está todo arreglado. Y más por la gran cantidad de gente que pasa, que hace que pueda haber de todo que por el hecho de que sean peligrosas en sí mismas.
      ¡Buen viaje!

  4. 12 abril, 2013 en 09:59 — Responder

    Bueno pareja… El viaje comenzó!!! Tiempo habrá de volver a pasar por Buenos Aires y verla más activa. Suerte con el resto!

    • 16 abril, 2013 en 15:45 — Responder

      Hola Victor!
      Pues sí, comenzó y avanza, pero seguro que volveremos a pasar por Buenos Aires 🙂
      Gracias!

  5. 13 abril, 2013 en 11:26 — Responder

    Qué buena experiencia, conocer la ciudad de la mano de tan buenos anfitriones. Me alegro mucho de que hayáis empezado el viaje con tan buen pie 😀 Y me apunto toda la información; no tenía ni idea de los arbolitos ni de la tarjeta SUBE…

    Está claro que seis días no son suficientes para conocer una megaurbe como Buenos Aires, pero vosotros le habéis dado un buen repaso. Si se os ha quedado algo pendiente… ¿quién no os dice que volváis a pasar por ahí a la vuelta? Sin trombas de agua, con suerte 😉

    ¡Un abrazo!

    • 16 abril, 2013 en 15:47 — Responder

      Es lo mejor que puede pasar cuando llegas a una ciudad: que tengas buenos anfitriones que te cuiden y te digan qué es lo que no te puedes perder aunque no esté en las guías de viaje 🙂
      Apunta todo, pero mira que acabamos de publicar una entrada con consejos para viajar a Buenos Aires (nos diste una buena idea 😉 )
      Casi podemos asegurar que volveremos a pasar por allí a la vuelta, sin agua y con muchas más cosas que contar!!

      ¡Un abrazo!

  6. 13 abril, 2013 en 20:28 — Responder

    Sentí como si hubiera leído una corta historia de un libro con final feliz en el cual los iba siguiendo con una cámara detrás de ustedes. Una experiencia para recordar de principio a fin donde a lo notan bueno le sacaron una buena cara. Ha de haber estado increíble la reunión con los chicos de Magia.

    Un abrazo hasta Argentina amigos! 😉

    • 16 abril, 2013 en 15:51 — Responder

      Hola chicos! que se había ido a spam vuestro comentario 🙁
      Gracias por venir detrás de nosotros con la cámara 🙂 Todo lo que pasó tuvo su lado positivo para nosotros (evidentemente las inundaciones en Buenos Aires no fueron buenas para nadie) incluso el corte de luz nos permitió largas charlas. Una reunión mágica 🙂

      ¡Un abrazo para México!

  7. 16 abril, 2013 en 21:08 — Responder

    ¡Vemos que os sienta de maravilla el inicio del viaje! la foto de Mafaldita nos trae muchos recuerdos…Pero, y cómo! ¿No vistéis a Maradona? nosotros nos lo encontramos con Messi en la Bombonera, el barrio de La Boca (http://www.quadernsdebitacola.com/2011/10/la-foto-mes-desitjada.html):-)

    Qué bien conocer a un montón de gente por Argentina, tendréis buena conversación asegurada.¡Disfrutad mucho!

    • 19 abril, 2013 en 17:02 — Responder

      Pues sí que nos ha gustado, chicos 🙂 Mafalda es un referente para muchos y hay que pasar a saludarla siempre.
      Nos encontramos con Maradona en La Boca, pero pedía dinero por hacerse una foto con él 😉 así que lo dejamos estar
      Muy buenas conversaciones de las que hemos disfrutado en Buenos Aires.
      Gracias, lo haremos!

  8. Cecilia
    20 diciembre, 2013 en 02:09 — Responder

    Jajaja me hiciste reir mucho, soy Argentina y cuando lei lo de “el deporte nacional es quejarse” estallé.
    Tenés razón, pasamos un 95% del día quejándonos de cualquier cosa.
    Te felicito por el post!

    • 24 diciembre, 2013 en 01:29 — Responder

      Hola Cecilia, muchas gracias!
      Nos alegramos de que te sientas identificada y de que te hayas divertido leyéndonos 🙂 volveremos a Buenos Aires (o eso creemos) en nuestro #LatTrip, entonces tendremos todavía más cosas que contar.
      Bienvenida al blog 🙂

  9. Luis
    21 abril, 2014 en 13:11 — Responder

    Excelente historia, siento que ya no voy tan perdido para Argentina… Pero creo que faltó un detalle, el hotel, donde se quedaron?

    • 27 abril, 2014 en 10:31 — Responder

      Hola Luis, en la primera visita nos quedamos en casa de unos amigos… Un año y una semana después volvimos a pasar por Buenos Aires (el comienzo y el fin de nuestro viaje por Sudamérica) y nos quedamos en hotel. Vamos a incluirlo en la entrada para que el consejo llegue a todos los que lo busquen 🙂
      Te encantará Argentina… mira el resto de entradas del blog sobre el país si no vas a estar sólo en la capital.

  10. […] sobre Buenos Aires en Magia en el camino Conociendo Recoleta y Centro histórico en Mochilero soy Seis días en mi Buenos Aires querido de Salta conmigo ¿Le gustaría el tango a Mafalda? en Trajinando por el mundo Caminito y La Boca. […]

  11. Junior
    10 octubre, 2014 en 04:10 — Responder

    Buenos consejos, justo viajo mañana para Buaires desde Lima -Perú, pero los consejos son universales. Una pena que solo este de viernes a Lunes, pero me gustaria saber que es lo que se tiene que ver o hacer si o si….

    • 10 octubre, 2014 en 08:54 — Responder

      Hola Junior y bienvenido 🙂
      Qué ver o hacer sí o sí en Buenos Aires… ufff, tantas cosas y tan pocas. Me explico: Buenos Aires es una ciudad tan grande y viva que es imprescindible visitar ciertos lugares como el Cementerio de Chacarita o todos los que aparecen en este entrada, asistir a un espectáculo de tango, comer un buen bife de chorizo, ir a ver un partido de fútbol… pero esa misma vida también hace imprescindible sentarse a ver la gente pasar, tomarle el pulso a la calle desde la misma calle, sin más objetivo que disfrutar del ambiente porteño.
      Estés el tiempo que estés y hagas lo que hagas en Buenos Aires, estará bien aprovechado 🙂
      ¡Bueno viaje!

  12. santiago
    27 enero, 2015 en 16:58 — Responder

    al parecer es una muy bella ciudad. no tuve la oportunidad de ir y mira que estoy super cerca. donde recomiendas tener el alojamiento en Buenos Aires cuando uno va de visita? me recomendaron palermo, pero son muy elevados los costos?

    • 28 enero, 2015 en 00:08 — Responder

      ¡Hola Santiago y bienvenido al blog!
      En el resto de entradas sobre Buenos Aires damos algunos consejos sobre lugares en los que alojarse, un par de hoteles por el centro. Lo que nos dijeron que había que tratar de evitar eran los lugares demasiado concurridos como estaciones de tren que, por la tarde-noche, se pueden convertir en un poco peligrosos…
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *