Hasta un 15% de descuento en tu alojamiento con Booking

Invierno en Viena

Viajar a Viena es algo que poca gente se plantea en pleno invierno. Si cada vez más es más fácil levantarse un día en cualquier parte de España y ver nieve al asomarse por la ventana, ni nos imaginamos el tener que sacar una pala cada mañana sólo para poder llegar desde la puerta de casa hasta la acera.

Austria Nieve Limpiando

Sin embargo, esos paisajes nevados no dejan de llamarnos la atención, aunque nada comparado con el hecho de ver que no hay decenas de niños jugando y lanzándose bolas de nieve. La costumbre, en su caso, y la falta de costumbre, en el nuestro, nos lleva a comportarnos de una forma tan distinta. En España niños y adultos no podemos evitar congelarnos las manos con unos guantes de lana que se empapan con la primera bola, lanzarnos por la primera cuesta con un plástico o intentar hacer un muñeco de nieve.

Viena es una ciudad para ver nevada

Con frío, con los guantes que casi no te dejan hacer fotos, el gorro calado hasta los ojos y la bufanda que parece en llamas por el vaho de la respiración, vestido con capas y capas de ropa –técnica de cebolla– le plantas cara a las temperaturas invernales vienesas. El momento de ver esas impresionantes avenidas –porque si algo se puede decir de Viena es que es una ciudad Imperial– con sus coches de caballos y sus tranvías. En nuestra mente se mezclan imágenes de Sissi Emperatriz con las de El Tercer Hombre y su Wiener Riesenrad, la noria del Prater.

Austria Viena Prater Noria Wiener Riesenrad

Austria Viena Carruajes

La Stephansdom, la Secession, el Belvedere, la Staatsoper

Aunque no todo en Viena en invierno es pasar frío: museos, palacios, iglesias… Destaca la espectacular Catedral de San Esteban, Stephansdom, con sus curiosas medidas: 111 pies de anchura y 3 veces 111 de longitud, 4 veces 111 de altura y 7 * 7 * 7 peldaños hasta la cámara de la torre, y su decorado tejado.

Austria Viena Catedral San Esteban Stephansdom

Klimt no sólo está presente en el Palacio Belvedere –ver sus jardines nevados es otro de los alicientes de viajar a Viena en invierno– con su obra más conocida: El Beso, también está en el edificio de la Secesión, Secession. La Secesión vienesa, el modernismo austriaco, tiene su máxima expresión en el edificio construido a finales del XIX por con un enorme friso de Klimt dedicado a Beethoven.

Austria Viena Secession

¿Cuántas veces has visto el concierto de Año Nuevo el uno de enero? Pues es en Viena, concretamente en la Ópera de Viena, Staatsoper. La cantidad de daños que sufrió durante la Segunda Guerra Mundial hizo que fuera necesario casi reconstruirla en 1955. Y no es sólo conocida por el concierto y su temporada de ópera y de ballet, sino también por el Gran Baile de la Ópera, Opernball.

Austria Viena Opera Staatsoper

Vale, puede que tú prefieras ver los parques floridos y pasear en manga corta… porque Viena es un destino turístico con cualquier clima, pero mejor con frío, créenos.

Austria Viena Nombre Calle Letra Gotica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • 4 marzo, 2013 a las 12:57

    Otro Must… Y es que antes de lanzarme a conocer LatinoAmérica, debería conocer mi Contienente….

    • 6 marzo, 2013 a las 17:24

      Ufff Manolo, si quieres conocer todo tu continente antes de salir… lo siguiente será conocer todo tu país, luego todo tu pueblo (bueno tú Toledo lo tienes ya conocido 😉 ) pero el caso es que al final no saldríamos de casa. Hay que mezclar los destinos 😉
      Y sí, Viena merece una visita seguro 🙂

  • 13 marzo, 2013 a las 11:39

    Que casualidad, estos días estoy escribiendo mis entradas sobre Viena. A ver si las publico pronto que me estoy eternizando y me va a dar el verano.

    Tienes unas fotos preciosas.

    nosotros Belvedere lo intuimos, había una niebla impresionante.

    Un saludo.

  • Mario
    21 mayo, 2016 a las 18:11

    Viajo a Viena en diciembre 8, que posibilidades hay que neve en esa epoca. Me gustaría como tu dices hacer los recorridos por la ciudad vestida de blanco.

    • 5 julio, 2016 a las 13:09

      Hola Mario y bienvenido al blog 🙂
      La verdad es que, con el cambio climático y esas cosas, no te sabemos decir si en diciembre es previsible que nieve… nosotros estuvimos en febrero. De todas formas, mira en alguna web de información meteorológica que te datos históricos para hacerse una idea de si «habitualmente» nieve en diciembre en Viena y, luego, cruza los dedos 🙂
      Aunque no esté nevada, la ciudad es preciosa!

  • Alicia
    31 enero, 2019 a las 02:01

    Nosotras tenemos suerte de ir entre el 15 al 17 a Viena, sera una experiencia unica.

    • 31 enero, 2019 a las 12:39

      Hola Alicia y bienvenida al blog 🙂
      ¿Será del 15 al 17 de febrero? Abrigaos bien 😉