Hasta un 15% de descuento en tu alojamiento con Booking

Comiendo en Viena

Como ya dije el tema de que se pueda fumar en todas partes en Austria no ayuda mucho a su cocina. Por otra parte Austria no tiene una cocina como tal. Según nos contaron en el curso es una mezcla de platos del sur de Alemania, del norte de Italia, de Hungría y la República Checa. En cualquier caso merece la pena probarlos, porque no han elegido precisamente lo malo de cada casa.

Después de visitar la ópera decidimos innovar. Dos días yendo a cenar y comer-cenar al mismo sitio ya eran suficientes. Antes de decidirnos probamos varios y salimos huyendo, parecía que había un incendio dentro y había que ir arrastrando por el suelo para respirar.

Encontramos uno en el que había zona de no fumadores y allá que fuimos.

No fue una buena elección. La sopa era bastante triste… y sabía tan mal como triste era. El pescado estaba demasiado grasiento. Las salchichas rodeadas de chucrut. El guiso era lo único que estaba un poco bueno.

Así que, para el postre, volvimos al Centimeter a por su volcán de chocolate XXL. Allí todo era grande, incluso los botes de ketchup.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • conxa
    21 mayo, 2010 a las 11:31

    entonces, lo de los pastelitos y panecillos de viena no es verdad???

  • JAAC
    24 mayo, 2010 a las 08:59

    Pastelitos hay los que quieras… lo de los panes no nos llamó la atención, habrá que investigarlo más en otra ocasión 🙂

    Si eres golosa Viena es un gran sitio 😉