Hasta un 15% de descuento en tu alojamiento con Booking

La catedral de San Esteban

Es la sede del arzobispado de Viena. Situada en pleno centro de la capital austríaca, fue iniciada por Rodolfo IV de Austria. El edificio original data de 1.147 aunque ha sufrido gran cantidad de reformas y ampliaciones. Inicialmente románica, se reconstruyó unos cien años después en románico tardío sufriendo una nueva ampliación en el siglo XVII siguiendo un estilo barroco.

Hay muchos elementos de simbología escondidos en el edificio. Mide 111 pies de anchura y su longitud es de 3 veces 111. La altura de la torre sur es 444 pies, (4 * 111) y hay 343 peldaños (7 * 7 * 7) hasta la cámara de la torre.

Una de las partes más espectaculares del edificio es el tejado. Sirve de nexo de unión entre las distintas partes de la catedral y cuenta con una inclinación de 64º llegando en algunos puntos a 80º. Debido a esta inclinación y a las frecuentes lluvias el agua se encarga de lavarlo sin intervención humana. Su material inicial era madera, tres mil troncos destruidos en un incendio en 1.945 (lo que suponía un bosque de una superficie de 1,5 km2. En su reconstrucción se utilizaron 605 toneladas de acero. Cuenta con 230.000 teja esmaltadas.

En la parte sur del tejado se encuentra el escudo del Imperio austriaco de 1.831 y el monograma F I (Francisco I). Según el libro Veritas, en lo alto de uno de sus campanarios se encontraba el Pomo Áureo. Durante el primer asedio de la ciudad por parte de las tropas turcas se puso como condición para terminarlo la colocación de un Pomo de Solimán en lo alto.

Desde lo alto del campanario de San Esteban en Viena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios