5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


Grand Hornu: donde el pasado minero encuentra el arte contemporáneo

Un centro de innovación y diseño y un museo de arte contemporáneo emplazados en un complejo considerado uno de los mejores ejemplos de patrimonio industrial neoclásico de Europa, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Esto es el Grand Hornu. En el lugar donde hace dos siglos los mineros salían cubiertos de hollín y agotados tras sus 14 horas de trabajo extrayendo carbón, hoy los turistas vamos a disfrutar de la armonía de la arquitectura neoclásica y de los desafíos del arte contemporáneo. El ajetreo y el ruido de las máquinas de uno de los centros mineros más importantes de la, por aquel entonces, recién nacida Bélgica han dado paso a la quietud de uno de los grandes centros culturales de la Bélgica contemporánea.

Grand Hornu Patio Museo Salto
Saltando frente al MACS, el Museo de Artes Contemporáneas Grand-Hornu

Estamos en la provincia de Henao, a menos de 15 kilómetros de Mons. De hecho, la autopista con la que llegamos hasta aquí desde Mons está construida sobre el que, en su día, fue el canal por el que salía el carbón del complejo minero… Otra señal más del cambio de los tiempos.

En el Grand Hornu te esperan los 10.000 m2 de la joya de la corona del patrimonio industrial belga. La nueva “casa” de unas 300 obras de arte contemporáneo de unos 150 artistas belgas y de todo el mundo. Si no te convencen los números, a lo mejor sí te convences si sigues leyendo…

Saltaconmiconsejo


Ya que estás en su región, no te pierdas ninguno de los lugares que hay que ver en Mons.

Un poco de historia del Grand Hornu

El Grand Hornu nació en el siglo XIX, en plena revolución industrial. Esta zona agrícola, el Borinage, se convirtió entonces en la segunda más industrializada del mundo, solo por detrás de Inglaterra, y en una de las más ricas del planeta. Todo gracias al carbón.

Grand Hornu Casas Mineros
Las casas de los mineros

Henri De Gorge fue el empresario francés que mandó levantar este conjunto monumental neoclásico, planeado por el arquitecto Bruno Renard e inspirado en la Salina Real de Arc-et-Senans en Francia –si buscas fotos, verás cómo se parecen–. Un conjunto que, además de las instalaciones industriales, incluía una ciudad obrera con unas 450 viviendas adosadas para los mineros. Casas espaciosas de dos plantas, con horno, agua caliente, jardines, huerta y hasta su propio baño, incluidas en un complejo con escuela, biblioteca, termas públicas, salón de baile, tiendas, farmacia… Algo totalmente innovador para la época que nos recordó mucho a las colonias textiles catalanas como la Colonia Güell.

El Grand Hornu se convirtió en una de las compañías mineras más grandes de Bélgica. Aquí se inventaron nuevas tecnologías de extracción de carbón, nuevas máquinas a vapor y se construyó el primer ferrocarril privado del país –con caballos– que lo conectaba con el canal por el que salía el carbón.

Grand Hornu Patio Oficinas
Oficinas de los ingenieros

Estuvo funcionando hasta 1954, cuando fue abandonado por una quincena de años. A punto de ser derruido totalmente, un grupo de amantes del patrimonio hizo campaña para salvarlo. En 1971, el arquitecto Henri Guchez lo compró y lo salvó definitivamente. Más tarde, en 1989, pasó a manos de la provincia de Henao. Fue restaurado y renovado en diferentes ocasiones. Desde septiembre de 2002, con la apertura del Museo de Arte Contemporáneo de Grand-Hornu, vuelve a estar abierto a los visitantes en todo su esplendor y se ha convertido en uno de los principales centros culturales de Bélgica.

El Grand Hornu, patrimonio UNESCO

En 2012, el Grand Hornu fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO junto a otras tres antiguas minas de carbón belgas. Los cuatro “Sitios mineros importantes de Valonia”, los mejor conservados del país, son, además del Grand Hornu, Bois-du-Luc, Bois du Cazie y Blegny-Mine. Son de los pocos complejos arquitectónicos mineros que han conservado, en gran medida, su integridad de los centenares que llegó a haber en Valonia desde principios del siglo XIX hasta la segunda mitad del siglo XX.

Grand Hornu Entrada
Entrada al complejo minero

Eso sí, los demás se han convertido en museos dedicados a las minas –en Blegny-Mine incluso se puede bajar a la mina–. Pero el Grand Hornu ha conservado ese espíritu innovador que tuvo en su día y se ha transformado en algo completamente diferente.

La visita: qué te vas a encontrar

De primeras, nos costó darnos cuenta de que estábamos delante de una antigua mina. Los castilletes mineros han desaparecido. Los seis pozos de la antigua mina están todos cerrados. El enorme complejo neoclásico proyectado por Bruno Renard, con sus arcos, sus patios y su césped perfecto, recuerda más a un palacio que a un edificio industrial… Hasta que empiezas a fijarte.

Que Ver En Mons Grand-Hornu
La plaza principal del Grand-Hornu

Nos encontramos con la lampistería –donde hoy está la recepción–; la sala donde se dejaba secando la ropa de los mineros de noche; el antiguo almacén de heno para los caballos –llegó a haber 150– con una de las chimeneas recortada; los edificios de las antiguas oficinas de los ingenieros; la enorme sala de máquinas apodada “catedral” con la otra chimenea recortada; los establos… Todo organizado alrededor de esos dos grandes patios centrales, uno más pequeño rectangular y otro más grande elíptico.

Grand Hornu Patio Arcos
Los arcos de la ‘catedral’, la sala de máquinas del Grand Hornu

En el centro de este último se alza la estatua de Henri De Gorge. Sí, el fundador –que, aunque era francés pidió la nacionalidad belga y llegó a ser uno de los primeros senadores del país– sigue “reinando” en sus antiguos dominios. De hecho, sigue aquí… puedes bajar al mausoleo donde está enterrado desde su muerte por cólera en 1832. Los ricos tampoco se salvaban en esa época.

Grand Hornu Patio Estatua Henri De Gorge
La estatua de Henri De Gorge en el centro del patio elíptico

Además de los edificios industriales en sí, fuera están el palacio de De Gorge, ahora sede de la Technocité –un centro de formación– y las casas de los mineros, que siguen estando habitadas, en muchos casos, por herederos de los trabajadores del Grand Hornu.

Grand Hornu Palacio De Gorge
Palacio De Gorge

¿Sabías que…?


Henri De Gorge no llegó a ver terminado su palacio. Pero, para que te hagas una idea de su importancia, lo usó el rey Leopoldo I de Bélgica en un par de ocasiones.

El museo MACS y sus exposiciones

En la última renovación, el arquitecto belga Pierre Hebbelinck dio nueva vida a los edificios proyectados por Bruno Renard y añadió otras estructuras contemporáneas. Hay una mezcla de respeto al patrimonio industrial del siglo XIX y de proyección hacia el futuro. De hecho, el diálogo entre lo “viejo” y lo “nuevo” está por todos lados: con juegos de ventanas, pasillos, escaleras… y detalles como los relieves de la puerta contemporánea del antiguo almacén de heno, homenaje a los mineros.

Grand Hornu Puerta Almacen Heno
Detalles como cascos y material utilizado por los mineros en la nueva puerta del almacén de heno

¿Sabías que…?


El arquitecto Pierre Hebbelinck también es el autor del proyecto del Teatro Le Manège en Mons, uno de los edificios contemporáneos más curiosos y bonitos de la ciudad.

Los nuevos edificios, y muchos de los antiguos, se han convertido en sede del MACS, el Museo de Artes Contemporáneas Grand-Hornu. Todas sus exposiciones son temporales, con piezas de su colección propia y obras en préstamo. Cambian cada tres o cuatro meses. Puedes echar un ojo a lo que hay en cada momento en su página web.

Grand Hornu MACS Sala
Una sala del MACS

También están las oficinas del CID Grand Hornu –el Centro para la Innovación y el Diseño del Grand Hornu–, dos auditorios, un bar y un restaurante, el Rizom, del que nos hablaron muy bien, aunque nosotros lo encontramos cerrado. Mucha gente viene solo a comer aquí, según nos contaron.

Información práctica: horarios, precios y cómo llegar

El Grand Hornu abre de martes a domingo, de 10 h a 18 h, a excepción de cuando se están montando o desmontando las exposiciones. Cierra el 1 de enero y el 24, 25 y 31 de diciembre.

Grand Hornu MACS Obras
Obras de una exposición temporal en el MACS

El acceso a la parte exterior del sitio histórico es gratuito, hay audioguías por 3 € en diferentes idiomas, español incluido. La entrada al MAC cuesta 10 € y es gratuita el primer domingo del mes.

El Site du Grand-Hornu se encuentra en Rue Sainte-Louise, 82, 301 Hornu en la provincia belga de Henao. Como decíamos, está a menos de 15 km de Mons, bien indicado en Google Maps. Hay autobuses –líneas 7 y 9– desde la estación de Mons. También puedes llegar en bici, alquilándola en la oficina de turismo de Mons, en la Grand Place.

Grand Hornu Mezcla
La mezcla de estilos arquitectónicos y construcciones en el Grand Hornu

Y si vas en coche, ya sabes, pasarás por encima del canal que llevaba el carbón, el oro negro del siglo XIX, hacia el resto de Europa…

Te espera el Grand Hornu, donde el pasado minero de Bélgica se encuentra con el arte contemporáneo.

¿Quieres viajar a Mons? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Bruselas aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Mons aquí.
  • Alquila el coche en Bélgica al mejor precio aquí.
  • Las mejores guías de Bélgica aquí.
  • Contrata tu tour guiado en Bélgica aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

No hay comentarios