CastellónComunidad ValencianaEspañaEuropa

Fuego, diablos, y Sant Antoni: las santantonadas de Forcall, Cinctorres, Morella…

  

Que en la Comunidad Valenciana el fuego es algo más que un elemento que calienta y cocina es evidente: las Fallas, los petardos, las hogueras de San Juan… Todo esto lo sabíamos, pero lo que desconocíamos era que había hogueras muy distintas en el interior de Castellón, en la comarca de Els Ports. Hablamos de las que se prenden en las fiestas de invierno por excelencia de la comarca: las Santantonadas, Santantonás en valenciano, en honor a Sant Antoni, San Antonio Abad.

Castellon Els Ports Santantonadas Cinctorres Fuego Barraca Demonios

La tradición pagana, la religiosidad de Sant Antoni, la fiesta… los pueblos de esta comarca de Castellón van celebrando, uno tras otro, sus Santantonadas impidiendo que el calor del fuego se enfríe en pleno invierno durante casi un mes seguido. ¿Vienes a calentarte?

Dónde y cuándo se celebran las Santantonadas

Las fiestas en honor de San Antonio Abad –que se celebran alrededor del 17 de enero, día del santo– son muchas en la Península, pero Santantonadas sólo son las del interior de Castellón. En la comarca de Els Ports se conserva una tradición que se remonta a la Edad Media. Puede que esos ports, puertos de montaña, sean los “culpables” de que no se hayan perdido… pero también lo son de que sean poco conocidas.

La capital de la comarca es Morella y llegar hasta allí desde Castellón supone una hora y media en coche, poco más de dos horas desde Valencia. Desde Morella, al resto de pueblos que celebran la fiesta no hay más de media hora de conducción, aunque por pequeñas carreteras, en algunos casos de montaña.

Castellon Els Ports Santantonadas Cinctorres Arrastre Troncos

Los pueblos que celebran las Santantonadas son, en el orden en que las celebran: Olocau del Rey, La Pobla de Benifassà, Forcall, Villores, Morella, Vilafranca, Cinctorres, Vallibona, La Mata y Todolella. Durante casi un mes podrás ver varias hogueras cada fin de semana porque la noche grande de cada pueblo nunca coincide con la de otro, comenzando con el fin de semana anterior al 17 de enero en Olocau del Rey. En la web de Els Ports puedes ver el cartel de las fiestas con las fechas exactas.

El bien contra el mal en los pueblos del interior de Castellón

¿Qué puede haber más “educativo” que la lucha del bien contra el mal? Eso es lo que se celebra en las Santantonadas: la victoria del santo frente a las tentaciones de los demonios y al pecado. ¿Y el fuego? Es el elemento purificador.

Castellon Els Ports Santantonadas Cinctorres Barraca Pavesas

La conexión de San Antonio con la comarca de Els Ports se nos escapa. Como también se nos escapa la misma con todos los pueblos de España en que se celebran fiestas en honor al santo. Pero suponemos que, como en otras ocasiones, se trataría de “cristianizar” alguna fiesta pagana que tuviera lugar en esas fechas.

Elementos comunes de las Santantonadas de la comarca de Els Ports

En la comarca de Els Ports, en el interior de provincia de Castellón, los inviernos son fríos. Podemos dar fe de ello: acabamos en mitad de una nevada que nos impidió dormir en su capita, Morella. ¿Qué mejor manera de calentarse que con un fuego? Ése es el elemento unificador de todas las Santantonadas de la comarca: el fuego que consume la barraca. Obviamente, barracas también hay en todas las fiestas.

Castellon Els Ports Santantonadas Cinctorres Barraca Vistiendo

Las barracas se levantan a partir de grandes troncos de pino colocados alrededor de uno central, el conocido como mayo. La separación entre los troncos y el mayo viene dada por la distancia de mano a mano de un hombre con los brazos abiertos. A unos dos metros del suelo se coloca una especie de techo, también hecho con ramas, y, por encima, se colocan ramas de pino con sus hojas hasta formar un gigantesco cono verde.

Castellon Els Ports Santantonadas Cinctorres Sara Barraca

Otros elementos comunes son los demonios –vestidos de blanco o negro según el pueblo– que tientan y tratan de acabar con la virtud del santo, además de ser los encargados de manejar petardos borrachos; la representación, siempre actualizada y con un toque humorístico, de la vida del santo y sus tentaciones; y la música de dulzainas y tambores que recorren las calles de los pueblos durante todos los días de la fiesta.

Castellon Els Ports Santantonadas Cinctorres Dulzainas

Como no podía ser de otra forma, también hay una gastronomía común: un dulce. Una especie de empanadilla –por la forma, que no por la receta de la masa– rellena de confitura de calabaza, de requesón, de cabello de ángel… que se prepara en hornos tradicionales. De acuerdo, es un elemento común pero cada pueblo tiene su receta e incluso su nombre: coquetes, flaóns, pastissets… Tuvimos ocasión de ver su preparación en el pueblo de Palanques donde se juntan todos para preparar la masa, colocar el relleno y hornearlas casi como en una cadena de montaje familiar. Cuando decimos “todo el pueblo” no estamos exagerando: Palanques tiene menos de 40 habitantes y muchos de ellos son familia, cercana o lejana. Y, para acabar, la carne asada en las hogueras –que no las barracas– también es una constante en las Santantonadas.

Castellon Els Ports Santantonadas Palanques Coquetes Horno

Tratándose de San Antonio Abad tampoco podía faltar la bendición de los animales, aunque cada vez son menos porque el número de granjas no deja de disminuir en la zona.

Las Santantonadas de Forcall, desde 1213

De todas las de la comarca, las Santantanodas de Forcall son las más conocidas y las de mayor tradición. El primer registro escrito de su celebración data del año 1213 y, aunque no hay constancia de que no se hayan dejado de celebrar nunca desde ese año, la tradición dice que sólo una vez se tuvieron que posponer –sólo una semana por una gran nevada–. En 2007 fueron declaradas fiestas de interés turístico regional.

Castellon Els Ports Santantonadas Cinctorres Botarga Hoguera 2017 Jose Cintas Albiol

Foto: José Cintas Albiol – Cedida por el Ayuntamiento de Forcall

Siendo las más longevas, también tienen más características propias. Algunos las consideran como las que han “promovido” la reaparición de las Santantonadas en los pueblos cercanos que han tomado elementos de ellas. Aunque no pudimos asistir, nosotros fuimos el fin de semana siguiente, sí que tuvimos ocasión de conocerlas en su museo.

El museo de la Santantoná de Forcall

Cuando una fiesta se convierte en el alma de un pueblo es normal que se le dedique un museo. Conocer la fiesta antes de vivirla nos dio una perspectiva distinta. Saber lo que iba a pasar no le quitó un ápice de emoción a las Santantonadas de Cinctorres, las que vivimos nosotros, sino que nos ayudó a entender el orden y, en algunos casos, el por qué de lo que iba pasando. Aunque, como hemos dicho, cada pueblo tiene sus propias costumbres.

Castellon Els Ports Santantonadas Forcall Museo

Las botargas de Forcall, los demonios de las Santantonás

Los demonios que atormentan y tientan al santo en Forcall se llaman botargas. Visten unos monos blancos con un gorro que también les cubre la cara con una máscara muy característica. Nos explicaron en la oficina de turismo de Forcall que, aunque son muchos los que se presentan para ser botargas, sólo hay 24 trajes. Trajes que llevan años usándose y que son “sorteados”, junto con los otros personajes que forman parte de la fiesta.

La noche del viernes, la noche grande de las Santantonás de Forcall, las botargas recorren el pueblo, subiendo a los balcones de las casas, mientras llevan atado al santo a la plaza donde se alza la barraca. Una característica más propia de Forcall es que Sant Antoni va acompañado de otro santo, Sant Pau.

La llaurà i la sembra, el ball rodat y más elementos forcallanos

Tradiciones específicas de Forcall son que todos los habitantes, y turistas, pasan por dentro de la barraca y dan tres vueltas al mayo por la tarde pidiendo un deseo; la llaurà i la sembra que se celebra el sábado en la que se rememora la siembra de un campo –hoy con chucherías que recogen los niños– y en la que los forcallanos se disfrazan, “carnaval” adelantado; el ball rodat, los bailes tradicionales con los trajes típicos o els botets, juegos infantiles con antiguas botas de vino.

Castellon Els Ports Santantonadas Forcall Museo Bota

Barracas y fuego, demonios y santo: las Santantonadas de Cinctorres

Ya sabíamos, más o menos, lo que iba a pasar en el día grande de las Santantonadas de Cinctorres. Pero, como siempre, de saberlo a vivirlo en persona hubo una diferencia abismal.

Desde primera hora de la mañana el sonido de las dulzainas y los tambores –no sabemos por qué a los músicos los llaman gaiteros– recorría las calles de Cinctorres. Un pueblo casi fantasma porque muchos estaban en el monte buscando los troncos con los que se haría la hoguera en la plaza vieja –la hoguera pequeña–, otros “vistiendo” la barraca que sería quemada esa noche y otros cogiendo fuerzas y preparando la comida para el pabellón de fiestas.

Nosotros, después de ver parte del “vestido” de la barraca, nos fuimos al monte –andando a poco más de un par de kilómetros– a ver cómo sacaban los troncos. Los caballos percherones se afanaban en tirar de los árboles cortados cuyas ramas se enganchaban con los demás árboles.

Castellon Els Ports Santantonadas Cinctorres Arrastre Troncos

Para ese momento, la barraca estaba vestida y en el pabellón de fiestas se estaba sirviendo la comida: migas, carne a la parrilla, caldo, embutidos… La noche prometía ser larga y, tras la comida, tocaba prepararse con una siesta.

Castellon Els Ports Santantonadas Cinctorres Desayuno

A media tarde los troncos llegaron a la plaza vieja, cubierta de gravilla, y se encendió la hoguera en cuyas brasas se acabaría cocinando la carne por la noche. La emoción del fuego prendió entre nosotros como ramas en la hoguera. ¿Qué tendrá el fuego que te atrapa, te hipnotiza, te deja la mente en blanco?

Castellon Els Ports Santantonadas Cinctorres Hoguera

La vida del santo se representaba en el pabellón de fiestas y la propia representación acababa sacando al santo atado por los diablos hasta la barraca. Barraca, que parecía más grande con la oscuridad de la noche, como si la luz hubiera conseguido que ese “árbol” creciera más aún.

Los demonios comenzaron a correr entre la gente con los petardos borrachos lanzando chispas hacia todas partes. Chispas que iban subiendo nuestro pulso. Al acabar los petardos, los demonios llevaron al santo al interior de la barraca y, desde allí, prendieron fuego al techo.

Castellon Els Ports Santantonadas Cinctorres Petardos Borrachos

La locura se desató, forcallanos y visitantes se agolparon para pasar por el interior de la barraca mientras el fuego devoraba las ramas del techo y comenzaba a bajar por las paredes. Son los diablos los que dan la orden de parar y no dejan que pase nadie más. Al alejarnos de la puerta vimos que toda la barraca era una gigantesca antorcha. El fuego se movía con rapidez y, no podían faltar, hacía explotar las dos tracas de petardos que habían colocado sobre las ramas.

Castellon Els Ports Santantonadas Cinctorres Barraca Fuego Paso

No puedo decir si las dulzainas y los tambores seguían tocando, el fuego me atrapó. Las llamas que danzaban, las pavesas que luchaban contra el brillo de la luna llena, el calor que parecía capaz de fundir la cámara y mis dedos… Éxtasis en estado puro.

Castellon Els Ports Santantonadas Cinctorres Hoguera Pavesas

Por último, llegó el momento de bendecir a los animales y de repartir dulces, en Cinctorres coquetes de confitura de calabaza.

Las Santantonadas consiguen que entres en calor en pleno invierno: tradiciones, fuego, emoción… hay que vivirlas.

¿Quieres vivir las Santantonadas de Els Ports? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Valencia aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Forcall aquí, en Cinctorres aquí o en Morella aquí.
  • Alquila el coche en la Comunidad Valenciana al mejor precio aquí.
  • La mejor guía de la Comunidad Valenciana aquí
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *