AsiaFatehpur SikriIndia

Fatehpur Sikri, la ciudad victoriosa abandona en India

  

Como surgida de una de las historias de Las mil y una noches, como una llamativa utopía roja en mitad de la nada, como el sueño grandioso de un emperador… así es la ciudad de Fatehpur Sikri. ¿Un emperador y no un marajá estando en India? Sí, un emperador, y mogol nada menos: Akbar, el abuelo de Shah Jahan I, el constructor del Taj Mahal. Con estas premisas, estaba claro que teníamos que incluirla en nuestra ruta por India y que habría mucho que ver en Fatehpur Sikri.

India Fatehpur Sikri Panch Mahal Salto

Un poco de historia de Fatehpur Sikri

A mediados del siglo XVI, la zona de la actual India donde hoy se encuentra Fatehpur Sikri formaba parte del Imperio Mogol. De hecho, Akbar, uno de los mayores emperadores de la historia mogola, eligió Fatehpur Sikri como emplazamiento para su capital. Eso explica la cantidad de enormes y lujosas construcciones con las que cuenta la ciudad. Durante casi quince años, hizo honor a su nombre: Fatehpur significa “ciudad victoriosa”. Pero ese sueño no duró eternamente y, a la muerte de Akbar, la ciudad se abandonó. Seguramente el hecho de que se construyera en una zona sin pozos de agua influyó. Se tardaron quince años en construirla y sólo se habitó durante catorce.

El caso es que se quedó olvidada, lo que explica que ninguno de sus grandes edificios –mezquita y palacios– fueran derruidos para construir otros. Conocida en la actualidad como “la ciudad fantasma”, forma parte de la lista de Patrimonio de Humanidad de la UNESCO desde 1986.

India Fatehpur Sikri Mezquita Jama Masjid Patio

Por cierto, por mucho que se conozca como ciudad fantasma, hoy en día hay estación de trenes y de autobuses, hoteles, restaurantes… y agua corriente en Fatehpur Sikri, todo alrededor de la ciudad antigua, que sigue estando deshabitada.

La darwaza Buland, la primera maravilla que ver en Fatehpur Sikri

Si has estado en Uzbekistán, la enorme puerta de la magnificencia, darwaza Buland, te recordará a las fastuosas de la plaza Registan de Samarcanda. Aunque, mientras aquellas estaban cubiertas de azulejos de colores azules y verdes, ésta está labrada en piedra arenisca roja y beige y decorada con mármol blanco y negro.

India Fatehpur Sikri Darwaza Buland

Su tamaño impresiona, no en vano es la darwaza –este tipo de puerta monumental– más alta de mundo, con unos 54 metros de altura desde el suelo, incluyendo los 42 escalones. Subirlos a pleno sol, como hicimos nosotros, ¡deja exhausto a cualquiera!–. Se construyó para conmemorar la victoria de Akbar sobre Gujarat.

Jama Masjid, la mezquita Jama de Fatehpur Sikri

A pesar de que el emperador mogol Akbar fue conocido por su tolerancia, la única construcción religiosa que se conserva en Fatehpur Sikri es una mezquita, la mezquita Jama. Como en toda mezquita que se precie, hay que descalzarse para entrar y cubrirse hombros y piernas. En mi caso, me dejaron una especie de pareo porque iba con bermudas –en junio en India sobra hasta la piel–.

India Fatehpur Sikri Mezquita Jama Masjid Gente

El patio es lo único que se puede visitar: un patio gigantesco dentro del que hay vendedores de flores y de “hilos”. ¿Hilos? Sí, sirven como ofrenda en la tumba de Salim Chishti, un santo sufí enterrado en un lateral del patio. El origen de esta costumbre se remonta al viaje de Akbar hasta Fatehpur Sikri buscando al santo para pedirle descendencia. Desde entonces, el hilo atado en las celosías de la tumba se ha convertido una petición de hijos. Pero, como no sólo de hijos vive el hombre, menos aún en India, hoy en día se pide cualquier cosa y el hilo es el recordatorio al santo de que tiene una petición. Casi como una notificación de Whatsapp sin leer.

La tumba de Salim Chishti

Regatea, y mucho, con los vendedores de hilos, porque parece que sin uno de ellos no es posible acercarse y, menos aún, entrar a la tumba y merece mucho la pena: es una de las maravillas que tienes que ver en Fatehpur Sikri.

India Fatehpur Sikri Mezquita Jama Masjid Tumba Salim Chishti

La tumba de Salim Chishti fue ordenada por el propio Akbar para agradecerle el nacimiento de su primogénito, al que llamó Salim en su honor, lo que deja claro que no reparó en gastos. Una estructura de celosías de mármol blanco situada un metro por encima del patio en cuyo centro se encuentra el sepulcro del santo. La tradición manda lanzar las flores sobre el sepulcro de madera y atar el hilo en una de las celosías. Nosotros nos contentamos con el hilo –el precio de las flores para turistas era una locura–.

India Fatehpur Sikri Mezquita Jama Masjid Tumba Salim Chishti Celosia

Qué ver en Fatehpur Sikri: la zona civil

Más allá de la enorme mezquita, se encuentra la zona civil de Fatehpur Sikri en la que se alzan los palacios y pabellones. Utilizados por Akbar como residencia y como edificios oficiales en los que recibía a visitantes extranjeros y se reunía con sus consejeros, hoy en día son el plato fuerte de la visita a la ciudad. Vaya por delante un aviso: llamándose la ciudad abandonada –se abandonó en 1585– muchos de estos edificios no se sabe a ciencia cierta qué uso tenían. Los guías se mueven entre conjeturas y pura imaginación, dependiendo de lo oficiales que sean.

India Fatehpur Sikri Conjunto

El palacio de Jodh Bai

El palacio de Jodh Bai es el mayor de todos los de Fatehpur Sikri y el primero que uno encuentra llegando desde la mezquita. Formaba parte del harem y, en teoría, era la residencia de la princesa imperial Mariam-uz-Zamani. De forma cuadrada, mezcla el estilo hinduista en las columnas –Mariam-uz-Zamani era hindú–, el islámico en las cúpulas –la religión de Akbar– y el persa en el azul de sus tejas.

India Fatehpur Sikri Palacio Jodh Bai Patio

Después de visitar la mezquita y este palacio, ya habíamos compensado con creces el “mal rato” de subir hasta la ciudad monumental a pleno sol y cargados con las mochilas. Por cierto, no había consigna en la estación de tren donde dejarlas cuando visitamos Fatehpur Sikri, pero es posible alquilar una habitación de hotel por unas horas y dejar el equipaje dentro mientras recorres los palacios de la ciudad abandonada.

Palacio de la esposa cristiana

El palacio de la esposa cristiana se conoce también como la casa de Maryam. A pesar de la apertura religiosa de Akbar, hay muchas dudas respecto a que realmente tuviera una esposa cristiana. Unas leyendas cuentan que era una mujer portuguesa, aunque otras hablan de que era de Goa –una colonia portuguesa–. Las pinturas del interior, el Birbal Bhavan, hacen que la pequeña construcción merezca una visita.

India Fatehpur Sikri Casa Maryam

Panch Mahal: el castillo de naipes del emperador

La arquitectura del Panch Mahal, también llamado Bādgīr, recuerda a un castillo de naipes: un edificio de cinco plantas que disminuyen de tamaño en altura. Por si esto fuera poco, son sólo las columnas las que sostienen las plantas superiores, como si de cartas de una baraja se tratara. Columnas que van desde las 84 de la planta baja hasta sólo 4 en el kiosco de la última, donde se sentaba el emperador.

India Fatehpur Sikri Panch Mahal Columnas

En su origen, tampoco había paredes, pero sí celosías que permitían a las mujeres del emperador, que vivían en el Panch Mahal, ver sin ser vistas. No busques las celosías porque ya no están, probablemente fueron robadas.

India Fatehpur Sikri Panch Mahal

¿Sabías que…?


El emperador Akbar jugaba al parchís usando como fichas a jóvenes esclavas en uno de los patios de su palacio, el jardín de Parchisi, al que se llega atravesando el Panch Mahal.

La sala de audiencias privadas, Diwan-i-Khas

Después de sorprendernos con un kiosco en la planta superior del Panch Mahal, encontrarnos con cuatro de ellos –uno en cada esquina– en el Diwan-i-Khas, la sala de audiencias privadas, era casi esperado.

En este edificio, el emperador Akbar se reunía con sus consejeros y la forma en la que lo hacía era, cuanto menos, curiosa. Una columna que gana anchura conforme asciende se encuentra en el centro del edificio. En lo alto se sentaba el emperador y desde allí salían cuatro puentes, uno a cada esquina del edificio, donde se sentaban los consejeros. No sólo mantenían el equilibrio de gobierno… ¡también el físico! Sí, porque la altura en la que se sentaban uno y otros no es poca.

India Fatehpur Sikri Diwan-i-Khas

Más edificios civiles que ver en Fatehpur Sikri

Tras maravillarnos con estos edificios, todavía nos quedaba unos cuantos más.

El Tesoro y el Kiosco del astrólogo, con decoración de estilo jainista en sus entradas: monstruos marinos en el Tesoro y tallas con formas de serpiente en el Kiosco del astrólogo.

India Fatehpur Sikri Kiosco Astrologo

La sala de audiencias públicas, Diwan-i-Am, donde el emperador administraba justicia “sin severidad ni mala voluntad”… o eso pone en la inscripción.

La piscina ornamental Anup Talao, con una plataforma central comunicada con el patio por cuatro puentes como en el Diwan-i-Khas.

India Fatehpur Sikri Anup Talao

El Rumi Sultana, con tallas en los techos y paredes.

El Khawabgah, la casa de los sueños, parecido al Panch Mahal aunque de sólo dos plantas. Eran los aposentos del emperador con vistas a la piscina y al que es posible acceder y subir.

India Fatehpur Sikri Anup Talao Khawabgah

El Haramsara, del que se desconoce si se utilizaba como establo para caballos, camellos y elefantes o como alojamiento del servicio.

¿Sabías que…?


A pesar de la belleza indiscutible de los palacios de Fatehpur Sikri, es posible que seas tú el que se convierta en el centro de atención de los turistas indios. No serán pocos los que te pidan hacerse una foto contigo. Sí, contigo. No contigo y el palacio. Sólo contigo. Prepárate para ser la atracción por un rato… como en toda India.

Cómo llegar a Fatehpur Sikri

Nosotros llegamos a Fatehpur Sikri casi por casualidad. Me explico: queríamos visitar la antigua capital del imperio mogol, pero pensábamos que el tren en el que viajábamos no pararía allí. Íbamos desde Sawai Madhopur –Ranthambore, la casa del tigre de Bengala– hasta Agra. Nuestra idea era que, una vez en Agra, tendríamos que buscar un autobús que nos llevara a Fatehpur Sikri. Hasta que, en una de las muchas paradas del tren, vimos que estábamos en la estación de Fatehpur Sikri ¡y decidimos bajar! Así que sí, se puede llegar en tren. Eso sí, no había rickshaws, ni nadie intentado vender nada, al menos cuando fuimos nosotros, lo que nos hizo pensar que no era la forma habitual de llegar.

India Fatehpur Sikri Rumi Sultana

La salida de la ciudad fue como teníamos pensado inicialmente: en bus hacia Agra. Más cómodo que en tren, porque la estación de tren está en la parte baja y la subida hasta la zona monumental se las trae, mientras que la parada del autobús está muy cerca del palacio y no hay cuesta que castigue las piernas.

Lo malo es que la frecuencia y el cumplimiento de horarios no son su fuerte. Atento porque es probable que tengas que ir a la “otra estación” que no es otra cosa que un punto en la carretera que une Fatehpur Sikri con Agra en el que paran los autobuses. No seríamos capaces de decir dónde estaba ni aunque nos fuera la vida en ello… nosotros montamos en un tuc tuc que nos llevó hasta allí.

India Fatehpur Sikri Palacio Jodh Bai

La ciudad victoriosa ha vuelto a la vida con la llegada de las tuberías de agua corriente y de turistas. No dejes de incluir Fatehpur Sikri en tu recorrido por India.

¿Te quieres ir de viaje a Fatehpur Sikri? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Delhi aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Fatehpur Sikri aquí.
  • Alquila el coche al mejor precio en India aquí.
  • Las mejores guías de India aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *