EuropaFranciaNormandía

La visita a la abadía de Mont Saint-Michel

  

La imagen de la roca surgiendo en mitad de la bahía con su torre dominándola en lo alto será la que te convenza a viajar a Mont Saint-Michel. Pero esa postal tomada desde lejos estaría vacía si no te acercaras a visitar la abadía de Mont Saint-Michel y a conocer sus entrañas. Es posible que tu idea fuera llegar hasta allí, pasear un poco por el pueblo/roca y marcharte… ¡Error! La abadía es una autentica maravilla, más allá de que uno de sus edificios se llame justo así, La Maravilla.

Francia Normandia Mont Saint-Michel Prado Salto

¿Te imaginas visitar un edificio que no ha dejado de evolucionar desde hace 1.300 años? Incluso había partes en obras cuando fuimos nosotros… los trabajos no acaban nunca en la abadía de Mont Saint-Michel. Cuando te des cuenta de su tamaño, que nunca imaginarías desde fuera, no te extrañará.

Acompáñanos a recorrer uno de los iconos más reconocidos de Francia en el mundo, y no te quedes fuera.

El origen de la abadía de Mont Saint-Michel en lo alto de la roca

En el siglo VIII, el mismísimo arcángel San Miguel se le habría aparecido al obispo de Avranches para pedirle que construyera un santuario en el islote rocoso llamado Mont-Tombe en su honor. Hasta aquí no hay mucha diferencia con los orígenes de otras construcciones religiosas. Lo “curioso” es que el arcángel tuvo que aparecerse nada menos que tres veces al obispo –que después se convertiría en saint Aubert– hasta que consiguió que le hiciera caso.

¿A la tercera va la vencida? Bueno, más que la insistencia, que tampoco fue poca, el futuro saint Aubert quedó convencido cuando San Miguel tocó su cabeza con el dedo y le provocó un agujero en el cráneo… Es que uno no debería ningunear al jefe de la milicia celeste.

Francia Normandia Abadia Mont Saint-Michel Aubert Leyenda Origen

Más allá del miedo que debió sentir saint Aubert, el arcángel San Miguel era considerado el guía de los muertos y quien examinará las almas el día del juicio final –se le representa con una balanza, además de con la espada–. Si tu futuro “examinador” te pide un santuario, tú lo construyes y listo.

La historia de la abadía de Mont Saint-Michel

Desde ese lejano 709 –cuando se consagró la primera iglesia– hasta hoy, la abadía de Mont Saint-Michel no ha hecho más que crecer tanto físicamente como en importancia.

Francia Normandia Abadia Mont Saint-Michel Cripta

En el siglo X una comunidad benedictina se estableció en la roca y construyó tres capillas. En el XII, una iglesia románica sobre una de las capillas. La comunidad siguió creciendo, llegando a reunir unos 60 monjes, y se construyeron las primeras casas en la base de la roca: así nació el pueblo de Mont Saint-Michel. Bastión inexpugnable durante la guerra de los Cien Años, sus murallas y fortificaciones, añadidas a los edificios religiosos, la convirtieron en un ejemplo de arquitectura militar. En los siglos XVII y XVIII se construyó la abadía gótica con arbotantes que vemos hoy en día. En el siglo XX, el derrumbamiento de un edificio obligó a que se construyeran los contrafuertes que “completan” la roca para crear la imagen que tenemos hoy en día.

Francia Normandia Abadia Mont Saint-Michel Iglesia Contrafuertes

Tras la Revolución Francesa, cuando los benedictinos habían abandonado la abadía, fue convertida en cárcel. La prisión se mantuvo hasta mediados del siglo XIX. Momento en que comenzaron a llegar los primeros “turistas”: escritores y pintores románticos atraídos, como todos lo seguimos estando hoy en día, por la silueta de la isla, sus mareas y su arquitectura imposible.

Una curiosidad: Mont Saint-Michel, el símbolo normando por excelencia, fue Bretaña durante poco menos de 60 años. El rey Salomón de Bretaña ayudó a Carlos el Calvo a defenderse de los vikingos en el siglo IX y, a cambio, se quedó con esta parte de Normandía entre el año 867 y el año 933. Todavía hoy, a pesar de que la “historia bretona” de Mont Saint-Michel haya sido muy breve, muchos bretones la sienten como suya y en los mapas de Bretaña verás casi siempre incluida la isla normanda.

Francia Normandia Abadia Mont Saint-Michel Iglesia Torre Cielo

La enorme abadía de Mont Saint-Michel: tres plantas y veinte salas

Si, como nosotros antes de visitarla, crees que la abadía de Mont Saint-Michel es sólo el edificio en la parte superior de la isla, con la iglesia y su torre sobre la que se sitúa la estatua del arcángel, estás muy equivocado.

Nada más cruzar la muralla y entrar al pueblo, los carteles dan una pista: tres plantas y veinte salas. La prueba definitiva, más allá de la propia visita, aparece al llegar a la entrada. Está poco más arriba de los tejados de los primeros edificios. ¿Tan abajo? Sí. Eso significa que, desde ahí hasta la punta de la espada de la estatua, todo es abadía de Mont Saint-Michel.

La terraza oeste, la iglesia abacial y la estatua del arcángel San Miguel

La abadía también tenía su propia fortificación más allá de la del pueblo, de ahí que lo primero que te encontrarás en la visita será la sala de los Guardias. Hoy también hay guardias, pero sólo vigilan que pagues tu entrada… Una vez atravesada la sala, se sube por la escalera del Grand Degré hasta la terraza oeste. Estás frente a la iglesia abacial, de hecho, encima del espacio que ocupaba la primitiva iglesia de Mont Saint-Michel hasta que esa parte desapareció en un incendio en el siglo XVIII. Se decidió no reconstruir el atrio y los tres primeros tramos de la nave dejando un espacio abierto.

Francia Normandia Mont Saint-Michel Abadia Sombra

Nos tomamos nuestro tiempo para admirar con calma el paisaje que envuelve la abadía: la bahía, el río Cousnon, los islotes rocosos que rodean Mont Saint-Michel… También es posible, los días despejados y no fue el caso, ver las islas Chausey de donde se extrajo el granito para la construcción de la abadía.

Ahora, gira sobre ti mismo y saluda al arcángel. Te contestará desde sus nada menos que 4,5 metros de altura y 410 kilos de cobre dorado. Frente a la abadía, la estatua es prácticamente una jovenzuela. La torre se construyó en 1897 y fue entonces cuando se colocó la imagen.

Francia Normandia Abadia Mont Saint-Michel Terraza Oeste Vista Iglesia

La iglesia, restaurada tras el incendio y con partes de los siglos XI al XIX, ya sería razón suficiente para visitar la abadía, pero guarda todavía tu asombro…

Francia Normandia Abadia Mont Saint-Michel Iglesia Capitel

La torre y el paseo por los arbotantes de la iglesia abacial

Si hay posibilidad de subir, ¿cómo no hacerlo? La visita a la torre de la iglesia abacial no forma parte de la entrada normal, ni de las visitas guiadas –las que ahí se denominan visites-conférences– pero se puede reservar como visita privada –unos 150 € por grupo de hasta 15 personas–.

Francia Normandia Abadia Mont Saint-Michel Iglesia Torre Bahia

La vista desde lo alto de la torre nos dejó con la mandíbula desencajada. Las personas que paseaban por las calles del pueblo nos parecían pequeños muñecos y los autobuses coches de juguete.

Francia Normandia Abadia Mont Saint-Michel Iglesia Torre Maravilla

Fue entonces cuando empezamos a hacernos una idea de la altura que tiene la abadía de Mont Saint-Michel y eso que todavía desde ahí quedan el final de la torre y la propia estatua del arcángel para llegar hasta la cima. Por cierto, una curiosidad: además de “decorativa”, la estatua funciona como pararrayos.

Francia Normandia Abadia Mont Saint-Michel Iglesia Torre Ojo Pez

Un poco más abajo, caminamos entre los arbotantes de la iglesia. Por un momento nos sentimos trasladados a la azotea del Duomo de Milán. Los detalles labrados en la piedra en zonas a las que nadie accedería nunca dejan de sorprendernos.

Francia Normandia Abadia Mont Saint-Michel Iglesia Gargola

La Maravilla de Mont Saint-Michel

Que uno de los edificios de la abadía de Mont Saint-Michel se conozca como La Maravilla dice mucho de él. Con sus tres pisos, se trata de un verdadero rascacielos gótico. En su interior tres refectorios, un claustro –a cielo abierto en la última planta–, una sala de estudio con scriptorium, la despensa, salas de huéspedes nobles y de peregrinos…

Francia Normandia Mont Saint-Michel Abadia Refectorio

Una ciudad dentro de la abadía, que además servía de vía de comunicación entre sus distintas plantas y salas. La organización de los espacios era muy clara: la última planta estaba reservada a los monjes, la segunda a los huéspedes de alta alcurnia –incluso reyes han pasado por ellas– y la más baja a los peregrinos sin recursos y trabajadores. Eso de que somos iguales a los ojos del Señor como que no…

Francia Normandia Abadia Mont Saint-Michel Sala Huespedes Nobles

Atento a las chimeneas del refectorio de los huéspedes importantes: ¡tienen nada menos que 2,5 metros¡ ¡Imagina qué barbacoas tenían que montar ahí! Y sí, lo hacían.

Las criptas y capillas de la abadía

Las criptas son las partes más antiguas de la construcción, el origen de todo. La cripta de San Martín, por ejemplo, se construyó en el año 1000 con muros de 3 metros de grosor. Así son todas: superlativas. De los 3 metros de espesor de los muros de la cripta de San Martín a los 5,2 metros de los pilares de la, ojo a la imaginación, cripta de los gruesos pilares.

Francia Normandia Abadia Mont Saint-Michel Cripta Pilares Gruesos

La de San Esteban servía como capilla de los muertos y era el osario de los monjes. Otro osario estaba en la sala inmediatamente anterior que, durante el pasado como prisión de Mont Saint-Michel, fue ocupada por una enorme rueda. La rueda hacía las veces de “motor” de ascensor: los presos caminaban en su interior y la cuerda subía los alimentos y otros artículos necesarios para el funcionamiento de la cárcel. Un aperitivo de lo que encontraríamos después en los monasterios de Meteora. No puedes ponerte a andar en ella, pero se puede ver todavía en su lugar original.

Francia Normandia Abadia Mont Saint-Michel Rueda Prision

Sí, no habrás dejado de subir y bajar escaleras, de ir de norte a sur y de este a oeste, de pasar de un siglo a otro… un verdadero laberinto en el que los monjes debían perderse de vez en cuando. Incluso los guías, como nos contó la nuestra, necesitan unas semanas para orientarse.

Francia Normandia Abadia Mont Saint-Michel Pasillo

La “imposible” arquitectura de la abadía de Mont Saint-Michel

¿Cómo se pudo construir una iglesia del tamaño de la que hubo –hoy más pequeña tras el incendio– en lo alto de un monte? Con imaginación y con unas cuantas soluciones arquitectónicas avanzadas para la época.

Lo primero que fue necesario era crear el espacio en la cima. Allanar la roca cortando la cima no era una opción, ¿qué habría pensado el jefe de las milicias celestiales si le hubieran rebajado la altura al lugar por él designado? Después del agujero en el cráneo, cualquiera se la jugaba. La solución fue construir las criptas. Bueno, hoy en día criptas, antes capillas. Estas capillas, construidas alrededor de la cima, crearon la superficie plana perfecta para construir sobre ellas la iglesia.

Francia Normandia Abadia Mont Saint-Michel Cripta

El segundo problema era el propio espacio. Cuando la comunidad fue creciendo y necesitando más salas, no había más superficie de roca en la que construir. La solución: construir en altura. Pero, para que no se hundiera, las plantas debían ser cada vez más ligeras –ojo a las columnas cruzadas, únicas en Francia, recordando al jardín del Edén en el claustro de La Maravilla–.

Francia Normandia Mont Saint-Michel Abadia Claustro

De la necesidad virtud, nunca mejor dicho. La falta de espacio ha inspirado uno de los edificios más singulares y bellos que podrás visitar.

Visitas guiadas en Mont Saint-Michel

Por si todavía no te has convencido, te lo decimos: lo mejor que puedes hacer es visitar la abadía de Mont Saint-Michel con un guía para, además de conocer más de la historia y de la arquitectura, no perderte. Y conocer curiosidades como la forma de comunicarse de los monjes, que hacían voto de silencio; ubicar las letrinas; o descubrir las flores de lis y los castillos en el suelo original de terracota en honor a la reina de Castilla y acceder a salas que no están incluidas en la visita estándar.

Francia Normandia Abadia Mont Saint-Michel Iglesia Gargola

Vale. Exageramos. Es prácticamente imposible perderse porque el recorrido está muy bien indicado, pero créenos cuando decimos que hubo momentos en que no sabíamos donde estábamos. Y debe ser algo normal, de hecho Claire, nuestra guía, nos preguntaba de vez en cuando si sabíamos qué teníamos encima… ¡Y no siempre acertábamos!

Francia Normandia Abadia Mont Saint-Michel Escaleras

Información práctica para la visita a la abadía de Mont Saint-Michel

La abadía de Mont Saint-Michel abre todos los días del año excepto el 1 de enero, el 1 de mayo y el 25 de diciembre. Su horario es de 9.00 a 19.00 de mayo a agosto y de 9.30 a 18.00 de septiembre a abril. Ten en cuenta que la taquilla cierra una hora antes… y que con una hora no tendrás tiempo para verlo todo como se debe. Ojo, en periodos de marea excepcionalmente alta se corta el acceso al monte y, por tanto, a la abadía.

Francia Normandia Abadia Mont Saint-Michel Estatua Arcangel

El precio de la entrada completa es de 10 €, hay entrada reducida y el acceso es gratuito para ciudadanos de la Unión Europea menores de 26 años. La visita conference, una visita guiada en la que se accede a lugares cerrados al público, tiene un precio de 13 € –hay que confirmar el idioma–.

También se pueden hacer visitas privadas con acceso a la torre de la abadía y a la zona de contrafuertes o, incluso, nocturnas. Para saber los precios y disponibilidad es necesario contactar con Monumentos Nacionales desde la web oficial.

Francia Normandia Abadia Mont Saint-Michel Iglesia Abside

No dejes de visitarla, la abadía de Mont Saint-Michel impresiona tanto desde dentro como desde fuera. ¿Te lo vas a perder?

¿Quieres visitar la abadía de Mont Saint-Michel? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Rennes aquí o a París aquí.
  • Alquila el coche en Francia al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Las mejores guías de Francia aquí.
  • Contrata tu tour guiado en Francia aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *