5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

¿Monjas y art nouveau? El jardín de invierno de las ursulinas en Malinas

Ya recomendamos, entre las cosas que ver en Malinas, el jardín de invierno de las ursulinaswintertuin ursulinen en flamenco–, en las afueras de la ciudad y parte del colegio Onze-Lieve-Vrouw-Waver. Pero este rincón art nouveau de Flandes, en Bélgica, nos gustó tanto que teníamos que dedicarle más espacio y ¡aquí está!

“La maravilla inesperada”. Lo leímos en un folleto de la oficina de turismo de Malinas que hablaba de un sitio del que nunca habíamos escuchado: el wintertuin. Además de las fotos, casi nos atrajo más el concepto de “jardín de invierno” –ése el es significado de la palabra flamenca wintertuin–. “Maravilla inesperada” sonaba genial pero también a topicazo. Todo se describe como “maravilloso” y cada vez tenemos menos capacidad para sorprendernos con algo “inesperado”… Pero pronto descubriríamos que no, que ese claim publicitario era, en realidad, una descripción fiel de un sitio que no se podría describir mejor.

Belgica Flandes Malinas Winter Garden Modernismo

Al fin y al cabo, ¿quién esperaría encontrarse con una obra maestra del art nouveau en la periferia de una pequeña ciudad belga dentro de un antiguo internado de monjas? El art nouveau era cosa de la burguesía de las grandes ciudades –la ruta del art nouveau en Bruselas lo demuestra– y no de la campiña flamenca. Pero estas monjas eran muy modernas…

El wintertuin, el jardín de invierno del colegio de las hermanas ursulinas Onze-Lieve-Vrouw-Waver en Malinas

Justamente en el medio de la campiña flamenca, a unos 10 km de la catedral de Malinas, fue donde las monjas ursulinas fundaron, en 1841, el internado de Onze-Lieve-Vrouw-Waver. Ése es el nombre que se le da hoy en flamenco, pero en el internado se daba clase exclusivamente en francés, el idioma reservado a la clase alta de la época. Y es que esta escuela no era para cualquiera: sólo los padres más adinerados –nobles, industriales o diplomáticos– podían permitirse confiar la educación de sus niñas a las hermanas ursulinas.

Flandes Malinas Onze-Lieve-Vrouw-Waver Wintertuin Lampara

Los ricos no escaseaban: en el año 1900, cuando las monjas mandaron construir el wintertuin, en el internado había más de 600 estudiantes de todos los rincones del mundo, Australia incluida. Las niñas no salían nunca de la escuela, eran los padres quienes iban a verlas durante las vacaciones de verano o en otras épocas del año. Así que se necesitaban espacios comunes para verse y charlar. Para ello nació el wintertuin. El art nouveau fue el estilo elegido porque era el que más en boga estaba en ese momento y con el que a esos padres adinerados les habría gustado encontrarse.

Eso nos contaba el guía mientras, cada vez más expectantes, nos dirigíamos hacia el jardín de invierno. Y, por fin, entramos en ese espacio inundado por los colores y la luz. Era una estancia relativamente pequeña, totalmente cubierta por una bóveda de cristal policromado. El día luminoso de verano creaba un ambiente único, pero el guía nos contó que, incluso en los días más grises del invierno, ahí parecía estar en pleno verano. Estuvimos observando boquiabiertos todos los dibujos de los cristales, dibujos típicos del art nouveau que representaban los momentos de la jornada y la naturaleza: flores y plantas de todo tipo, de palmeras a helechos. El objetivo de las monjas estaba conseguido: deslumbrar y transportar por un momento a cualquiera que entrara a un lugar en medio de la naturaleza. La decoración también ayuda, claro: muebles art nouveau –también originales– y plantas, ¡de las de verdad!

Flandes Malinas Onze-Lieve-Vrouw-Waver Wintertuin Boveda

En 1914, durante la primera guerra mundial, la escuela tuvo la mala suerte de encontrarse en la línea de fuego contra los alemanes. Curiosamente, fue bombardeada por los mismos belgas y no quedó casi nada. En la segunda guerra mundial fue un poco mejor y “sólo” cayó una bomba que dañó una nave de la iglesia. A pesar de todo, el jardín de invierno, se salvó milagrosamente: el 60% de sus cristales es original. Bueno, “milagrosamente” y porque las monjas lo movieron a otro sitio: ¡modernas e ingeniosas! Eso sí, hoy ha vuelto a su posición original.

Flandes Malinas Onze-Lieve-Vrouw-Waver Wintertuin Ventanas

Por cierto, si te preguntas quién fue el arquitecto del jardín de invierno… ¡es un misterio!

Las otras sorpresas de las ursulinas en el colegio Onze-Lieve-Vrouw-Waver

El Onze-Lieve-Vrouw-Waver no es sólo el jardín de invierno, de hecho es sólo una pequeña parte del enorme edificio de… ¡100.000 metros cuadrados! Y se puede visitar muchas más estancias.

Flandes Malinas Onze-Lieve-Vrouw-Waver Pasillo Colegio

Es cierto que en 1914 la mayoría del edificio quedó destrozada, pero en los años ‘20 las hermanas ursulinas volvieron a levantarlo. Ninguna de las niñas había resultado herida, ya que se habían ido antes del conflicto, y, tras la reconstrucción, llegó a tener más de 800 estudiantes que, eso sí, ya recibían clases en flamenco. Lo que se visita hoy es, en su mayoría, de ésa época. Y no creas que se reconstruyó de manera más sobria, ¡a las monjas le gustaba lo chic! Fíjate en todos los detalles, porque las ursulinas no dejaban de pensar ni en uno. Desde las enormes arañas hasta las macetas de los años ‘40 con relieves de ángeles que parecen bailarines de charlestón con su típico corte de pelo. ¡Quién diría que fueron unas monjas las que las encargaron!

Flandes Malinas Onze-Lieve-Vrouw-Waver Pasillo Imperial

Flandes Malinas Onze-Lieve-Vrouw-Waver Macetas Angel Charleston

Prepárate a caminar mucho y recorrer pasillos larguísimos pero, no te preocupes, hay premio: las estancias que visitarás, de estilos muy diferentes entre ellas, del estilo imperio al art nouveau pasando por el art decó. Algunas de ellas son la iglesia del convento, de estilo neo-gótico; el oratorio, que antes era una capilla y ahora se utiliza como sala de conciertos; la escalera de honor monumental, que no lleva a ningún lado y sólo se utilizaba para las fotos; el pasillo del Imperio, con sus «macetas charlestón»; el museo de la escuela, un pequeño museo de ciencias naturales; o los dos refectorios, el que usaban las niñas y el que se usaba para los visitantes, con sus ventanas art decó, en el que cabían 144 personas, lo cual da una idea de cuántos podía haber.

Flandes Malinas Onze-Lieve-Vrouw-Waver Escalera

Pero la sala que nos sorprendió más es la galería de pianos de 1895. Una galería larguísima a cuyos lados se abren 35 pequeñas habitaciones, cada una con su piano. Sí, las niñas también aprendían música y otros tipo de artes.

Flandes Malinas Onze-Lieve-Vrouw-Waver Galeria Pianos

Visitar el jardín de invierno de Malinas: horarios y precios

El internado cerró en los años ‘70 y ahora el edificio acoge una escuela pública, el Sint-Ursula Instituut, con más de 1.000 estudiantes. Las monjas eran sus únicas dueñas hasta hace pocos años, ahora sigue siendo en parte de ellas, otra parte es del obispado y otra del estado. Siendo una escuela, entre semana no se pueden hacer visitas turísticas. Hay visitas guiadas de unas dos horas de duración una vez al día los domingos, desde finales de marzo a finales de octubre, a cargo de la vzw, que se encarga de mantener y mostrar el patrimonio del edificio. El precio es de 10 €. Hay información actualizada en la página oficial de turismo de Malinas en español, mientras que la página del wintertuin está sólo en flamenco.

Flandes Malinas Onze-Lieve-Vrouw-Waver Refectorio

Dónde está y cómo llegar al jardín de invierno, wintertuin, de Malinas

El instituto de las ursulinas, Sint-Ursula Instituut, se encuentra en el pueblo de Sint-Katelijne-Waver, en la Boostraat 9, a unos 10 km del centro de Malinas. Si quieres llegar en transporte público, puedes hacerlo con los autobuses 510 ó 511 desde la estación de tren de Malinas. Se tarda un cuarto de hora pero los autobuses pasan cada media hora, así que hay que mirar los horarios antes. Aquí tienes el link de Google Maps para ver cómo llegar. En taxi también se tarda un cuarto de hora más o menos.

Flandes Malinas Onze-Lieve-Vrouw-Waver Oratorio

El lema del internado era “On y revient toujours”, “volveremos siempre”, y parece que es acertado también para los visitantes…

¿Quieres viajar a Malinas por tu cuenta? Aquí te ayudamos a hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Bélgica aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Malinas Malinas o compara entre varios portales de alojamientos aquí.
  • Alquila el coche en Bélgica al mejor precio comparando entre varias compañías con rentalcars.
  • Hazte con las mejores guías de Bélgica aquí.
  • Contrata tu tour guiado en Bélgica aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios