BélgicaEuropaFlandesMalinas

La Manufactura Real De Wit, los tapices flamencos se conservan en Malinas

  

Las anodinas paredes de piedra de los castillos y palacios medievales pedían a gritos ser cubiertas. La humedad y el frío, junto con una intención artística y decorativa, eran los principales motivos para colgar algo de ellas. ¿Algo? Sí. Pero no cualquier cosa: tapices. Auténticas obras de arte creadas por los grandes maestros de la época. Obras de arte que, más adelante, en los siglos XVI y XVII, llevarían el sello de calidad de Flandes a toda Europa –un museo de tapices es, sin duda, una de las cosas que ver en Malinas–.

Flandes Malinas Manufactura Real De Wit Museo Sala

Los tiempos han cambiado: ya no hay fríos castillos con paredes que calentar y Flandes ya no es el centro europeo de producción de tapices. Tanto es así que no se teje un tapiz nuevo en la Manufactura Real De Wit de Malinas desde hace más de 20 años. No se reciben pedidos. Hoy en día, además de comprarlos y venderlos, sólo se limpian, se restauran y se conservan tapices históricos, De Wit es una institución entre los museos y coleccionista para eso.

La visita a la Manufactura Real De Wit en Malinas es un tres por uno, que el dos por uno se queda corto. Además de admirar tapices históricos y conocer el proceso de fabricación y de conservación, se visita un edificio del siglo XV y, si tu presupuesto lo permite, también puedes comprar uno para colgar de tu casa.

Los antiguos tapices flamencos

Seguro que, visitando algún palacio, te has encontrado con tapices flamencos. Cinco eran los grandes centros de producción de tapices en la actual Bélgica: Bruselas, Tournai en Valonia y Amberes, Oudenaarde y Brujas en Flandes.

Flandes Malinas Manufactura Real De Wit Museo Detalle

La afición flamenca a los tapices era tal, que se dice que Carlos I de España y V de Alemania viajaba con 96 tapices con los que decoraba los palacios en que se alojaba. Bueno, “se dice”, en realidad nos lo dijo nuestro guía en la visita a De Wit… Nos contó esa curiosidad y muchas otras historias, además de explicar los tapices que, como los cuadros, siempre tienen más capas de información.

Si estás pensando en la Real Fábrica de Tapices de Madrid y en los diseños de Goya, acabas de dar un salto de unos siglos… Los tapices flamencos son el origen.

El fin y la reintroducción del tapiz en Flandes

Con la Revolución Francesa llegó la invasión de Bélgica y la eliminación del estilo de vida de la aristocracia, por lo tanto, para los revolucionarios, “malo”. Esa “limpieza” se llevó por delante las fábricas de tapices y hasta el mismo arte de su fabricación. Lo curioso es que, a pesar de desterrar la fabricación de tapices en Bélgica, los franceses sí que mantuvieron la tradición y el conocimiento en su país. De hecho, fueron unos hermanos franceses, los Branquenie, los que devolvieron los tapices a Flandes. Abrieron una gran manufactura en Malinas en 1860.

Flandes Malinas Manufactura Real De Wit Museo Telar

La familia De Wit y los tapices flamencos

Fue en esa manufactura donde aprendió Teo De Wit que abrió la suya, también en Malinas, en 1889 –casi treinta años aprendiendo el oficio–. Desde entonces hasta hoy, cuatro generaciones de De Wit han estado al mando de la Real Manufactura De Wit. Y, según nos contó nuestro guía, la quinta generación ya está preparada.

Flandes Malinas Manufactura Real De Wit Sello

El edificio de la Manufactura Real De Wit en Malinas: un refugio medieval

A pesar de haber fundado su manufactura en 1889, De Wit no llegó hasta 1986 a su actual ubicación. Ubicación con cientos de años de historia. El edificio, de finales del siglo XV, era el refugio de los monjes norbertinos, la “Orden de Canónigos Premostratenses”, que tenía su abadía en Tongerlo, cerca de Amberes.

Flandes Malinas Manufactura Real De Wit Refugio

En esa época, los bandidos, las epidemias, los soldados rebeldes… representaban un peligro para los monjes que viajaban hasta Malinas, por ejemplo a visitar al obispo. Aquí, protegidos por las murallas de la ciudad, los monjes se alojaban.

La Revolución Francesa, además de la técnica del tapiz, también acabó con los refugios de monjes. Éste, en concreto, se transformó en cuartel militar. Más tarde, se convirtió en museo religioso durante 30 años. No te asustes por la cantidad de losas sepulcrales del jardín, son piezas de ese museo, no hay cuerpos debajo.

¿Sabías que…?


Las flores y plantas del jardín estilo renacentista del edificio fueron elegidas porque se pueden encontrar en los diseños de los tapices clásicos de la firma.

Flandes Malinas Manufactura Real De Wit Jardin

Visitando la tienda museo De Wit

La primera cosa que nos sorprendió nada más entrar en el edificio fue un gigantesco tapiz de unos 40 metros cuadrados. En realidad, nos impactó más el dato que nos dio el guía al verlo: un metro cuadrado de tapiz suele tener un peso de 1,2 kg… Echa cuentas de lo que está colgado de esa pared.

Flandes Malinas Manufactura Real De Wit Museo Firma

La firma expone en el edificio unos 25 tapices pero los va rotando, tiene más en sus almacenes. El más antiguo de los que vimos nosotros databa de 1420… y mantenía sus colores. Las explicaciones sobre los materiales –la lana, que atrapa la luz, y la seda, que la refleja, o el oro y la plata, por los que muchos tapices fueron quemados durante la Revolución Francesa–; las distintas firmas –además del nombre del taller también suele aparecer el de la ciudad–; los tipos de telares –horizontal o de bajo lizo, el más popular en Flandes, y vertical o de alto lizo, sólo usado en Brujas–… nos hicieron sentirnos en una master class más que en un museo.

Flandes Malinas Manufactura Real De Wit Museo Firma Brujas

Lo que llegamos a aprender. Eso sí, todo teórico. Porque, aunque asistimos a una demostración de telar de bajo lizo, nos pareció algo completamente fuera de nuestro alcance.

¿Sabías que…?


Los tapices se solían hacer en series de varios que contaban un hecho histórico, un tema mitológico o una vida. En De Wit vimos el noveno de la serie de diez de la vida de Ciro, el fundador del Imperio Persa en el siglo VI a.C.

Cuando una serie se vendía bien, se replicaba muchas veces, aunque cambiando un poco los diseños según el gusto del comprador. En España hay una serie completa de la vida de Ciro: 5 en La Granja, 1 en Aranjuez y 4 en el Palacio Real.

Por cierto, como curiosidad, un maestro es capaz de tejer la superficie de una mano con dedos abiertos en un día. Un metro cuadrado en seis semanas. Ahora entenderás el precio de los tapices –además de los materiales–. Eso sí, es posible que más de una persona trabaje al mismo tiempo, en el mismo telar, sobre un tapiz.

Flandes Malinas Manufactura Real De Wit Museo Demostracion

Tapices contemporáneos en De Wit

En las plantas superiores, además de los talleres donde se trabaja con los tapices históricos, hay una muestra de tapices tejidos en el siglo XX. Desde “Procession des pénitents de Furnes”, de 1937 para la Exposición Universal de París, hasta otros casi abstractos.

Flandes Malinas Manufactura Real De Wit Museo Procession Penitents Furnes

No te puedes perder el precioso juego de tonos de las lanas de la pared del taller. Eso sí, como los tapices, es sólo decorativo. Nuestro guía nos explicó que esas madejas de lana llevan ahí entre 20 y 30 años y que no se pueden usar: el sol ha hecho que el color de la parte visible y el de la protegida sean completamente distintos.

Flandes Malinas Manufactura Real De Wit Museo Sala Conservacion

¿Sabes cómo se limpia un tapiz de siglos de antigûedad?

Ya he dicho que, en De Wit, principalmente se conservan y limpian tapices históricos. El final del tour guiado nos llevó a la zona de limpieza. ¿Te has planteado alguna vez cómo limpiar un tapiz de más de trescientos años y casi cuarenta metros cuadrados?

Flandes Malinas Manufactura Real De Wit Museo Desvan Contemporaneos

Una habitación entera es el “túnel de lavado”. El tapiz se extiende en el suelo y se vaporiza una solución de agua jabonosa. El suelo está formado por un sistema de aspiración que, obviamente, aspira el agua atravesando el tapiz. Después de dos horas, el agua queda cristalina y llega el secado. Toallas, papel secante, aspiradores a toda potencia… un arte que han desarrollado tanto como el de la propia fabricación de tapices.

Información práctica

A pesar de que la Manufactura Real De Wit de Malinas no es un museo como tal –es un taller en el que se sigue trabajando–, es posible visitarlo los sábados. Sí, los sábados y sólo los sábados a las 10:30. Excepto durante el mes de julio, entre Navidad y Año Nuevo y festivos, que permanece cerrado al público.

Flandes Malinas Manufactura Real De Wit Museo Desvan Contemporaneos

Lo bueno, a pesar de que abren tan poco, es que no hace falta reservar. Lo malo, que los tours son siempre en flamenco y otro idioma –inglés, francés, alemán, italiano o español, según los asistentes y los idiomas que hable el guía, claro–. La duración es de una hora y media, aproximadamente, y el precio de 8 €. No sabemos si te los descontarán si decides comprar uno de los tapices que tienen expuestos… nosotros no nos lanzamos al shopping.

Puedes encontrar más información en su página web oficial.

Flandes Malinas Manufactura Real De Wit Museo Entrada

La historia de los tapices sigue muy viva en Malinas por donde, antes o después, acaban pasando los tapices históricos del mundo para su mantenimiento en De Wit.

¿Quieres viajar a Malinas? Aquí te ayudamos a hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Bélgica aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Malinas aquí.
  • Alquila el coche en Bélgica al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Hazte con las mejores guías de Bélgica aquí.
  • Contrata tu tour guiado en Bélgica aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *