5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

9 razones para hacer turismo en Bután

Bután, el reino del dragón del trueno y el país con el mayor índice de felicidad del mundo no entraba en nuestros planes de visita. Como suele suceder, el viaje sin expectativas suele ser el mejor: acabamos haciendo turismo en Bután y descubrimos un país lleno de sorpresas y choques culturales.

Hay países de los que se conocen muchas cosas: sus monumentos, sus platos típicos, sus costumbres… Son países muy turísticos, conocidos en todo el mundo. Luego hay otros que, sin estar en zonas de subdesarrolladas ni de conflicto, apenas son visitados. Bután es de estos últimos: construyó su primer hotel en 1975 para hospedar a los invitados a la coronación del actual rey, antes las fronteras estaban cerradas, y el primer coche llegó al país en 1999. Eso sí, en 1972 había desarrollado el concepto de felicidad nacional bruta, que luego se haría famoso y le daría notoriedad a todo el país. Bután es apenas un bebé turísticamente hablando que mantiene sus costumbres desde siempre, casi aislado entre alguna de las montañas más altas del planeta. El reino del dragón del trueno no dejó en ningún momento de sorprendernos mientras los recorrimos con nuestro guía –el país no se puede visitar por libre y el gobierno se lleva una parte de cada tour–.

Butan Dochula Salto

Poco sabíamos de Bután antes de ir –el cierre de la frontera de China (Tibet) con Nepal tuvo la culpa del cambio de destino de última hora– y no pudimos disfrutar más conociéndolo sin ideas preconcebidas.

Butan Casas Campo

Aterrizar en uno de los aeropuertos más peligrosos del mundo

Las montañas que rodean la ciudad de Paro –de casi 5.500 metros de altura– convierten la maniobra de aproximación y el aterrizaje en el aeropuerto internacional de Paro en algo reservado para unos pocos pilotos en el mundo. El avión tiene que realizar una serie de giros –como si fuera un sacacorchos destapando un vino– desde el momento en que supera las montañas para llegar a los 2.235 msnm de la pista del aeropuerto considerado de los más complicados y peligrosos del mundo.

Butan Montañas Avion

Admirar los asombrosos paisajes del reino de Bután

Bután es un país rodeado de ocho miles. Las montañas más altas de la Tierra sirven de frontera natural a este pequeño reino haciendo que, mires hacia donde mires, siempre aparezca un pico nevado en el horizonte. Ríos de deshielo, puentes de madera, banderas de oración… y ni un sólo cartel de Coca-Cola, de McDonald’s o de concesionario de coches. ¿Cuánto tiempo tardarán en entrar los gigantes?

Butan Paro Casas Avion

Butan Dochula Banderas Oracion

Descubrir los coloridos templos de Bután: los dzongs

Los paisajes de Bután suelen estar “mejorados” con templos o dzongs –una mezcla entre fortaleza y templo budista que parece salido de la tierra–. Para nosotros, sin duda, el más espectacular es el nido del tigre, Taktshang, colgado en un acantilado de más de 700 metros de altura en las cercanías de Paro. Tanto es así, que lo incluimos entre nuestros 15 edificios religiosos favoritos. Otro de los templos mágicos de Bután es Dochula, con sus 108 estupas y su templo en lo alto de una colina.

Butan Nido del Tigre Taktshang

Los dzong tienen ese aire de castillo medieval europeo de las órdenes religiosas de caballería, salvando las distancias. En lugar de caballeros templarios, son monjes budistas con sus túnicas rojas los que ves caminar entre los edificios protegidos por las murallas, construidas para defenderse de las invasiones del gigante chino. Si recorrer Bután parece un viaje en el tiempo, los dzongs serían las máquinas que te llevan a otros siglos. Uno de los más grandes del país es el de Paro, Rinpung Dzong, donde se celebra el tsechu de Paro.

Butan Wangdiphodrang Dzong

Butan Thimphu Tashichho Dzong

Asistir a las fiestas típicas de Bután, los tsechus

Las fiestas en Bután se viven en 360 grados: no sólo se trata de los bailes y las actuaciones de los artistas, también de sorprenderse con el público que, en muchas ocasiones, es más impactante. Familias enteras vestidas con sus trajes tradicionales llegan hasta los patios de los dzongs para disfrutar de los tsechus, las fiestas religiosas. Abuelos jugando con los nietos, monjes ancianos riendo como niños con los payasos, niños monjes disfrutando rodeados de gente… Puede que sí sea el país con mayor índice de felicidad nacional bruta del mundo, al menos en sus festivales.

Butan Paro Tsechu Publico

Hacer que tu viaje coincida con una de estas fiestas es una obligación y no es demasiado difícil porque hay tsechus casi durante todo el año en el país.

Butan Paro Tsechu Bailes

Conocer las tradiciones que perviven en Bután: el traje típico

Si piensas que las familias visten sus trajes tradicionales sólo para ir a las fiestas, estás muy equivocado. En Bután el traje tradicional se sigue viendo por la calle todos los días. No sólo los guías turísticos, como reclamo, también los campesinos, los albañiles y cualquiera. No es raro ver a un grupo de hombres hablando en la calle todos con sus gho –una especie de bata hasta las rodillas–, o de mujeres con sus kira –un vestido largo hasta los tobillos–. Existe un código de vestimenta por el que los butaneses deben vestir sus trajes tradicionales en lugares públicos.

Butan Hombres Gho Traje Tradicional

Butan Mujeres Kira

Charlar con un butanés, nuestro guía Kuenzang

Nunca nos había pasado. Llegar a un destino y que personas relacionadas con el turismo y con estudios no conocieran, apenas, ni España ni Italia. ¿Cómo se te quedaría el cuerpo si te preguntaran si la pasta italiana es lo mismo que la pasta india? ¿India? Ni sabíamos que había una “pasta india”. Era Kuenzang, nuestro guía, el que nos preguntaba estas cosas cuando Sara le explicó que trabajaba en una empresa de pasta italiana. Pero eso fue sólo el principio: desde si era posible cruzarse con David Beckham –ya han pasado unos años– por la calle en Madrid, hasta qué iba a hacer con tantas fotos –y puedo asegurar que hice pocas–. De qué material estaban hechos nuestros muebles o si había fábricas de ropa y calzado en nuestros países fueron otras de las preguntas.

Butan Punakha Dzong Monjes

La vida en Bután es diferente. A pesar de contar con todos los canales que la televisión india ofrece –y son muchos– todavía tienen la ingenuidad de un país que se está abriendo al mundo. Seguramente en poco tiempo desaparecerá.

Butan Ninos Monjes

Cruzarse con el primer ministro del reino de Bután

Cuando todavía no nos habíamos repuesto de la pregunta de si podíamos cruzarnos con un futbolista famoso por la calle cualquier día, fuimos nosotros los que nos sorprendimos y entendimos todo.

Butan Punakha Dzong

Kuenzang nos había explicado que los trajes indicaban la posición de quien los vestía por el color de la tela del chal: el color amarillo está reservado para el rey, el naranja para sus ministros, el granate para los oficiales y el color crema para la gente normal. Subiendo al Simtokha Dzong, nos cruzamos con una comitiva con muchos chales naranjas. Uno de ellos se paró a charlar con nosotros, no uno cualquiera: el primer ministro de Bután –como descubrimos cuando se fue y después de que nuestro guía levantara la cara tras su reverencia–. ¿Quién podría sorprenderse después de eso de que Kuenzang esperara cruzarse con un jugador de fútbol?

Butan Paro Paisaje

Ver practicar el tiro con arco, deporte nacional de Bután

Ese mismo día vimos unos arqueros practicando en un parque. Se trataba de una conmemoración de las primeras elecciones democráticas del país. Como llamábamos más la atención nosotros con nuestra ropa occidental que los arqueros con sus gho, uno de ellos se nos acercó con curiosidad para charlar. Si por la mañana habíamos conocido al primer ministro, por la tarde charlamos con el jefe de su partido que era el que más aciertos llevaba en la competición. Nos explicó que el tiro con arco era el deporte nacional de Bután. Aunque se mantenía la tradición, en esto sí que se habían “abrazado” los tiempos modernos y casi nadie seguía tirando con el arco tradicional.

Butan Tiro Arco

¿Qué te parece viajar a un país en el que el fútbol o el baloncesto son deportes minoritarios? Tendrás que correr porque ya hasta los niños monjes juegan al fútbol. Piensa que, a pesar de ser el peor equipo del mundo para la FIFA, ya ha ganado un partido internacional.

Turismo gastronómico: la cocina típica de Bután

Con un volumen de turismo bajo –el número está controlado por el propio gobierno– todavía no han aparecido en Bután los restaurantes de comida rápida, las pizzerías o los kebabs –o, por lo menos, no lo habían hecho cuando fuimos nosotros–. Suena bien, pero es posible que, en algún momento del viaje, los eches de menos porque la comida butanesa es picante, mejor dicho es PICANTE. Al tercer día tuvimos que suplicar a Kuenzang que dijera en cocina que no le echaran picante a nada –y eso que a mí me gusta– porque ya no podíamos más. Pero, por lo visto, tocaron con un cuchillo con el que habían cortado el chile picante y Sara estuvo llorando, literalmente, durante media hora…

Butan Gastronomia

La base de la gastronomía de Bután son el arroz cocido y las patatas, con chile y otras especias. Destacan los momos, pequeñas bolas de masa rellenas de carne, normalmente de cerdo, o queso y los platos vegetarianos.

Butan Casas Campo

Bután fue la confirmación de que siempre hay algo que ver y de que nuestro lema “no tengo ningún sitio al que ir, así que iré a cualquier sitio” no puede ser más cierto. Eso sí, ahora tienes nueve motivos para ponerlo en tu lista y disfrutar de la felicidad del reino del dragón del trueno.

Aquí tienes nuestro itinerario por Nepal y Bután de 15 días

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10  Comentarios

  • Ximena
    2 abril, 2016 a las 02:23

    Excelente la pagina web para todos los que somo viajeros, los felicito.

    Queria preguntarles si es posible tener los datos del guia en Butan y las fechas de las fiestas nacionales.

    Muchas gracias

    • 21 abril, 2016 a las 11:03

      Hola Ximena y bienvenida al blog 🙂
      Más que los datos del guía, te podemos dar los datos de la agencia Bhutan Scenic Tours. Han pasado ya unos años y no sabemos si Kuenzang sigue trabajando allí (nos contó que quería ir a estudiar japonés en Katmandú y luego… quien sabe). Las fechas de los tsechus de 2016 las puedes ver en esta página.

  • claudio
    9 septiembre, 2017 a las 20:09

    Hola, me llamo Claudio y visité Bután en abril de 2017, que resumiendo ¡no lo recomiendo para nada! Resumo… lo venden como un país sagrado y con poco turismo y a llegar allí la ciudad de Paro parece la isla de Ibiza. Está plagado de hoteles y de tiendas de souvenirs super caras donde se puede regatear como en cualquier mercadillo. Para subir al templo en la base te alquilan burros y caballos, también carísimos, el camino al templo parecía una autopista llena de gente y eso que era temporada baja, los taxistas te intentan engañar tanto como pueden, ¡las calles secundarias llenas de colillas y preservativos usados! ¡En la capital solamente hay una calle principal que también está llena de tiendas de souvenirs y nada mas! En resumen, ¡creo que te cobran 250 euros diarios porque saben que no vas a volver nunca más! Si alguien quiere ver países budistas con una arquitectura espectacular que vaya a Japón o China. Cualquier duda doy más detalles. Un saludo.

    • 10 septiembre, 2017 a las 20:07

      Hola Claudio y bienvenido al blog,
      Nosotros estuvimos en Bután hace unos años pero, lo que nos cuentas, no se parece en nada ni a lo que encontramos nosotros ni a lo que nos ha dicho otra gente que ha estado hace poco tiempo en el país. A nosotros nos costó encontrar una tienda en la que comprar un recuerdo del país y el número de hoteles era bastante escaso. De hecho, estuvimos en el primero que se construyó, en 1975.
      Cuando dices el tempo de Paro, entendemos que te refieres al Nido del Tigre, allí siempre se han alquilado burros y caballos para llegar hasta las escaleras. Tampoco nos parece que eso sea una demostración de turismo masivo. Otra cosa es que el camino esté lleno de gente, que no lo estaba en nuestro caso. Por cierto, nosotros hicimos todo el camino andando, si te parece carísimo… en nuestro caso, porque no nos gusta utilizar animales para hacer lo que nuestras piernas pueden.
      También nos extraña tu comentario sobre Timpú, la capital. Sin ser una ciudad muy grande, eso de que sólo tiene una calle principal es un poco exagerado. Hay bastantes calles amplias y, de nuevo, para nada llena de tiendas de souvenirs y sí de gente con sus trajes tradicionales.
      La idea de los 250 euros al día pensamos que está más enfocada a que el país no se llene de turistas (cosa que, según tu comentario ha pasado) que al hecho de que salgas de Bután con pocas ganas de volver…
      Esperamos que disfrutes más de tus próximos viajes, un saludo.

    • Jairo G
      28 agosto, 2018 a las 10:44

      Yo estuve en marzo de 2017 y por lo que leo parece que fuimos a países diferentes. En marzo la capital de Bután tenía calles amplias más allá de la principal. Si no las conociste te perdiste entonces el Memorial, el Dzong, un par de templos budistas y una colina con vistas tremendas. Además, en marzo, en la calle principal que comentas había muchísimas tiendas no turísticas, de hecho eran la absoluta mayoría.
      Decir que Paro está plagado de hoteles es una exageración brutal y compararlo con Ibiza un sinsentido. ¿Para subir al Nido del Tigre alquilan caballos y burros? Bueno, en Barcelona alquilaban coches de caballos hasta el mes pasado y en Sevilla se sigue haciendo. ¿Qué es caro? Ojalá lo fuera mucho más para que nadie usará los animales así.
      Respecto a las colillas y los condones por la calle. Yo no vi nada de eso. Además.. está prohibido fumar, así que me parece raro que los que la hagan lo tiren por la calle. A mi me pareció un país limpio, cero turístico, educado, amable y con los templos budistas más bonitos que he visto, y te aseguro que me he pateado muchos países Budistas.

      No digo que tu no vieras todo eso, pero me sabe mal que no aprovecharas una oportunidad para conocer un lugar de maravilloso.

      • 29 agosto, 2018 a las 13:38

        Muchas gracias por tu comentario Jairo. Nosotros estuvimos hace tiempo pero nos parecía que no podía haber cambiado tanto el país. Nos alegra leer que no sólo no lo ha hecho, si no que sigue siendo tan maravilloso para sus nuevos visitantes como lo fue para nosotros.
        Un abrazo

  • Nicolás
    7 diciembre, 2018 a las 20:00

    Pues los que contamos con pasaporte Indio no pagamos absolutamente nada para ir a visitar el Reino de Bután.

    • 8 diciembre, 2018 a las 09:42

      Hola Nicolás y bienvenido al blog 🙂
      No sabíamos que los ciudadanos indios no tenían que pagar. Gracias por la información.
      Un saludo

  • Miguel
    1 enero, 2019 a las 16:31

    Gracias al capitalismo,además de miseria, hay gente que viaja con agencias y escribe blogs para si mismos.

    • 6 enero, 2019 a las 13:32

      Hola Miguel y bienvenido al blog 🙂
      No acabo de seguir muy bien tu razonamiento… parece que la culpa de que la gente viaje con agencia y escriba blogs es del capitalismo. Más allá de opciones políticas y económicas, te explico que hay países que solo se pueden visitar con agencia. Es una limitación de su gobierno independientemente de lo capitalista, comunista, anarquista o cualquier otra opción que seas. Bután es uno de ellos, así que, si quieres visitarlo tendrás que contratar una.
      Después, si quieres escribir un blog para ti mismo o para quien lo quiera leer, será cosa tuya…
      Por cierto, a pesar de «escribir un blog para nosotros mismos», nos alegra que nos hayas encontrado y que te hayas tomado la molestia de dejar un comentario que, si de verdad escribiéramos para nosotros mismos, no nos habría importado nada 😉