BurgosCastilla y LeónEspañaEuropa

Un fin de semana en Burgos: cultura y aventura

  

Cuando uno se plantea pasar un fin de semana a Burgos lo primero que le viene a cabeza es la capital, con su catedral, y, tal vez, Atapuerca con su yacimiento arqueológico. Al menos eso fue lo que pensé yo cuando me lo comentaron. Lo pensé durante poco tiempo porque rápidamente se encargaron de aclarar que hay muchas cosas que hacer en Burgos, pero que éste iba a ser un viaje “alternativo”. Visitaría la zona del Arlanza, Bureba-Ebro y la sierra de la Demanda-Pinares, dormiría a quince minutos de la capital, en Mozoncillo de Juarros, y pasaría varias veces por el pueblo de Atapuerca, pero encontraríamos cosas que poca gente conoce y que me sorprenderían, o eso prometía el viaje, y también algo de turismo activo en Burgos.

Para ir abriendo boca os dejo un resumen de todas esas cosas desconocidas que encontré en Burgos y que os iré contando con más detalle.

Un fin de semana en Burgos

El comienzo de la escapada a Burgos no pudo ser más sorprendente. El mismo viernes visitamos, en la comarca de Arlanza, la escultura más grande del mundo. Sí, más de 8.000 metros cuadrados de escultura de Félix Yáñez en Quintanilla del Agua que representan un auténtico pueblo castellano medieval, el territorio Artlanza. ¿Quién puede decir que se va a su pueblo habiéndolo construido por completo? Félix puede.

Castilla Leon Burgos Arlanza Artlanza

El sábado por la mañana, en Bureba-Ebro, bajamos a las profundidades del complejo minero de Puras de Villafranca. Pero el plato fuerte llegaría después con la cueva Fuentemolinos, la quinta cueva del mundo de conglomerado calizo y uno de los lugares más estrechos por los que me he metido –sólo la entrada, luego es amplia–. Una experiencia espeleológica, con Beloaventura, que de verdad que me encantó. Por la tarde la visita cultural fue al museo internacional de radiotransmisión Inocencio Bocanegra en el pueblo de Belorado, con su recreación del muro de Berlín y de una trinchera de la primera guerra mundial. Alucinante.

Castilla Leon Burgos Cueva Fuentemolinos

La mañana del domingo viajamos en el tiempo, hasta el paleolítico. En Paleolítico Vivo, en Salgüero de Juarros, estuve rodeado de caballos extinguidos en el siglo XIX, otros a punto de extinguirse, búfalos, uros, cabañas, pinturas… Una experiencia que más de uno no pudo evitar comparar con la de “Aventura en pelotas” y que, según nos dijeron, pronto se podrá vivir con más intensidad que la de recorrer el parque en un 4×4. Para acabar nuestro viaje con otra mina, la Esperanza en el Geoparque minero de Olmos de Atapuerca.

Castilla Leon Burgos Paleolitico Vivo Tartanes

Comer en Burgos

El nuestro no era un viaje gastronómico a Burgos pero no se puede decir que se coma mal. De la cocina de autor a las alubias pintas. De La Italiana en Cerezo del río Tirón al Comosapiens en Atapuerca. Platos contundentes que nos hicieron olvidar la típica olla podrida o la morcilla de Burgos.

Castilla Leon Burgos Comida Mosaico

Dormir en una casa rural en Burgos: Al pie del árbol

Un viaje alternativo tenía que tener un alojamiento alternativo. A medio camino entre una casa rural al uso y un apartamento de lujo. En Mozoncillo de Juarros, un pueblo a poco más de 20 kilómetros de la capital, están los alojamientos Al pie del árbol. En una especie de urbanización privada, cuatro casas más la principal, fueron nuestra base esos dos días.

Castilla Leon Burgos Al Pie Arbol Porche

Intimidad total –los dueños viven en Burgos ciudad y la parcela cuenta con una valla–, pero cercanía al pueblo al que bajar a tomarse algo en la Cantina. Aunque la cocina de la casa principal invita a quedarse allí preparando algo rico que comer después en el porche.

Castilla Leon Burgos Mina Esperanza

Un fin de semana en Burgos que dejó claro que siempre hay cosas más allá de lo conocido y turístico… y eso que no pudimos ver el campeonato internacional de esquilado de ovejas, habrá que volver en julio.

  

6 comentarios

  1. 11 noviembre, 2015 en 19:45 — Responder

    En Burgos tenemos muchos rincones preciosos que no mucha gente conoce 🙂

    ¡Qué ilusión me hace que la gente visite lugares de mi comarca! Yo estas Navidades voy seguro al territorio Arlanza 🙂 ¿Pasasteis por Lerma?

    Un saludo de una lermeña 😉

    • 27 noviembre, 2015 en 12:10 — Responder

      Hola Flavia 🙂
      ¡Burgos también existe! Y, sí, tenéis muchos rincones preciosos poco conocidos… y otros que la gente crea para hacerlos preciosos. Tienes que pasar por territorio Artlanza. A Lerma no fuimos -era un viaje fuera de lo habitual-, aunque sí que he pasado varias veces con los autobuses camino del norte.
      Ya tenemos una guía para ver la ciudad la próxima vez que pasemos por Lerma 🙂

  2. 13 noviembre, 2015 en 09:27 — Responder

    Burgos es una gran desconocida, incluso para los propios burgaleses. Está claro que con ese recorrido y si no hubo catedral, ni yacimientos de Atapuerca, ni Covarrubias, Lerma o Silos el blogtrip fue de lo más alternativo. ¡Genial que desde las instituciones se fomenten otros destinos de la provincia!

    • 27 noviembre, 2015 en 12:17 — Responder

      Hola 🙂
      Pues sí, pero no la única 🙁 hay muchos grandes desconocidos en España para los propios españoles, pero es que, hay TANTO que ver en el país que es difícil no encontrar algo que no sorprenda y de lo que no se ha oído hablar nunca 😮
      Fue un recorrido para generar curiosidad, pensando en que si esto es lo poco conocido, cómo será de lo que todo el mundo habla 😉

  3. javier
    13 noviembre, 2015 en 17:45 — Responder

    Una entrada genial para dejar con la boca abierta a propios y extraños!

    Gracias!

    • 27 noviembre, 2015 en 12:18 — Responder

      Hola Javier y bienvenido al blog 🙂
      Lugares poco conocidos pero que, como dices, te dejan con la boca abierta y puedes dar una sorpresa a más de uno con ellos.
      Gracias a ti 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *