AméricaChiclayoPerú

Más Lambayeque en Chiclayo: pirámides de Túcume y Museo Brüning

  

En el Museo Nacional Sicán dejamos a los lambayeque asolados por una gran sequía y un Mega Niño… Era alrededor del año 1100 y todavía le quedaban casi 300 años de vida a esta gran civilización, pero su capital se movería unos 10 km más al sudoeste, en la zona de la actual Túcume. Ahí construirían un nuevo complejo de edificios administrativos, religiosos y habitacionales que nada tendría que envidiarle al del Bosque de Pómac. Hoy se puede viajar en el tiempo caminando por la que fue la segunda y última capital lambayeque en el Complejo Arqueológico de Túcume.

Yacimiento Tucume Museo Sitio Salto

En ese mismo período, en la fase tardía de la cultura Lambayeque, en la actual zona del distrito lambayecano de San José, existió una mujer, que, como la Señora de Cao para los moches, tuvo grandes poderes administrativos y religiosos, la Sacerdotisa de Chornancap. Su enterramiento fue descubierto en 2012 y su rostro recostruido y sus joyas se exponen hoy en el Museo Arqueológico Nacional Brüning.

Las pirámides de Túcume

Ya hacía años que los locales conocían la existencia de las pirámides de Túcume y que los huaqueros saqueaban la zona, como pasó en la huaca rajada, pero no fue hasta 1989 cuando empezaron las excavaciones a cargo del noruego Thord Heyerdald. Se comenzó por la denominada Huaca Las Balsas, que es la única que se ha terminado de excavar hoy en día y que está preparada para las visitas. Pero el complejo arqueológico es mucho más grande –221,5 ha–. Hay un mirador en el centro que sirve para hacerse una idea de su majestuosidad.

Yacimiento Tucume Vista Panoramica

La huaca mayor, la Huaca Larga, mide 700mx250 m, es la más grande de Sudamérica. Era una huaca dedicada a la administración, de uso público y religioso. En ella había plazas, muros con banquetas y hornacinas, corredores y, en la parte central, en la cúspide, el templo utilizado por los lambayeques –llegados aquí a partir del 1100– y sucesivamente por los chimús –llegados en 1372– y los incas –llegados en 1432 –, que la ocuparon sucesivamente hasta la llegada de los españoles en 1532. De hecho, en este templo los incas enterraron a su último gobernante de la zona. En el templo –llamado templo de la piedra sagrada porque en su centro se encuentra una piedra que representa el que hoy se conoce como cerro Purgatorio, una colina que se encuentra en el complejo arqueológico–, se han encontrado 168 ofrendas humanas y casi 100 objetos de plata, colocados dentro de conchas de spondylus. Las ofrendas son de las tres civilizaciones: lambayeque, chimú e inca y destacan las figurillas de plata inca vestidas con sus típicas indumentarias.

Otra de las huacas más importantes, pero que tampoco está abierta a las visitas todavía, es la Huaca 1, la única que mantuvo la ocupación Lambayeque hasta la llegada de los españoles y que se quemó al ser abandonada–como sucedió con la fortaleza de Kuelap en Chachapoyas–. Allí hay un área de depósitos, con utensilios para cocinar que indica la presencia contigua de viviendas.

Yacimiento Tucume Maqueta Completo

Huaca las Balsas

La Huaca Las Balsas tuvo uso doméstico y ritual. En ella hay un área monumental al norte, un área residencial al este –es la única en la que hay evidencia no sólo de ocupación sino también de uso con espacios para cocinar, dormir y otros dedicados a los animales– y una zona ritual al sur, en la que se han encontrado enterramientos.

Pero lo más interesante desde luego son sus bajorrelieves. Toda la evidencia que se documenta en esta huaca está relacionada con el mundo marino. Uno de los bajorrelieves más interesantes muestra unos navegantes. Lo curioso es que no están navegando en un caballito de totora –el típico barco peruano y el único que se había utilizado en la zona– sino en una balsa cuadrada, con un mástil y una vela: es una balsa de madera –de aquí toma el nombre la huaca–, con dos figuras antropomorfas que están buceando en búsqueda de spondylus. Claramente se trata de una escena de la costa ecuatoriana. Se cree que hasta allí llegaron los Lambayeque no sólo por cuestiones comerciales sino para ocuparla: se encontraron evidencias de pirámides lambayeques en la zona.

Yacimiento Tucume Huaca Balsa Relieves Barca Cuadrada Vela

Hay otros murales muy interesantes evidencia del misticismo lambayecano con sus figuras antropomorfas difícilmente descifrables a ojos inexpertos. Desde otro de navegantes, esta vez sí con caballitos de totora, hasta la escena de los sacrificios. Lo interesante de esta última es que parece que en ella se representa una deidad femenina –no lleva el típico tocado semilunar de los dioses masculinos sino un tocado con las que parecen dos trenzas o culebras–. Se trata de una deidad y al mismo tiempo de una gobernante, ya que se representa encima del templo. O sea que habría habido una gobernante mujer en base a la evidencia iconográfica… Mujer que se está buscando en las excavaciones. “Algún día la encontraremos” nos dijo el arqueólogo Manuel Escudero, asistente de Dirección en Museo de Sitio Túcume. Fue toda una experiencia realizar la visita con él. No pasa todo los días que te digan “tiramos ese muro“, “aquí encontramos ese enterramiento“… ¿no?

Yacimiento Tucume Relieves Sacerdotisa

Cómo llegar a las pirámides de Túcume

Se puede ir fácilmente en combi desde Chiclayo hasta Lambayeque en un trayecto de menos de media hora. La parada en Chiclayo se encuentra en la esquina de las avenidas Manuel Pardo y Angamos y el trayecto cuesta 2,5 S./ (0,7€/0,9US$). La combi para en la ciudad de Túcume desde donde se puede coger un mototaxi o ir andando en un cuarto de hora.

Yacimiento Tucume Huaca Balsa Relieves Caballito Totora

El Museo Arqueológico Nacional Brüning en Lambayeque

En el Museo Brüning –que se encuentra muy cerca del Museo Tumbas Reales de Lambayeque– se exponen objetos de diferentes civilizaciones que poblaron la costa norte de Perú: moches, lambayeques, chimús, inca, etc. Además, se enseña la herencia de las culturas prehispánicas en las sociedades actuales del norte de Perú en la confección de tejidos, alfarería, barcos de totora, rituales con chicha –bebida ceremonial a base de maíz– o construcción de casas.

Museo Bruning Sacerdotisa Chornancap Reconstruccion

Pero, respecto a la cultura Lambayeque en particular, aquí se encuentran la reconstrucción facial  y la exposición de las joyas de la Sacerdotisa de Chornancap. Su enterramiento, del siglo XII-XIII, se encontró en el Complejo Arqueológico Huaca Chotuna Chornancap, asociado a la leyenda Ñaylamp, el legendario fundador de la cultura Lambayeque. Habría sido él mismo quien ordenara la construcción de uno de los templos del complejo, conocido como Chot, lugar donde depositó un ídolo de piedra color verde conocido como Ñam Pallec traído desde los mares. Además, en el Museo Arqueológico Nacional Brüning se encuentra una sección completamente dedicada al oro Lambayeque.

Museo Bruning Cetro Sacerdotisa Chornancap

Cómo llegar al museo Brüning en Lambayeque

Hay combis frecuentes desde Chiclayo hasta Lambayeque que salen desde el paradero principal en la intersección de la calle San José y la avenida J. Leonardo Ortíz. La parada de Lambayeque es la misma que la del Museo de Tumbas Reales. El trayecto cuesta 1,5 S./ (0,4€/0,5US$).

Sigue nuestra aventura latinoamericana, #LatTrip

  

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *