AméricaColombia

Cartagena de Indias, la joya colonial de Colombia

  

Cartagena de Indias, la Reina de Indias en época colonial y la Heróica durante la lucha por la independencia, es una ciudad que, en pleno siglo XXI, conserva todo su encanto y belleza: calles, casas, ventanas, balcones… hasta coches de caballos. Como si el tiempo, en lugar de avanzar, corriera hacia atrás, hacia su época gloriosa. Cita ineludible de cualquier viaje a Colombia, no podíamos dejar de pasar por ella y caer rendidos a sus encantos, como ya hizo en su momento Gabriel García Márquez, el nobel colombiano que sólo necesitó cruzar sus murallas para enamorarse de ella.

Cartagena de Indias Plaza Balcones San Pedro Claver Salto

Centro y Getsemaní: los barrios históricos de Cartagena de Indias

Cartagena de Indias debe su fundación a la importancia estratégica de su bahía, la más extensa del Caribe. Durante años fue el principal puerto del Nuevo Mundo, al que llegaba cada octubre la Flota de Indias, convirtiéndola en objetivo para piratas, corsarios y bucaneros. Este acoso hizo que sus dos únicas entradas por mar, Boca Grande y Boca Chica, se hicieran pasos inexpugnables. En Boca Grande se construyó una escollera, un muro bajo el nivel del mar que impedía entrar a los barcos. Boca Chica, en cambio, tenía que permitir la entrada de embarcaciones, pero tres fuertes protegían su acceso. Con la bahía más segura del Caribe, la ciudad quedaba protegida desde el mar, para la tierra se construyó una muralla alrededor de lo que hoy es el casco histórico.

Cartagena de Indias Puerta Del Reloj

Cartagena de Indias Balcones Catedral

El otro barrio con solera es Getsemaní. Allí era donde vivían los extranjeros, los esclavos y los libertos y a donde acudían los marineros en busca de diversión. Hoy en día conserva su carácter abierto y cercano, es fácil ver a sus vecinos sentados en las puertas de sus casas charlando animadamente por las noches.

Cartagena de Indias Calles Nocturna

Recorrer el casco histórico de Cartagena de Indias es pasar de impresionantes casas coloniales a iglesias con cientos de años de antigüedad; de preciosos balcones de madera a ventanas llenas de flores; de una calle adoquinada a un parque… sin olvidar sus puestas de sol desde la muralla. En Santa Marta habíamos tenido nuestro primer contacto con la arquitectura colonial de Colombia, pero fue en Cartagena donde nos entró por los ojos con intensidad. Muchas de esas casonas se han convertido en hoteles de lujo y pequeños hoteles de diseño –hoteles boutique–, otras han vuelto a abrir sus puertas como restaurantes, heladerías o tiendas. Se aprecia el mimo y el cuidado de sus gentes en la conservación y mantenimiento de su patrimonio cultural, un patrimonio declarado de la humanidad por la UNESCO.

Cartagena de Indias Plaza De Los Coches

Cartagena de Indias Museo Del Oro

Castillo San Felipe de Barajas

A pesar de estar, aparentemente, bien defendida, faltaba algo más: el Castillo San Felipe de BarajasSan Felipe por el rey de España en el momento de su construcción, Felipe IV, y de Barajas porque Don Pedro Zapata de Mendoza, gobernador del departamento en aquella época, era hijo del conde de Barajas–, la construcción militar colonial más grande de Sudamérica y una de las siete maravillas de Colombia. Se trata de siete castillos en uno y su historia es tal que no se puede visitar sin más si no quieres perdértela. Nosotros no quisimos y alquilamos una audioguía de Tierra Magna a la entrada. Comenzando en 1557, perdido en 1697, infranqueable para los ingleses en 1747, reforzado en 1752, heróico en 1815 –cuando murió de hambre más de la mitad de la población de Cartagena antes de rendir la ciudad a los españoles– e independiente en 1821.

Cartagena de Indias Castillo San Felipe de Barajas Panoramica

Pensado desde la primera piedra –bajo sus muros hay más de 600 metros de túneles que se mantenían llenos de explosivos para destruir el castillo en caso de ser tomado– hasta la última madera –el único acceso al castillo principal era una escalera de madera que se destruía al comenzar el ataque– es una obra de ingeniería militar impresionante, prueba de la gran importancia histórica de Cartagena de Indias.

Cartagena de Indias Vendedoras

Dormir en Cartagena de Indias: Casa el Carretero

En pleno barrio de Getsemaní, al lado de la plaza Trinidad, se encuentra la Casa el Carretero a la que nos invitó su dueño Carlos. No busquéis carteles con el nombre o muestras de que es un hotel. La intención de sus dueños es hacer que te sientas como en casa en cualquiera de sus tres habitaciones, y ¡vaya si lo consiguen! Una casa colonial restaurada con gusto y mimo, aunando las nuevas tecnologías –equipos de música, televisión por cable, wifi…– con la calidez de los muros antiguos y la decoración oriental.

Cartagena de Indias Casa El Carretero

A su gran comodidad se une un personal muy atento pero siempre discreto, una pequeña piscina en la azotea y un delicioso desayuno, hasta chef personal. Como curiosidad, tan en casa quieren que te sientas, que incluso puedes utilizar su cocina si deseas prepararte algo para comer. Alojarse en la Casa el Carretero es darse un lujo para recuperar energías en una ciudad impresionante.

Parque Nacional Corales del Rosario

Aunque sus playas urbanas no estén entre las mejores del Caribe, a menos de una hora en barco de Cartagena se encuentra el Parque Nacional Corales del Rosario, que cuenta con 27 islas coralinas. Naturaleza en forma de fantásticos fondos marinos –comparables en colores y vida a los de Australia–. Hay muchas compañías que llevan hasta ahí en excursiones de uno o más días y todas salen del Muelle Turístico La Bodeguita, a dos pasos de la Torre del Reloj.

Parque Natural Corales Rosario Playa Isla Del Encanto

La verdad es que no esperábamos encontrar esa belleza bajo el mar. La claridad de sus aguas nos permitió una visibilidad de más de quince metros con lo que, sólo haciendo snorkel, no hubo pez o coral que escapara a nuestra vista en la hora que duró el paseo mientras seguíamos al guía que nos llevó a sitios increíbles.

Parque Natural Corales Rosario Fondos Coral Isla Del Encanto

Cartagena de Indias, la gran ciudad colonial que vio nacer a Gabriel García Márquez como periodista y escritor, nos encantó. Un lugar mágico en el que el pasado y el futuro se dan la mano en un precioso presente.

 Cartagena de Indias Vista Catedral

¿Te quieres de ir de viaje a Cartagena de Indias por libre? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Cartagena de Indias aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste en Cartagena de Indias al mejor precio aquí o compara entre varios portales de alojamientos aquí.
  • Alquila el coche/carro en Colombia al mejor precio aquí o compara entre varias compañías con aquí.
  • Las mejores guías de Colombia aquí
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

Sigue nuestra aventura latinoamericana, #LatTrip

  

14 comentarios

  1. 16 septiembre, 2013 en 13:36 — Responder

    Chicos, impresionante !!

    Qué ganas tengo de conocer Cartagena, con lo que me encantan las ciudades coloniales, es una asignatura pendiente.

    Os sigo en esta aventura por tierras americanas.

    Saludos

    • 18 septiembre, 2013 en 01:35 — Responder

      Víctor, Cartagena de Indias es un lugar especial, mágico casi. En el viaje estamos viendo muchas ciudades coloniales (ya irás viendo en el blog) pero la verdad es que Cartagena es la que más nos impresionó.
      Gracias por seguirnos, esperamos que sigas disfrutando con nosotros 🙂

  2. Paulette
    16 septiembre, 2013 en 15:35 — Responder

    Ja estava con ganas de ir, pensando para Abril, pero este post me dejo super animada! Mas lindo de lo que me imaginaba! Seguiré e en sus pasos! Obrigada e beijos 🙂

    • 18 septiembre, 2013 en 01:39 — Responder

      ¡Hola Paulette!
      Tienes que visitarla, la ciudad es una maravilla para recorrer y conocer 🙂 te va a encantar pasear por sus calles con esos balcones y ventanas. Llegarán más ciudades coloniales en el blog 😉 tenemos que hacer que vengas a Colombia para pasear más, no sólo para ver Cartagena de Indias!
      Beijos!

  3. 16 septiembre, 2013 en 18:29 — Responder

    Me uno a las ganas de conocer Cartagena. Ver vuestras fotos da muchas muchas ganas. Las casas coloniales son lindísimas… 🙂 Y qué pasada las islas coralinas. Siempre pensando en Australia y mira tú…
    A seguir disfrutando, que nos animáis un poco a los que estamos en la rutina 😉

    • 18 septiembre, 2013 en 01:44 — Responder

      Hola Eva, es que Cartagena es mucho Cartagena! Las fotos no hacen justicia a la ciudad, créeme 🙂
      A nosotros también nos sorprendió muchísimo encontrarnos con esos fondos de coral aquí… aunque después de haber descubierto la segunda barrera de coral en Maragogi, ya estamos preparados para todo 😉

  4. 12 enero, 2014 en 13:49 — Responder

    Cartagena! Madre mía, para mí fue amor a primera vista! Llegué ahí en junio de 2013 para quedarme un par de días o tres y terminé quedándome 11! Viví la ciudad como mejor no hubiera podido sobre todo gracias a la gente de allí. Como bien decís, Cartagena es casi mágica (yo le quitaría el casi jejeje).
    un abrazo

    • 13 enero, 2014 en 03:52 — Responder

      Tú lo has dicho, tal vez haya que quitar el “casi” y decir que Cartagena de Indias es mágica 🙂

  5. Aleja
    4 marzo, 2014 en 15:58 — Responder

    Felicitaciones por tu blog y las anécdotas increíbles que aquí nos cuentas. Sólo quería hacer una observación, Gabo no creció en Cartagena (Bolivar), el nació y creció bajo el cuidado de sus abuelos en Aracataca (Magdalena), después fue Sucre (Sucre), Bogotá (Cundinamarca) y sólo a la edad de 21 años fue a Cartagena (Bolivar) a continuar sus estudios de derecho.

    ¡Éxitos y gracias por tu blog!

    • 12 marzo, 2014 en 00:46 — Responder

      Hola Aleja,
      Muchas gracias por el comentario, nos ponemos colorados con los piropos 😉
      Respecto a Gabriel García Márquez, tienes razón, en la entrada decimos que Cartagena fue la ciudad que lo vio nacer como periodista y escritor, pero no nacer literalmente 🙂

      Bienvenida a SaltaConmigo y esperamos que sigas disfrutando del blog 🙂

  6. max
    21 junio, 2015 en 15:58 — Responder

    Cartagena es una ciudad bella, como pocas en el mundo en la que se puede respirar un aire de paz y encanto, magia y poesía en cada una de sus calles, balcones, tiendas y restaurantes, mucho por ver.

    • 24 junio, 2015 en 00:06 — Responder

      ¡Hola Max y bienvenido al blog!
      Totalmente de acuerdo contigo, Cartagena es una ciudad increíble llena de belleza en cada esquina.

  7. adrian VLC
    31 enero, 2017 en 03:11 — Responder

    Que bonito¡¡¡ Para que luego digan que los españoles solo hicimos cosas malas allí. Este patrimonio es de valorar, y es un sitio precioso.
    El otro día le enseñé fotos de esta ciudad a unos amigos, y les dije… ¿sabéis de donde son? y todos dijeron de Córdaba… Sevilla… Málaga… jajajaja cuando dije que eran de Colombia, se quedaron flipados jejeje

    • 6 febrero, 2017 en 22:50 — Responder

      Hola Adrián y bienvenido al blog 🙂
      Hay muchas ciudades en Sudamérica que recuerdan mucho a las andaluzas aunque tienen cosas distintas. Cartagena de Indias tiene la muralla y el castillo y las islas del Rosario y los corales y… 😉 vamos, que no hay que dejar de visitar ni unas ni otra.
      Ahora tienes que ir a Cartagena de Indias con tus amigos para flipar en directo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *