AméricaBrasil

Jericoacoara, un lugar especial en Brasil

  

Jericoacora, Jeri para los amigos, un pequeño pueblo de nombre impronunciable pero con una de las mejores playas de Brasil –de hecho entre las diez mejores del mundo para el Washington Post–. Después de lo que llevábamos visto en el Nordeste de Brasil, no podíamos dejar pasar la ocasión de visitarlo. Además, llegar hasta allí ya prometía ser una aventura según Google Maps, que nos mostraba claramente que allí no llegaba ninguna carretera. De nuevo, como ya había pasado en Alto Paraíso y en Pipa, los hippies habían sido capaces de llegar a un lugar escondido pero impresionante ¿cómo lo consiguieron?

Jericoacoara Playa Malhada Gran Duna

Jericoacoara Río Tatajuba

Cuando compramos el billete de autobús desde Fortaleza, quedó claro que no sería tan complicado: nos dijeron que el “normal” llegaba hasta Jijoca de Jericoacara y que, una vez allí, seguiríamos camino en un 4×4 hasta Jericoacara. En total unas seis horas y media que se convirtieron en más de ocho: visto el camino, pocas fueron. Todas las religiones dicen que llegar al paraíso requiere un esfuerzo y un trabajo, pues llegar a este paraíso brasileño no iba a ser menos. El “autobús 4×4” que nos esperaba no era más que un camión, en la caja habían colocado varias filas de asientos duros como piedras y encima una enorme baca en la que llevar todo el equipaje. Asientos duros + camino de dunas = saltos y dolores constantes.

Jericoacoara Transporte

Lo que nos esperaba al llegar nos sorprendió más aún. Jericoacoara se encuentra dentro del Parque Nacional de Jericoacoara y entre las restricciones que existen por este motivo está el que no haya asfalto en sus pocas calles, que están cubiertas de la misma arena que forma sus interminables playas. Otra de las características que lo convierten en un lugar mágico es que no haya iluminación en sus calles, sólo la que sale de los comercios y pousadas. Pero, como en todos los pueblos pequeños de Brasil, no hay que preocuparse por andar de noche por un lugar poco iluminado: estamos en el paraíso y todo es tranquilidad y buen ambiente. Ese ambiente hippie que quedó impregnado en el lugar y que consigue tranquilizar a todo el que llega aquí. Tanto tranquiliza que lo normal es quedarse más días de los que uno tenía en mente inicialmente –a nosotros también nos pasó–.

Atracciones de Jericoacara

Por si el hecho de tener unas playas impresionantes no fuera suficiente motivo para llegar hasta aquí, Jericoacoara cuenta también con la colina del Serrote, donde se encuentra la Pedra Furada o Pedra do Frade. Una ventana natural al océano Atlántico desde la que disfrutar de una magnífica puesta de sol. Desde la villa hay que subir una colina hasta llegar a la del Serrote, que también hay que subir, para después bajar hasta el océano: nadie dijo que fuera fácil llegar al paraíso, ni que una vez allí moverse fuera pan comido.

Jericoacoara Camino Pedra Furada

Jericoacoara Pedra Furada Salto

En un Parque Natural no podía falta algo de vida animal, y en Jericoacoara está en el Parque dos Cavalos Marinhos, caballitos de mar. La verdad es que la forma en la que “capturan” a los caballitos para enseñarlos a los turistas, aunque después los devuelven al río, no nos pareció lo mejor para estos tranquilos e indefensos animales. Para llegar hasta allí hay que contratar un paseo en buggy  que incluye la visita a Tatajuba –otra pequeña villa pesquera que fue engullida por las dunas y que tuvo que trasladarse unos cientos de metros respecto a su posición original–, un bosque de manglares y otra de esas fabulosas playas que rodean a la villa. El buggy te recoge en tu hotel/pousada a primera hora de la mañana y comienza la aventura: velocidad, saltos, arena, agua… nunca habíamos montado en uno y tenemos que decir que fue muy divertido.

Jericoacoara Buggy Jeri Férias Salto

Jericoacoara Bosque de Manglares Jeri Férias

Jericoacoara Cruzando Río Jeri Férias

Otro de los lugares que le dan fama a Jericoacoara es la Lagoa do Paraíso, ahí es nada el nombre. Las expectativas eran altas después de todo lo visto en el país, pero no nos defraudó en absoluto. Agua cristalina, arena blanca, hamacas en el agua… todo transmite esa paz que uno espera encontrar en el paraíso. La Lagoa do Paraíso está a medio camino entre Jericoacoara y Jijoca de Jericoacoara, se puede llegar contratando un paseo en buggy –que incluirá otras visitas– o negociando con alguno de los muchos todoterrenos que hacen el trayecto entre las villas pidiendo que pare unos minutos para hacer unas fotos o bajando y esperando a otro después de disfrutar de la laguna.

Jericoacoara Lagoa do Paraiso

A todo esto hay que añadir escuelas de Kitesurf, de Windsurf, de Capoeira… todas estas actividades también las ofrecen los chicos de Jeri Férias, de hecho, Valdenor, el dueño de la compañía de buggies que contratamos, es uno de los que vimos en la Roda de Capoeira que se forma todas las tardes al caer el Sol en la playa principal.

Eso sí, como todo sitio turístico, el pueblo ha perdido bastante “autenticidad” entre los restaurantes de cocina internacional –italiana, francesa…– y negocios de todo tipo, desde artesanía más o menos auténtica a havaianas.

Sigue nuestra aventura latinoamericana, #LatTrip

  

7 comentarios

  1. marisol bernal
    29 octubre, 2014 en 22:31 — Responder

    Buenas tardes sara y jaac, esta super su blog, me tope con ustedes buscando comentarios sobre jericoacoara, viajare allí por lapso de una semana a finales de marzo, llegare desde colombia hasta fortaleza y de regreso haremos una escala en rio de janeiro para conocer el famoso cristo redentor. me ayudaria mucho conocer sus apreciaciones y saber si 6 dias es mucho tiempo y me aburrire o si por el contrario es lo justo para estar en total relax.

    • 5 noviembre, 2014 en 00:48 — Responder

      Hola Marisol y bienvenida al blog 🙂
      Nos alegra que te guste nuestro blog. ¿Vas a pasar seis días en Jericoacoara o son seis días de viaje completo, incluyendo el paso por Río de Janeiro? Si es para el viaje completo está muy justo… si es sólo para Jeri te dará tiempo a hacer excursiones y a disfrutar de la tranquilidad del pueblo, de la puesta de sol en la duna y en la Pedra Furada, la Lagoa do Paradiso… lo disfrutarás: ¡seguro!

  2. Marcos
    2 abril, 2016 en 17:34 — Responder

    Hola a todos! Yo acabo de pasar 8 días en este maravilloso lugar y no he podido resistir la tentación de grabar y editar este vídeo del lugar: https://www.youtube.com/watch?v=iZOtL39LpKg

    • 21 abril, 2016 en 11:07 — Responder

      Hola Marcos y bienvenido al blog 🙂
      Es un lugar muy especial, sin duda 🙂

  3. 20 julio, 2018 en 20:45 — Responder

    Hola chicos
    Super lindo el post y nos sentimos identificados. Felicitaciones por el blog estamos intentando hacer lo mismo y compartir info de viajes 😉

    • 23 julio, 2018 en 17:17 — Responder

      Hola chicos y bienvenidos al blog 🙂
      Disfrutad muchísimo de vuestro viaje, centraros en vivirlo al máximo cada día, es un regalo y hay que aprovecharlo como tal.
      ¡Un abrazo y buen viaje!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *