AsiaKatmandúNepalVídeos

Katmandú, Durbar Square en solitario

  

Jueves 01/04/2010 (y 4)

Cuando Prachanda se va nosotros salimos a la calle. Ya son las seis de la tarde pero la plaza Durbar de Katmandú no puede estar tan lejos. La calle del hotel, turística hasta decir basta, está siempre llena de taxis. Paramos uno y le preguntamos por el precio a la plaza. Nos pide 200 rupias. No tenemos ni idea de si está bien o mal, pero sabiendo que aquí se regatea por casi todo pensamos que nos está pidiendo demasiado. Un camión que hay detrás del taxi comienza a pitar y el taxista se pone nervioso. Le ofrecemos 150 y acepta sin rechistar. Ni idea de cuánto le debe cobrar a los locales por el mismo trayecto.

Según vamos para la plaza pasamos frente al templo en el que nos dimos la vuelta el primer día. Hasta aquí sabemos llegar desde el hotel (y hasta el hotel) así que ponemos atención para ver si seremos capaces de hacer todo el camino andando desde la plaza.

No será difícil. Siempre es la misma calle hasta llegar a la plaza. Lo bueno de la conducción en Nepal es que el camino andando es el mismo que en coche. El concepto de calle de único sentido no lo trabajan así que por donde vaya el coche será el camino más rápido. Para entrar en la plaza hay que pagar 100 rupias por persona, pero el taxi ha entrado hasta dentro y hemos bajado después de pasar la caseta de venta de entradas.

Hacemos el mismo recorrido que hicimos hace más de una semana con Paras leyendo los textos de la guía. Encontramos las tallas eróticas en el templo de Shiva y nos acercamos al de cinco plantas. El sitio bulle de vida, tal vez demasiado con todos los coches y motos esquivándose y pitando. Lo que pasa es que salimos de la plaza sin darnos cuenta siguiendo los templos y al intentar volver a entrar nos piden el billete que no tenemos. No queremos pagar (ya lo hicimos el otro día) y sólo queremos entrar para encontrar la calle que tenemos que seguir para llegar a nuestro hotel, ya lo hemos visto todo.

Nepal Katmandu Durbar Square

Rodear la plaza por fuera es más difícil de lo que parece. Las calles son casi como las de una medina árabe y la mitad acaban en plazas sin salida. Encontramos la calle por la que hemos venido. Para confirmarlo volvemos hacia la plaza. Es ésa. Vemos la taquilla de entradas pero también vemos que si rodeamos el templo de Shiva entramos sin que nadie nos diga nada. Lo hacemos y subimos al templo para ver la gente pasar por la plaza.

Antes de que empiece a anochecer salimos para el hotel. Llegamos sin problemas. Por el camino Sara ha comprado algo más de un kilo de mandarinas por cien rupias. En el hotel ya funciona el ascensor. Mi estómago está juguetón y no está preparado para ir a cenar. De todas formas salimos a dar una vuelta.

Compramos agua, miramos los pantalones de trek, las figuras de los protectores y compramos los sellos para las postales de Nepal. Ayer nos pidieron 30, 35 con el suplemento de la librería, y hoy son sólo 25. No tengo muy claro si llegarán a España. Ni pantalones, ninguno me acaba de gustar a pesar de su precio tan bajo, ni protector, todos o muy grandes o de muchos colores. Además cada vez estoy más convencido de que el material de trek es una copia, la forma del logo de “The North Face” es distinta en cada pantalón.

Nos rendimos y volvemos al hotel. Sara compra quince plátanos por cincuenta rupias. El vendedor le pidió 100. Ella bajó a 50 (Paras nos dijo que unos 30-35 por la docena). Él puso cara de que le estaba doliendo oír un precio tan bajo y rebajó a 75. Sara se dio la vuelta para irse y él aceptó los 50. La técnica de irse no falla nunca.

Vuelta a los crackers y al fuet, postre de chocolate y fruta (plátanos y mandarinas). Buscamos en la televisión el canal de series americanas en inglés con subtítulos en inglés y a la cama.

Mañana bajaremos a desayunar poco después de las ocho y volveremos a la habitación a esperar que nos llame Keisi desde recepción.

  

2 comentarios

  1. 18 agosto, 2010 en 10:34 — Responder

    Como me está gustando este viaje….

  2. 20 agosto, 2010 en 08:41 — Responder

    Me alegro de que lo disfrutes 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *