Hasta un 15% de descuento en tu alojamiento con Booking

París, paseando

Otro de los cementerios famosos de París es el de Montparnasse. Situado en el barrio del mismo nombre en el 3 boulevard Edgard Quinet, ocupa 19 hectáreas. Al igual que el de Montmartre cuenta entre sus «inquilinos» con gran cantidad de famosos: escritores, filósofos, artistas, etc. Y, también como el otro, está totalmente rodeado por los edificios de la ciudad.


Creado en 1824, fue originalmente conocido como Le Cimetière du Sud (El Cementerio del Sur). Los cementerios dentro de la ciudad estaban prohibidos desde 1.786. En el momento de su creación estaba en las afueras, aunque ahora está incrustado en el centro.

Desde ahí, cogí el metro hasta la Plaza de la Bastilla.

Lugar simbólico de la revolución francesa, donde se alzó la fortaleza de la Bastilla entre 1.383 y 1.789 cuando comenzó su destrucción. La guillotina también estuvo instalada en esta plaza, que pasó a denominarse Plaza Antoine, aunque, a diferencia de la plaza de la Concordia, aquí sólo se ajusticiaron 73 personas. Napoleón planeó construir un elefante de 24 metros de altura en la plaza en 1.808. Se construiría a partir del bronce fundido de los cañones tomados a los españoles. Se comenzaron los trabajos en 1.833 pero sólo se construyó una maqueta. En la actualidad la columna de Julio ocupa el centro de la plaza, construida entre 1.833 y 1.840.

Otra de las bonitas plazas de la ciudad es la Place des Vosges, Plaza de los Vosgos. Es la más antigua de la ciudad, construida entre 1.605 y 1.612. La plaza es perfectamente simétrica (140 metros por 140 metros). El nombre de Vosges es un homenaje al departamento de Vosges que fue el primero en pagar tasas para sostener al ejército revolucionario. Entre sus ilustres residentes se cuentan Victor Hugo y el cardenal Richelieu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • 16 septiembre, 2009 a las 12:08

    Jo, si es que da gusto volver a leeros.
    Por cierto, este finde me voy a Saidia y quizás en verano haga una ruta por el desierto…a ver si sale bien la cosa.
    ¡¡¡habeis despertado mi instinto viajero largamente dormido!!!

  • conxa
    16 septiembre, 2009 a las 16:41

    ayyy la plaza de la Bastilla, me cuerdo yo en mi otra vida…… jajajjaja

    la figura ecuestre del final???

  • conxa
    16 septiembre, 2009 a las 16:42

    queria decir me Acuerdo

  • Masmi
    16 septiembre, 2009 a las 23:18

    Que bonito es el cementerio. Como me gustan estos sitios!!
    No había oído nunca la Place des Vosges, y parece interesante.

  • JAAC
    17 septiembre, 2009 a las 10:18

    Muy bien Anselmo, viajar es de las cosas más divertidas y útiles que se pueden hacer 🙂 Y el desierto en particular es una maravilla… aunque no sé yo si el verano es la mejor época para ir a hacer una ruta por allí :-O

    Buenos días para tu instinto viajero recién despertado 😉

  • JAAC
    17 septiembre, 2009 a las 10:19

    Conxa, ¿tu otra vida? espero que estuvieras entre el público y no es escena con la cabeza en la guillotina :-S

    Es una estatua de la plaza des Vosges, alguno de los Luises 😉

  • JAAC
    17 septiembre, 2009 a las 10:21

    Los cementerios en Paris tienen un aire especial, Masmi. De hecho no me imagino haciendo turismo por el cementerio de la Almudena :-O

    La plaza es de los más relajante y tranquilizador, todo está en su sitio, incluso las fuentes para beber y la arena para que jueguen los niños los han colocado de forma simétrica.