5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


París, Notre-Dame (II)

Ya en el alto imperio romano existía en la zona una iglesia pagana. En 1.711 se descubrieron bloques de un monumento dedicado a Júpiter, con imágenes dedicadas a Marte, Minerva, Apolo, etc. Posteriormente, en 1.965, de un templo merovingio del siglo VI y habitaciones medievales. La historia ha pasado por la catedral: en 1.804, ante el papa Pio VII, Napoleón se coronó a sí mismo emperador del imperio francés (muchos vieron en la ceremonia un rechazo a la autoridad papal). En 1.270 veló el cuerpo de San Luis, Luis IX de Francia. Durante la revolución francesa, en 1.793, bajo el culto a la razón se destruyeron bastantes elementos y llegó a convertirse en almacén de alimentos. También se celebró una ceremonia oficial por Charles de Gaulle.

El rosetón del norte de trece metros representa la virgen y elementos del antiguo testamento, mientras que el del sur glorifica la imagen de Cristo. La mejor hora para verlos (como todo) es al atardecer.

Victor Hugo colocó aquí a su jorobado, el encargado de hacer sonar las campanas de la catedral, Quasimodo. Una de las campanas de 13 toneladas, Emanuel, suena en contadas ocasiones.

La parte posterior, el ábside, da paso a un bonito parque.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

No hay comentarios