5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


París, Notre-Dame (I)

Notre-Dame es la designación en francés para Nuestra Señora, en referencia a la Virgen María. La catedral de París es una de las más antiguas de estilo gótico en Francia. Su construcción, apoyada por el papa Alejandro III, comenzó en 1.163, concluyéndose en 1.330 o 1.345, según quién lo diga. Está situada en la Ille de la Cité, en la plaza peatonal en la que se alza, Place du Parvis.

La nave central tiene una altura de 35 metros y las torres se levantan 70 más. La fachada cuenta con imágenes de los apóstoles y de gran cantidad de santos y vírgenes. En la décima galería del pórtico derecho se encuentra el alquimista de Notre-Dame, un extraño e inquietante personaje, ataviado con el gorro frigio de los misterios de Eleusis. Delante de dicho pórtico se citaban los alquimistas en la Edad Media.

Y, por supuesto, las gárgolas. Cuenta la leyenda que la gárgola era un dragón que aterrorizaban los bosques de la vecina Rouen. En el año 520, san Román, el arzobispo de la ciudad consiguió amansar a la fiera y llevarla a la ciudad para quemarla y proteger a los lugares santos. En realidad son desagües que evitan la erosión de la fachada expulsando el agua de lluvia.

En la plaza también se encuentra también el kilómetro cero de las carreteras francesas, donde es tradición lanzar una moneda.

El interior de la Catedral:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

No hay comentarios