EdimburgoEscociaEuropaReino Unido

Las leyendas del cementerio Old Calton

  
Después de superar la primera etapa del nuestro tour de los fantasmas en Edimburgo con la primera sorpresa de la noche, seguimos nuestro paseo camino del cementerio Old Calton.

La siguiente parada nos llevó a otro cementerio. Si por la mañana habíamos visitado el de Greyfriar’s ahora tocaba conocer el de Calton, Old Calton Cementery. Se encuentra en la colina de Calton y, como todo buen cementerio y más aún en Edimburgo, está rodeado de leyendas, de fenómenos paranormales y de fantasmas. Aquí se encuentran enterrados algunos de los personajes más famosos de la ciudad como el filósofo David Hume o el editor William Blackwood.

Para añadir interés a la historia, Mercè –nuestra guía– nos explicó que la carretera que pasa al lado del cementerio no pasa “al lado” sino que pasa por “encima”. Durante las obras retiraron esas tumbas y las colocaron en el interior de lo que quedó como cementerio. El problema es que ya estaba lleno y colocaron los muertos, en su mayoría desconocidos, en los caminos de tierra. Para evitar que con la lluvia aparecieran los restos entre el barro colocaron unas telas de arpillería sobre ellos que después cubrieron con arena. Nos quedó la duda de si todo esto era verdad –lo de que hayan recolocado los muertos no lo dudamos– o si se trataba de darle más color a la visita puesto que las telas se veían entre la arena.

Leyendas del cementerio Old Calton: Jesse King

La zona, que ya tenía mala fama en su origen, fue lugar de ahorcamientos y posteriores enterramientos de delincuentes, antes de estar consagrado. Posteriormente, tras varios cambios, llegó a ser un hospital de leprosos.

Una de las ajusticiadas es Jesse King. Una granjera de Edimburgo que se ganaba la vida cuidando niños allá por la década de los 80 del siglo XIX. Más que una guardería se trataba de mantener a los niños no deseados a cambio de dinero. Cuenta la historia que llegó a mantener, en secreto, a seis niños en estas condiciones. Uno de estos niños era Alexander. Los padres se arrepintieron unos meses después y fueron a buscar al niño. No lo encontraron. La policía ya tenía sospechas sobre las actividades de Jesse y acabaron encontrando el cuerpo del niño en el jardín. Su excusa fue que lloraba demasiado. En la colina de Calton fue donde Jesse King acabó sus días, 11 de marzo de 1889, colgada.

El lugar sigue teniendo un aura de terror y ahora son dependencias del ayuntamiento. El terror es la burocracia, es un lugar al que ir a pedir papeles para gestiones municipales.

Faros de almas, ayudando a los muertos

En el cementerio hay un par de faros de almas. Se trata de construcciones que ayudan a los muertos a regresar a su lugar de origen, o esa es la idea. Una de estas construcciones es una estatua de Abraham Lincon que sirve de faro para todos los soldados escoceses que murieron durante la Guerra de Secesión. La otra es el obelisco dedicado a los mártires de la política, que sirve de faro para los muertos por otro alzamiento político –visto como las gastaba Bloody Mackenzie en Greyfriar’s un siglo antes qué no harían en ese momento–.

Junto a la estatua de Lincon se encuentra el mausoleo de David Hume. Una construcción redonda y sin techo. El día de su muerte, sus compañeros de la logia masónica entraron en el mausoleo y organizaron una celebración con fuegos artificiales. Desde la ciudad y de noche, ver cómo subían los cohetes desde el cementerio y la luz que surgía del mausoleo dio motivo de comentarios a los habitantes de Edimburgo que llegaron a pensar que ni a David Hume respetaban los fantasmas del lugar.

Reino Unido Escocia Edimburgo Cementerio Old Calton Tumba David Hume Torre

La catalepsia y los enterrados en vida: David Alan

Uno de los puntos culminantes del cementerio es la tumba de David Alan, un pintor escocés de la segunda mitad del siglo XVIII. Antes de llegar a la tumba nuestra guía, Mercè, había explicado que, debido al uso de utensilios de cocina de cobre, la catalepsia era una dolencia muy extendida en siglo XVIII. La catalepsia consiste en una reducción de las constantes vitales hasta tal punto que parece que el enfermo ha muerto. En aquella época las “comprobaciones” no eran muy exhaustivas y muchos de estos enfermos acababan despertando dentro de sus ataúdes. Nos contó que ¡el 40% de las tumbas movidas para la construcción de la carretera tenía marcas de arañazos en su cara interior!

Uno de los que se supone que arañó la tapa fue David Alan. De hecho se considera que su última obra está colocada directamente tras su lápida. Una sombra que parece una cara en pleno grito de angustia…

Reino Unido Escocia Edimburgo Cementerio Old Calton Tumba David Alan

Llegados a este punto se colocó una campana al lado de la tumba. La campana estaba enganchada a una cuerda atada a la mano del muerto que, si se despertaba y se movía, la haría sonar y alguien se encargaría de sacarle. Salvados por la campana no fue sólo una mala serie de adolescentes.

Más artículos sobre el tour de los fantasmas:

¿Te quieres de ir de viaje a Edimburgo por libre? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Edimburgo aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste en Edimburgo al mejor precio aquí.
  • Alquila el coche en Edimburgo al mejor precio con SIXT aquí o compara entre varias compañías aquí
  • Las mejores guías de Edimburgo aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

18 comentarios

  1. Purkinje (mapaygps)
    20 Abril, 2012 en 10:24 — Responder

    Brrr… turismo de fantasmas!! Los cementerios me gustan, pero no se yo si de noche… :S

    • 20 Abril, 2012 en 10:32 — Responder

      Tienen otro aire 🙂 puede que solos tuviéramos más reparos, pero siendo tanta gente… aunque en Edimburgo siempre hay gente en los cementerios, incluso haciendo lo que no deben! jajaja

  2. 20 Abril, 2012 en 13:04 — Responder

    Pues me han parecido muy interesantes todas las historietas que has contado.
    Pero, menuda muerte más horrible ser enterrado vivo… ¡uf!
    Un saludo 😉

    • 20 Abril, 2012 en 13:44 — Responder

      Es algo que pasaba también en España, de hecho era por eso por lo que se instauró el velatorio de no recuerdo cuántos días, creo que Felipe II tenía pánico a ser enterrado vivo… hablo de recuerdos, lo mismo estoy metiendo la pata :-O
      Horrible, sin lugar a dudas!

  3. 20 Abril, 2012 en 13:38 — Responder

    Ja,ja,ja,ja!Muy buen recorrido y mucha ironía!!! A pesar de todo, parece válido el dicho de que hay que temer más a los vivos que a los muertos… Por muchas leyendas oscuras que se tejan sobre ellos. Es curioso cómo en determinados lugares,los cementerios forman parte activa de la vida de las ciudades y de sus habitantes,bien porque culturalmente es parte de la existencia,bien porque hay tantas historias y leyendas sobre lo que en ellos sucede,que constituyen una visita en sí misma!!!Qué cuerpo se os quedo después de las catalepsias y las obras de arte lapidarias? 🙂

    • 20 Abril, 2012 en 13:46 — Responder

      Siempre hay que cuidarse de los vivos, que los muertos… muertos están, no? 😉
      El turismo de cementerio está muy extendido, de hecho nosotros no dejamos pasar la ocasión de visitarlos cuando viajamos. Son lugares muy interesantes y que cuentan mucho de la gente (la viva y la muerta).
      La verdad es que la obra de arte lapidaria impacta bastante cuando la ves con el flash… pero bueno, no acabó aquí el tour de los fantasmas, eh? hubo más sitios y más historias/leyendas.

  4. 21 Abril, 2012 en 11:05 — Responder

    Ostras qué miedo!!! Con lo caguica que soy yo creo que evitaría esta visita, jejejeje. La verdad es que menudas historias tiene este cementerio!!!! Un abrazo. 😉

    • 22 Abril, 2012 en 14:03 — Responder

      Si te paras a pensarlo puede dar algo de “miedo”, bueno, más bien respeto… pero hay que apuntarse a todo mujer 🙂
      Es parte de la historia de una ciudad la historia de sus muertos!

  5. 21 Abril, 2012 en 11:22 — Responder

    Yo también hice el ghost tour, pero como cuento en el blog al ir con 2 personas(una de Francia y otra de EEUU) lo hice en inglés y recuerdo que no entendí lo de la tumba y la catalepsia, despues intentó el chico americano explicarmelo pero no lo entendía, ahora entiendo que eso era catalepsia y por que se refleja esa marca en la tumba.

    Nunca es tarde para aprender algo :), ya has borrado de mi lista una de esas preguntas sin resolver :).

    gracias.

    Jesús Martínez
    vero4travel.com

    • 22 Abril, 2012 en 14:04 — Responder

      Cuando lo hicimos nosotros salieron tres grupos de españoles, 90 personas!! En el puente de San José habíamos invadido la capital escocesa jajaja
      No sé qué será peor… enterarte de lo que cuentan y pensar que te puede pasar a ti, o no enterarte y ver la sombra/cara en la parte de atrás de la tumba.
      Me alegro de haberte sido útil 🙂

  6. 22 Abril, 2012 en 22:01 — Responder

    yo no duro en ese tour ni media hora, al rato diré que voy al baño y después leeré algún blog de un valiente jiji

    • 23 Abril, 2012 en 11:42 — Responder

      Bueno, para eso estamos Arol 😉 para contar estas cosas y que las puedan saber incluso los que no quieren pasear de noche por un cementerio! jajaja

  7. Lorenzo Castro
    25 Junio, 2012 en 13:55 — Responder

    Muy buenas tardes amigos,

    he leído con detenimiento todo lo contado de las historias de Edimburgo. Soy historiador y diplomado en Turismo, y trabajé durante dos años como guía en Edimburgo, con un grupo de personas profesionales que comprobaban cada detalle tirando de hemerotecas y todo lo que contaban estaba constatado y confirmado, por eso puedo decir que gran parte de lo relatado en estos artículos, historias contadas durante el tour, no son ciertas. Me puedo imaginar que habeis hecho este tour con la empresa “gratuita” (que luego van todo el camino pidiéndote que les des dinero al finalizar) cuyos “guías” son estudiantes carentes de formación turística alguna, a los que la historia y el turismo les resbala olímpicamente, están ahí para sacar tajada durante 2 o 3 meses y luego se marchan, y llegan otros chavales nuevos.

    No lo digo como crítica a la web ni mucho menos, es más bien una crítica constructiva, ya que al tratarse este blog de un blog de viajes y de personas apasionadas al turismo, me parece poco apropiado realizar tours con empresas no profesionales que buscan amasar dinero sin importar la veracidad de lo que cuentan, mientras que se deja de lado a empresas que se lo curran a diario, que cuentan con profesionales, historiadores o relativos al sector del turismo y pagan sus impuestos y sus cosas como debe ser. Al final, lo que se consigue con este tipo de cosas es hacerle un daño inmenso al turismo y a los profesionales del sector, mientras que sí se apoya al intrusismo laboral.

    En definitiva, yo no dejaría que un aficionado a Doctor House me operase a cambio de una propinilla, para operar, están los cirujanos profesionales que para eso han estudiado.

    Dejo esto como crítica constructiva, repito, y como un tema sobre el que pensar seriamente.

    Un cordial saludo amigos.

    • 26 Junio, 2012 en 22:19 — Responder

      Hola Lorenzo,
      Muchas gracias por tu comentario y por haber leído las historias de Edimburgo. Queda claro que no es una crítica al blog, nosotros no hemos inventado nada de lo escrito…
      Respecto a lo que comentas, no te voy a decir que no sea más “vendible” contar cosas truculentas que verdades, pero no tenemos nada claro que haya tantas incorrecciones. La compañía con la que hicimos el recorrido sí que hace recorridos “gratuitos” pero estos nocturnos, el tour de los fantasmas, no lo son, por lo que entiendo que también pagan sus impuestos, comprueban sus datos y demás…
      Nos gustaría, si pudieras, que nos contaras qué cosas no son ciertas de las contadas. Es aprovecharnos de ti pero, como dices, se trata de conocer lo más posible de los sitios y, si es incorrecto, corregirlo.
      Muchas gracias por adelantado

  8. 28 Junio, 2012 en 11:43 — Responder

    Yo también tengo dudas respecto a lo que escribes Lorenzo, creo que estás dando mucha información pero no concretas en nada, puedes decir punto por punto a lo que te refieres, realmente lo espero.

    Si estás en lo cierto la próxima vez pensaré en utilizar esas empresas de ”voluntad”.

    un saludo.

    Jesús.

  9. 11 Agosto, 2012 en 12:30 — Responder

    Me ha encantado leer esto por que después de vivir mas de un año allí no teníamos ni idea de estas historias, éramos jóvenes y solo ibamos a la fiesta hehehe 😉 Muy buen post, un abrazo muy grande desde Polonia, a ver si podemos vernos por madrid el 26 de este mes 😉 un abrazo

    • 11 Agosto, 2012 en 16:58 — Responder

      Jajajaja si es que la fiesta es más divertida que los fantasmas ;-p a pesar de que los fantasmas también tienen su gracia. Nosotros nos apuntamos porque habíamos recorrido la ciudad con Mercè por la mañana y nos había gustado mucho cómo lo había contado… y no nos defraudó por la noche 🙂
      Cantidad de leyendas, fantasmas, apariciones… divertido vivir en Edimburgo! jajaja

      El 26 estaremos buceando en Sicilia 🙁 otra vez será!
      Un abrazo viajeros!

  10. […] entrada de Regent Road, se encuentra el cementerio de Calton, donde, además de macabras leyendas (aquí encontrarás algunas), descansan personalidades como el filósofo David Hume, que siempre defendió Calton Hill como un […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *