5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

La reserva de Sian Ka’an: todo lo que necesitas saber

La Riviera Maya mexicana es famosa por sus hoteles de lujo, sus todo incluido, sus playas privadas… Pero no vayas a pensar que solo puedes ir a colocarte una pulserita en la muñeca y a ver naturaleza “domesticada”. En el estado de Quintana Roo, en plena Riviera Maya, también hay una selva virgen, una reserva natural tan increíble que su nombre en maya significa “puerta del cielo” o “lugar donde empieza el cielo”. Hablamos de la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1987.

Reserva Sian Ka'An Puente Boca Paila Salto
Saltando en el Puente Boca Paila

Prepárate para unos cuantos saltos en las pistas de tierra que atraviesan la reserva de Sian Ka’an y para meterte un buen madrugón –hace falta bastante tiempo para ir y volver–. Pero también para cruzarte con pelícanos, tortugas y cientos de aves, para avistar cocodrilos si tienes suerte, para navegar en lancha, para nadar y para hacer snorkel… Vamos, el viaje de vuelta entre baches será casi como ir meciéndose en una cuna de la paliza que te habrás pegado.

Olvídate de la “civilización” y de la cobertura. Nos vamos a la naturaleza más salvaje en la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an.

Saltaconmiconsejo


Date una vuelta por nuestra guía completa para viajar a la Riviera Maya y la Península de Yucatán antes de planear tu viaje a México. Y, como no podía ser de otra forma, Sian Ka’an está en nuestro listado de mejores excursiones desde la Riviera Maya.

Dónde está la reserva de la biosfera de Sian Ka’an

Hemos dicho que la reserva de Sian Ka’an está en plena Riviera Maya, en el estado mexicano de Quintana Roo, en la Península de Yucatán. Ahora bien, para ser más exactos –y para demostrar que está en plena riviera–, tenemos que decir que Sian Ka’an está a 10 kilómetros de Tulum, a poco más de 70 de Playa del Carmen y a 140 de Cancún. Bueno, los kilómetros son a la entrada de la reserva, porque hablamos de más de medio millón de hectáreas protegidas –concretamente, 528.147 Ha–.

Reserva Sian Ka'An Isla Pajaros
Isla Pájaros

¿Sabías que…?


Junto a la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an, también hay un Complejo Sian Ka’an que incluye, además, el Área de Protección de Flora y Fauna Uaymil y la Reserva de la Biosfera Arrecifes de Sian Ka’an –la segunda barrera coralina más grande del mundo–. El complejo total alcanza una superficie de 652.193 hectáreas.

La Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an es un de nuestros lugares que ver en la Riviera Maya imprescindibles.

Cómo llegar a Sian Ka’an

Al tratarse de una reserva de la biosfera de la UNESCO, ya imaginarás que no hay líneas de autobús –combi, camión o colectivo– que la recorran con mucha frecuencia. De hecho, ni con mucha, ni con poca. Pasamos un día visitando las compañías de transporte en Tulum buscando una que llegara hasta Javier Rojo Gómez, un pueblo dentro de la reserva junto al faro de Punta Allen. En varias nos dijeron que había un colectivo que llegaba hasta allí, pero que tenía muy poca frecuencia. Hasta que llegamos a la compañía en cuestión y nos dijeron que ya no estaba: se había estropeado el colectivo con tanto bache y habían dejado de hacer el recorrido.

Reserva Sian Ka'An Puente Boca Paila Pelicano
Un pelícano en el Puente Boca Paila

Lo que sí se puede hacer es llegar en transporte público hasta la entrada de la reserva de Sian Ka’an, el Arco Maya, junto a la caseta de control de acceso. Hay un colectivo, por unos 30 pesos, hasta el final de la zona hotelera de Tulum. Eso sí, una vez que llegues ahí tienes que cruzar los dedos para encontrar un taxi u otro transporte que te lleve al interior de la reserva. Cosa que, según nos contaron en las compañías de transporte de Tulum, tampoco es fácil. De hecho, nosotros no vimos ninguno.

Reserva Sian Ka'An Caseta Acceso Arco Maya
La caseta de acceso a la reserva de Sian Ka’an junto al Arco Maya

¿Cómo llegar a Sian Ka’an entonces? Pues lo mejor es con un tour desde Tulum. Así lo hicimos nosotros, con la agencia Pixan Ka’an –alma del cielo en maya–. Una agencia abierta en 2017 por dos enamorados de la reserva que trabaja con guías locales. Nos recogieron en el hotel y nos devolvieron 9 horas después con una sonrisa en la cara.

Por supuesto, si estás viajando por la Riviera Maya en coche, puedes llegar con tu vehículo al interior de la reserva. Eso sí, recuerda lo que decíamos de las “carreteras” –caminos de tierra con bastantes baches– y piensa en la fianza del alquiler… Tú verás si te compensa.

¿Cuánto cuesta la entrada a la reserva de Sian Ka’an?

La entrada a la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an tiene un coste de 100 pesos mexicanos por persona –en nuestra excursión, el precio fue de 96, en muchas ocasiones los precios son en dólares y redondean–. Tienes que registrarte en la caseta de control de acceso junto al Arco Maya y pagar. Allí te entregan una pulsera que tienes que llevar en la muñeca todo el tiempo que estés dentro del parque. Sí, al final tendrás que llevar una pulsera… sigues estando en la Riviera Maya.

Reserva Sian Ka'An Faro Punta Allen
El faro de Punta Allen, el punto más al sur de la Riviera Maya

Qué hacer en la reserva de la biosfera

La reserva de Sian Ka’an está muy protegida y no podrás lanzarte a lo loco por mitad de la selva. Eso no quiere decir que no tengas tu dosis de aventura ni de fauna salvaje.

Lo primero que hay que hacer en Sian Ka’an es parar en el Puente Boca Paila, el puente que cruza la unión de la Laguna Boca Paila con el Mar Caribe. Allí, si tienes suerte, podrás encontrarte con un cocodrilo o un manatí nadando tranquilamente –nosotros estuvimos un rato y no hubo manera–. Si no tienes suerte, siempre podrás estar a muy poca distancia de los curiosos pelícanos que parecen los dueños del puente, como si estuvieran sentados en sus mecedoras viendo pasar a los turistas.

Reserva Sian Ka'An Lancha
En lancha desde Paso Lagartos

Otra parada obligatoria en Sian Ka’an es la travesía en lancha desde Paso Lagarto. Navegamos hasta Isla Pájaros –el nombre lo dice todo–, con garzas tigre, fregatas, patos bobos y más pelícanos y vinieron a saludarnos unos delfines. Después de llegar a Punta Allen y ver su faro desde el agua, continuamos navegando hacia el Caribe y nos encontramos con una tortuga.

Reserva Sian Ka'An Tortuga
El recuerdo de la tortuga se vino con nosotros, en la memoria en la cámara y en el móvil

Eso sí, tenemos que decir que el barco, más de dos horas hasta que llegamos a un punto en que pudimos lanzarnos al agua, se hizo un poco duro. Porque no estás todo el tiempo viendo cosas y las partes en que la lancha coge velocidad y salta sobre el agua mientras vas sentado en los asientos de fibra –aunque con un chaleco salvavidas haciendo de cojín, además del que llevas puesto en todo momento– no son las más cómodas.

Después comimos en un restaurante local en Javier Rojo Gómez, un rato de playa y vuelta a la lancha y a la furgoneta.

Qué no hacer: la crema solar y la basura

Hablamos de una reserva de la biosfera, además de un lugar con una vida salvaje que puede llegar a ser peligrosa para el ser humano, así que ten muy en cuenta los consejos del guía y de los carteles que encuentres.

Para empezar, olvídate de eso de lanzarte al agua donde quieras. Por muy espectacular que sea la playa, recuerda, puede haber cocodrilos. Báñate solo donde te lo indiquen los guías. Siguiendo con el baño, nada de protectores solares ni cremas de ningún tipo, maquillaje incluido. La capa de “aceite” que se forma en la superficie del agua provoca que el sol no penetre tanto y acaba con mucha vida submarina. Por ejemplo, con los corales. Haz lo que hacen guías y capitanes de lancha: camisetas de manga larga, bragas en el cuello y gorra. Ellos están todo el día allí y no dejan ni un centímetro de piel expuesto.

Reserva Sian Ka'An Sara Caribe
Al agua para la foto y a cubrirse para nadar

Por supuesto, nada de llevarte un recuerdo. Y no nos referimos solo a una planta, una flor o una concha, tampoco piedras o arena. Menos aún comprarlos. Los únicos recuerdos que te puedes llevar estarán en tu memoria o en la del móvil/cámara. Y tampoco puedes dejar nada: llévate la basura que generes y ni se te ocurra tirarla por el camino –el problema de la basura y del plástico nos dejó con un nudo en la garganta cerca de Puente Boca Paila–.

Mucho cuidado con los animales, no solo con los potencialmente mortales, también con las aves y resto de fauna. No te acerques demasiado, lleva prismáticos, y tampoco les des de comer. Y, por último, no les molestes. Estás en su casa, tú eres el extraño: nada de ruidos.

Reserva Sian Ka'An Delfin
Uno de los delfines que se acercó a saludar

Seguirás en la Riviera Maya, pero en mitad de la naturaleza más salvaje, en la reserva de Sian Ka’an, porque no todo son hoteles de pulsera y todo incluido en esta zona de México.

¿Quieres viajar a la Península de Yucatán y a la Riviera Maya? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a México aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en la península de Yucatán aquí.
  • Alquila el coche en México al mejor precio aquí.
  • Las mejores guías de México aquí.
  • Contrata tu tour guiado en la península de Yucatán aquí y en la Riviera Maya aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.
banner suscribe rss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios