5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


10 escapadas por España con encanto que nunca contamos

¿Buscas destinos con encanto para una escapada por España? ¿Te preguntas “dónde voy este fin de semana”? ¿No sabes dónde pasar un puente o la Semana Santa? Aquí te damos diez sugerencias. Escapadas románticas –todas las hicimos en pareja–, tanto en ciudades como rurales, destinos más baratos que si sales al extranjero… ¡España lo tiene todo!

Nuestro blog nació para contar nuestros grandes viajes al extranjero –quien dice “grandes” dice de un par de semanas o tres, lo que daban las vacaciones hasta nuestro Gran Viaje por Sudamérica y la Antártida de más de un año– y hace sólo unos años que empezamos a contar también nuestras escapadas por España o a otros destinos europeos. Hemos decidido recuperar esos pequeños, pero no menos placenteros, viajes que ansiabamos toda la semana y que nos daban una vía de escape del trabajo, aunque sólo fuera durante dos o tres días. Porque irse de fin de semana también es viajar. Empezamos hoy con diez de las primeras escapadas con encanto que hicimos juntos por España, cuando yo llevaba poco en este precioso país y estaba empezando a descubrirlo… Eso sí, muchas fotos las hemos perdido y las otras no son muy buenas, ¡hemos mejorado con el tiempo!

Andalucia Jaen Cerros Ubeda

Uno de los destinos con más encanto de España: Cáceres

Como italiana, me sorprendió en mis primeros años en España descubrir aquí Cáceres y no haber escuchado hablar de ella nunca antes en mi país. Con sólo pasar por debajo del arco de la Estrella y meter pie en el centro histórico de la ciudad, me di cuenta de que era uno de los más alucinantes que había visto por Europa: tan compacto, armonioso y bien conservado que parecía irreal. ¿Sería una impresión de primeriza en España o ahora me volvería a provocar las mismas sensaciones? Para JAAC era ya una segunda visita y seguía pensando lo mismo…

Lugo: una escapada de España a la Hispania romana

“Mis antepasados” los romanos dejaron una enorme cantidad huellas que han llegado hasta nuestros días en la península ibérica, más adelante las descubriríamos juntos en Tarragona, en Mérida –por cierto, tampoco hemos hablado nunca de ella–, y en otros muchos sitios. Pero fue en una escapada de Semana Santa cuando, después de pasar por Valladolid, Astorga y Ponferrada –un recorrido que recomiendo, por cierto–, llegamos a Lugo. Los más de dos kilómetros de cinta amurallada romana prácticamente intacta que me dieron la bienvenida, junto con una empanada que nos comimos justo después de cruzar una de sus diez puertas, hicieron de ese día un día memorable.

Lugo Muralla Salto

Monasterios de Suso y Yuso: una escapada por La Rioja no es sólo vino

Aprovechando la visita a España de mi hermana, que es arquitecta, nos fuimos a La Rioja a ver la bodega de Viña Tondonia, obra contemporánea de la angloiraquí Zaha Hadid. Nos encantó la visita –aunque nos contaron que la construcción daba muchos problemas, por ejemplo con la lluvia, ¡nos acordamos de Calatrava!– y más aún el salto en el tiempo que dimos después llegando hasta San Millán de la Cogolla para visitar los monasterios de Suso y Yuso buscando los orígenes del castellano en las Glosas Emilianenses. Aunque después nos contaron que los Cartularios de Valpuesta, en Burgos, tienen uno o dos siglos menos y son, realmente, la primera prueba escrita del castellano.

La Rioja Suso Yuso

Un fin de semana en el Camino de Santiago entre Navarra, La Rioja y Burgos

JAAC ya había hecho su Camino de Santiago a pie desde León con un amigo pero quedaban muchos años para que lo volviera hacer conmigo cuando nos fuimos a recorrer otra parte del Camino… ¡pero en coche! En Navarra nos esperaban Puente La Reina o EstellaLizarra en vasco–, en La Rioja Nájera y en Burgos sitios como Santo Domingo de la Calzada. Una escapada descubriendo la herencia cultural del Camino y una gastronomía riquísima. ¡No se me olvidarán nuncas esas alubias negras de Puente de la Reina!

Albarracín: otro sitio ideal para un fin de semana

Con Albarracín me pasó lo mismo que con Cáceres, me preguntaba cómo podía no conocerlo –aunque ahora me doy cuenta de la cantidad de patrimonio que hay en Italia y que es desconocido fuera, y dentro, del país–. Una ciudad medieval amurallada de película, en lo alto de una colina, rodeada en sus cuatro quintas partes por un profundo tajo y con callejuelas cuyo trazado se adapta a un terreno imprevisible. Si hubiera que dibujar una ciudad-fortaleza medieval, sería así.

Una escapada cultural a Girona sin salir de la ciudad

¡Cómo nos gustan las ciudades medievales! Tanto que, cuando todavía se podía llegar a Girona con Ryanair desde Madrid, aprovechamos una oferta para plantarnos un fin de semana en la ciudad. Muchos desde Girona se van directamente a la Costa Brava o al Pirineo, pero en nuestra escapada de fin de semana nos quedamos sólo en la ciudad. Resistirnos la tentación de irnos a ver sus alrededores y fue una gran idea: pasear por las callejuelas iluminadas de la ciudad cuando cae la noche es una experiencia que no hay que perderse. Eso sí, nos atracaron con cuchillo detrás de la muralla… pero la ciudad es tranquilisima, los mossos d’esquadra ni se lo creían, ¡tenía que ser la primera vez que pasaba en años!

Girona

Úbeda y Baeza: una escapada al Renacimiento sin salir de España

De la Edad Media viajamos el Renacimiento. Las dos pequeñas ciudades andaluzas de Úbeda y Baeza, rodeadas de colinas recubiertas de olivos y separadas por sólo diez kilómetros de distancia, son el destino ideal para una escapada de fin de semana. Por lo cerca que están, porque no son muy grandes y porque su patrimonio, inspirado en el Renacimiento italiano y que inspiraría la arquitectura colonial de América Latina, es increíble. Tanto que los conjuntos monumentales renacentistas de ambas han sido declarados patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Eso sí, tampoco falta patrimonio anterior, desde los romanos hasta los árabes pasando por los visigodos, fueron muchos los que llegaron aquí antes de los turistas con cámaras de fotos…

Jaen Baeza Palacio Jabalquinto

Rincones con encanto en España: los molinos de Castilla La Mancha en Consuegra

Decir La Mancha fuera de España es decir Quijote, Sancho Panza y molinos de viento –incluso, según con quién hables, puede que también queso manchego–. En España… casi que también, ¿no? Así que una ruta por los molinos de viento de La Mancha me sonaba de lo más evocadora. Y cuando supe que podía hacerme con harina fabricada en el molino de viento “Sancho”, en su antigua maquinaria, con ocasión de la fiesta de la mujer y con fines solidarios, no dejé escapar la ocasión. Ver la puesta de sol con los doce molinos de viento de Consuegra mientras te imaginas que el Quijote y Sancho Panza salen detrás de cualquiera de ellos es irrepetible.

Escapada rural por España: las hoces del río Duratón y Sepúlveda

Si la idea del viaje a Girona surgió por una oferta de vuelo, y la de Consuegra por una ocasión como la fiesta de la mujer, la visita al Parque natural de las hoces del río Duratón surgió por una oferta en un alquiler de coche –1 € por un Smart con Pepecar, eso sí, entre seguros y extras, al final no nos salió tan barato, los consejos para alquilar un coche nos habrían venido bien–. Para aquel entonces éramos más de turismo cultural que de paisajes, pero el cañón del Duratón, que en algunos sitios llega a más de 100 metros de desnivel, y sus farallones rocosos nos dejaron boquiabiertos. Si le añadimos la belleza de la ermita de San Frutos, la observación de buitres leonados y un buen cordero asado en la vecina Sepúlveda… ¿quién puede no quedarse prendado de este sitio? Eso sí, no nos hizo muy bueno y más que un Smart habríamos necesitado un 4×4…

Segovia Hoces Duraton

Escapada rural de fin de semana entre Asturias y Cantabria

Probablemente la causa más bizarra de todos nuestros viajes: nos fuimos a Asturias porque ¡ganamos una estancia en una casa rural con un concurso de los quesos García Baquero! –eso sí, también ganamos el vuelo a Japón con otro concurso, ése con Lastminute–. Podíamos elegir entre muchas casas rurales de toda España pero nos decantamos por la Casona de Baró, porque tenía muy buena pinta –y efectivamente estaba genial: sobre todo sus claraboyas con vistas a los Picos de Europa y su increíble e infinito desayuno– y porque teníamos muchas ganas de Asturias. Intentamos subir al teleférico de Fuente Dé pero estaba cerrado… Eso sí, vimos la increíble playa de Gulpiyuri, Llanes, Ribadesella, Cangas de Onís, subimos a pie a Bulnes –y bajamos en funicular–, fuimos a la cueva museo de la Fundación Cabrales en Arenas de Cabrales… Y hasta visitamos Potes y el monasterio de Santo Toribio de Liébana en Cantabria.

Asturias Picos Europa

¡Con ganas de volver a todos estos sitios… y hacer mejores fotos! Bueno, y conservarlas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios