AméricaBoliviaChileEcuador

Volcanes y leyendas de nuestro viaje por Sudamérica

  
En Sudamérica la Naturaleza estuvo presente en la vida de sus gentes mucho más tiempo que en Europa y eso se nota en la forma en que personalizan montañas, ríos, lagos… La Pachamama manda, pero los volcanes son los que más respeto infunden en una tierra plagada de ellos. La geología explica muchas cosas, pero los volcanes son más importantes que todo eso. Volcanes y leyendas, la combinación perfecta, como aprendimos en nuestro año por Sudamérica.

Hay pocas cosas más apasionantes para los humanos que un misterio. Nos engancha, nos atrapa, nos produce una sensación de intranquilidad por no saber y de placer por la sensación de buscar y la promesa de conocer. Es difícil de igualar. Lo malo es que, en muchas ocasiones, el momento en que se descubre la respuesta no da esa satisfacción: acaba la búsqueda y lo descubierto es demasiado “terrenal”. Ahí comienza el reino de las leyendas: cuando la explicación no cumple con lo esperado o no se llega a encontrar. La mejor manera de resolver el misterio es con una historia digna de un cuento.

Quito Cotopaxi Cono Perfecto Salto Base

Volcanes y leyendas de Ecuador: Cotopaxi, Chimborazo y Tungurahua

Ecuador es el país de los volcanes y fue allí donde comenzamos a entender la importancia que tienen en la historia andina. Los volcanes tenían la capacidad de moverse, de enamorarse, de tener hijos… pero también las demás capacidades humanas asociadas a estas emociones: celos, peleas, infidelidades…

Baños Tungurahua Ceniza Volcan

Cuando dormimos en Baños conocimos a Mamá Tungurahua –de las pocas volcanes femeninas andinas–. Estaba en erupción y según cuenta la leyenda se debía a que el Pichincha lloraba. ¿Por qué? Porque el Pichincha sería el hijo de la Mama Tungurahua y del Chimborazo –que lo consiguió después de ganar a su hermano Cotopaxi que también la pretendía–.

Baños Tungurahua Erupcion Ciudad

Otra leyenda cuenta el motivo por el que el volcán Qillcay, conocido como el Altar por su forma, es plano. El matrimonio entre el Chimborazo y Mamá Tungurahua no era muy feliz y ambos engañaban a su pareja. Cuando el Chimborazo se enteró de que el Altar se estaba viendo con su mujer entró en erupción llevándose por delante la cabeza del Altar y dejándolo plano y extinto.

Baños Tungurahua Salida Emergencia

Volcanes y leyendas de Chile: Lascar, Licancabur, Juriques y Quimal

Fue en una excursión en San Pedro de Atacama, Chile, donde nos explicaron el porqué de la forma “descabezada” del volcán Juriques. Amoríos y peleas entre hermanos. En aquella zona de los Andes se cuenta que los volcanes son antiguos guerreros y los cerros hermosas doncellas. Como no podía ser de otra manera, uno de estos guerreros se enamoró de una doncella, en concreto el volcán Licancabur y el cerro Quimal. El problema era que, Juriques –el hermano de Licancabur– también estaba enamorado de Quimal. En un arrebato de locura intentó forzar a Quimal y, aunque no lo consiguió, llegó a oídos de su hermano Licancabur que explotó de celos.

San Pedro Atacama Laguna Tebinquinche Volcanes TurisTour

Al tratarse de un volcán la explosión fue literal y, con una de las rocas expulsadas, golpeó la cabeza de Juriques arrancándosela –de ahí el nombre de descabezado–. Lascar, el padre de los dos volcanes montó en cólera y desterró a la bella Quimal a cien kilómetros de distancia de los volcanes. Por eso hay una llanura junto a Licancabur y el cerro Quilmes está aislado al otro lado del salar.

San Pedro Atacama Laguna Tebinquinche Salto TurisTour

A pesar de la dureza de la separación, la leyenda tiene una parte que da esperanzas al amor imposible: cada año, después del solsticio de invierno, la sombra de Licancabur cubre por completo al cerro Quimal recordando su amor.

Volcanes y leyendas de Bolivia: Tunupa y el origen del salar de Uyuni

A pesar del papel prioritario de la Pachamama, en Bolivia también los volcanes eran todos machos. Todos excepto la bella Tunupa, al norte del Salar de Uyuni. Todos los volcanes de los alrededores cortejaban a Tunupa. A resultas de todos esos cortejos, Tunupa se queda embarazada y da a luz a un pequeño volcán. Todos los grandes volcanes de la zona se consideran los padres del pequeño. Con la intención de forzar a Tunupa a revelar cuál de ellos lo es realmente, secuestran al niño-volcán y lo esconden en Colchani –donde existe un volcán con la misma forma que el Tunupa más pequeño–.

Salar de uyuni volcan tunupa crater multicolor

Los cortejos, las luchas, los secuestros… acaban por enfadar a los dioses que, enfadados, retiran a los volcanes la capacidad de moverse dejándolos clavados en el suelo. A partir de ese día, Tunupa, lloró la pérdida de su bebé y sus lágrimas mezcladas con su leche crearon el Salar de Uyuni a sus pies.

Salar de uyuni puesta de sol

El amor es capaz de explicar la geología y las erupciones de una forma especial en los Andes, volcanes y leyendas, la combinación perfecta.

  

2 comentarios

  1. Marcela Pazmiño
    18 mayo, 2018 en 04:18 — Responder

    ¡Hola JAAC!
    Me encantó la forma en que detallaste la historia de los volcanes de mi país, y todo el resto de lugares que visitaste. Hiciste una vuelta muy completa entre ríos, cacao, ciudades viejas, nevados, lagunas, etc.
    Pero veo que te faltó algo super importante =( y que es un must: ¡las ISLAS GALÁPAGOS!!
    Acá los animales como piqueros, pinguinos, iguanas, lobos marinos, etc., interactúan con el ser humano como si fueran domésticos. Mejor aún si te metes al agua y mientras buceas para ver corales, también ¡nadas con tiburones!
    slds
    Marcela

    • 28 mayo, 2018 en 12:37 — Responder

      Hola Marcela y bienvenida al blog 🙂
      Muchas gracias por tus palabras. Me encanta que te guste cómo hablamos de tu país. Nos faltaron muchas cosas que ver en Ecuador, a pesar de ser un país relativamente pequeño, hay tanto que descubrir… Así siempre queda un motivo para volver 😉
      Y las Islas Galápagos son un motivo fascinante 🙂
      ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *