5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


La manchuela albaceteña, de Alcalá del Júcar al Cabriel

Albacete, sí, ese Albacete. ¿Alguna vez te habías planteado viajar a Albacete? Lo primero que se viene a la cabeza al pensar en la provincia no motiva a ir… pero, como siempre decimos, hay algo que ver en todas partes. En este caso, además de ver, hay algo que descubrir porque ¿sabes lo que es y dónde está la Manchuela albaceteña?

Manchuela Albaceteña Rio Cabriel Salto

La Manchuela

Todo el mundo ha oído hablar de La Mancha: «En un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme…«. Pero no toda Castilla – La Mancha es eso, La Mancha. ¿Lo sabías? La serranía de Cuenca, los montes de Toledo, la Alcarria… son muchas las comarcas que componen esta comunidad. Conocía algunas, obviamente la Alcarria, pero precisamente la Manchuela no estaba en esa lista.

Como pasa en muchas ocasiones, el mapa de provincias ha “roto” las antiguas comarcas. La Manchuela tiene una parte conquense –al sureste de la provincia–, una parte albaceteña –al noreste de Albacete– y la comarca de Requena-Utiel en Valencia. Los ríos Cabriel y Júcar y  pueblos como Alcalá del Júcar o Villatoya están en su territorio. Así como Fuentealbilla, conocido por ser el lugar de nacimiento de Andrés Iniesta.

La ribera del Cabriel y Villatoya

¿Qué os parece estar solos paseando junto al río Cabriel? Ésa es una de las opciones de caminata que parten de Villatoya y sus alrededores. Son siete las rutas con nombres tan autóctonos como la ruta del jabalí, del zorro o de la gineta. También hay una ruta del lobo pero, como nos dijeron en el bar del pueblo, por esta zona no ha habido nunca lobos… así que debe ser una cosa de marketing.

Manchuela Albacetena Rio Cabriel

Nosotros nos decantamos por una sencilla que nos llevó a la orilla del río, la ruta de la garza. Colores de otoño en su máxima expresión y tranquilidad absoluta. Sólo el curso del Cabriel nos separa de Valencia, pero nadie viene a cruzar por aquí teniendo una carretera elevada unas decenas de metros sobre el suelo, que no rompe el terreno pero sí el paisaje. Al final de la ruta están las ventanas, unos agujeros en la piedra que forma el acantilado sobre el Cabriel en el lado valenciano.

Manchuela Albacetena Las Ventanas Villatoya

Otoño no parece el mejor momento para practicar deportes de aventura en el Cabriel como descenso, piragüismo y rafting porque no vimos a nadie haciéndolos, a pesar de que la zona entre las Hoces del Cabriel y Villatoya es utilizada a menudo para ello. Tranquilidad y aventura coinciden en el espacio, pero no en el tiempo.

Alcalá del Júcar, el pueblo agarrado a la montaña

Érase un pueblo agarrado, incluso excavado, en la montaña. Un pueblo de casas blancas dominadas por la silueta de un castillo y recortado por el cauce de un río. Érase Alcalá del Júcar. Saltamos del Cabriel al Júcar dentro de la Manchuela albaceteña.

Manchuela Albaceteña Alcala del Jucar Vista

Se dice que lo mejor para conocer un lugar es perderse por sus calles… no diría yo eso de Alcalá del Júcar. Y no es porque sus calles puedan ser peligrosas, ni porque puedas acabar realmente perdido sin saber volver al coche. Lo digo porque con las cuestas que tendrás que subir y bajar, es mejor saber a dónde te estás dirigiendo que vagar sin rumbo fijo y luego notar que tus piernas te odian.

Manchuela Albaceteña Alcala del Jucar Casas Blancas

En cualquier caso, después de visitar el castillo (2 €) y ver el paisaje que se abre a tus pies, tocará bajar hasta la orilla del Júcar. Difícil decisión: bajar andando para luego subir hasta el castillo para volver a montar en el coche o bajar en coche y subir andando hasta las famosas cuevas de Garadén y del Diablo (3€ con consumición) y luego bajar hasta el coche de nuevo.

Manchuela Albaceteña Alcala del Jucar Vista Castillo

Si tenéis suerte, aunque parece que lo más fácil es encontrarle allí siempre, conoceréis al mismo Diablo, que no es otro que Juan José Martínez, el propietario de ambas cuevas. Si ahora la “frontera” entre Albacete y Valencia es una zona tranquila, hace siglos no lo era tanto. De hecho, la cueva de Garadén, con 750 años de historia, era una aduana que controlaba el paso del Júcar y cobraba impuestos a los que querían cruzar, de ahí su impresionante mirador sobre el río. Hoy en día, las dos cuevas son un museo de la cultura local, un bar y una discoteca.

Manchuela Albaceteña Alcala del Jucar Cueva Diablo

En la orilla del río Júcar, no en otoño por supuesto, podréis disfrutar de una playa fluvial con su arena, bastante mejor preparada, aunque seguro que mucho más concurrida, que la zona de baño en el Cabriel que habíamos visto el día anterior.

Manchuela Albaceteña Alcala del Jucar Vista Rio

 

Cabañas Valle del Cabriel

Un pueblo de cabañas de madera, con zonas de juegos infantiles, piscina, pistas de fútbol y baloncesto, sala común y naturaleza por todas partes, eso es Cabañas Valle del Cabriel. El lugar perfecto para desconectar del mundo –aunque sólo si quieres porque para eso está el wifi– y disfrutar con los amigos de un fin de semana alejado del asfalto en la Manchuela albaceteña.

Manchuela Albacetena Cabanas Valle Cabriel

Después de una caminata por el bosque, de una “escalada” por Alcalá del Júcar o de algo de deporte, ¿qué mejor que una sesión de spa para estirar y relajar los músculos? El pueblo, es un pueblo balneario. En esta zona de la Manchuela albaceteña, en los alrededores de Villatoya, son famosas las aguas termales y los Baños de la Concepción están a menos de 200 metros –aunque en la piscina de las cabañas también hay zona de spa–.

Manchuela Albacetena Cabanas Valle Cabriel Pueblo

Si no te gusta tener que hacerte la comida o la cama en las cabañas, siempre puedes alojarte en el hotel de Baños de la Concepción y aprovechar su bufé. Eso sí, la media de edad entre la zona de cabañas y la del hotel varía mucho. ¿Quién dijo miedo? No todas las fiestas tienen que acabar con David Guetta, pueden hacerlo con Manolo Escobar.

Agradecemos la colaboración a Baños de la Concepción y Cabañas Valle del Cabriel para recorrer la Manchuela albaceteña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • Marian Ramos
    16 diciembre, 2014 a las 06:57

    Wow!!! Menudo reportaje 😀 Mola, un montón. Las cuevas de Alcalá del Júcar son muy chulas. Y el ‘Diablo’ digno de conocer y escuchar.

    En cuanto a David Guetta y Manolo Escobar… Prefiero a David Guetta 😀

    ¡Un abrazo, viajeros!

    • 27 diciembre, 2014 a las 11:50

      ¡Marian! que se me había pasado este comentario 😮
      El sitio es una maravilla y no teníamos ni idea de que estaba allí… cuántas cosas increíbles no sabremos todavía ni que existen en España 😮
      Y una sesión David Guetta vs Manolo Escobar sería la caña! jajaja

      ¡Un abrazo!