AméricaBrasilVídeos

São Paulo, la ciudad que no puede parar

  

Después de Curitiba, la capital ecológica de Brasil, nuestro viaje por Latinoamérica nos llevó a São Paulo, la ciudad más grande del hemisferio sur y centro financiero de Sudamérica. Las dos ciudades no podrían ser más diferentes. Por un lado Curitiba, conocida por la abundancia de sus espacios verdes, y por el otro São Paulo, que al primer impacto parece un monstruo de cemento. Caótica y peligrosa, pero también vibrante, llena de cultura y de vida, es conocida como “la ciudad que no puede parar”. Dos ciudades con carácter y personalidad opuestos, pero cada una, a su manera, con su encanto. Como hicimos con Curitiba, hemos seleccionado aquí nuestros imprescindibles, lo que no hay que perderse en la megalópolis brasileña.

Sao Paulo Beco Batman Graffiti Salto

Los graffitis del Beco do Batman, en Vila Madalena

Vila Madalena es un barrio conocido por ser el más bohemio de la ciudad, desde los años ’70 cuando su cercanía a la Universidad de São Paulo llevó a vivir ahí a muchos estudiantes con poco dinero. Ahora es una zona de bares de moda con una vida nocturna muy activa, si os paseáis por calles con nombre tan graciosos como Simpatía o Harmonía veréis muchos. Pero lo que nos llevó ahí, y desde luego no nos desilusionó, fueron los graffitis del Beco do Batman. Imprescindibles. Cerca se encuentra también otra callejuela llena de graffitis: el Beco do Aprendiz, aunque los del Beco do Batman nos gustaron más, a parte que la zona del Beco do Aprendiz no parecía muy segura, mejor no pasarse por ahí de noche.

Sao Paulo Beco Batman Graffiti Ganesh

Cómo llegar: el Beco do Batman es una callejuela que cruza la Rua Armonía: yendo hacia el cementerio de São Paulo se encuentra a la izquierda antes de la calle Madeiros de Albuquerque. El Beco do Aprendiz está muy cerca, en una boca calle de Inácio Pereiro, llegando desde el cementerio São Paulo a la izquierda después de la calle Rocha Belmiro Braga.

Sao Paulo Beco Aprendiz Caperucita Graffiti

El mercado municipal

Visita obligatoria y probablemente la atracción más conocida de la ciudad. En este enorme mercado hay productos gastronómicos de todo el país destacando sobre todo la gran variedad de frutas tropicales. Pero ahí se va a comer dos cosas: el bocadillo de mortadela y el pastel de bacalao. Nosotros fuimos con un cicerón de lujo, Antonio de Viajes y Fotografía, y por supuesto probamos ambos. ¡Deliciosos! ¡La cantidad de riquísima mortadela que ponen en los bocadillos es de guinnes y los pasteles fritos crujientitos rellenos de bacalao son una maravilla! Ah, el zumo de açai, ¡otra delicia!

Sao Paulo Mercado Municipal Bocadillo Mortadela

Sao Paulo Mercado Municipal Pastel Bacalhau Bacalao

El mercado se encuentra en pleno centro de la ciudad así que se puede dar un paseo para ver el Monasterio de São Bento, el Pátio do Colegio, la primera construcción levantada en la ciudad, o la Catedral de la Sé. Nada muy impresionante pero ya que se pasa por la zona…

Sao Paulo Mercado Municipal Salto

El parque Ibirapuera

También obra del omnipresente Oscar Niemeyer, es un parque inmenso con museos, lagos, canchas de todos tipos de deportes… Fuimos un día festivo, el 1 de mayo, y estaba realmente repleto de gente. Lo que más nos impresionó fue el espacio techado de la Oca, donde se reúnen deportistas sobre ruedas de todo tipo: desde bicicletas hasta patines y monopatines de todas las formas y tipologías imaginables ¡todo un espectáculo! Nosotros además tuvimos la suerte de ver un grupo de gente practicando capoeira y samba de roda, ¡wow!

Sao Paulo Parque Ibirapuera

Y además…

Otros atractivos de la ciudad son: la Avenida Paulista, el centro financiero de la ciudad; Liberdade, el barrio japonés, no tiene mucho pero por lo visto el mercado gastronómico del sábado es muy bueno; los miradores y la gran variedad de museos. En cuanto a los miradores, en el centro hay tres, todos gratuitos: uno en el Edificio Martinelli, uno en el Edificio Altino Arantes y uno en la Torre Italia –este último abierto sólo de 15h a 16h–. El paisaje desde luego no es bonito pero impresiona: kilómetros de edificios que llegan hasta el horizonte haciendose más pequeños pero sin desaparecer en ningún momento, por algo es conocido como Selva de pedra, selva de piedra.

Sao Paulo Paisaje Rascacielos

Con respecto a los museos, São Paulo tiene una variedad enorme y cada uno tiene tiene un día en el que la entrada es gratuita. Por ejemplo el MASP, el Museu de Arte de São Paulo, el mayor museo de arte de América Latina, es gratis el martes. En el país del fútbol no podía faltar un museo dedicado al deporte nacional: el Museu du Futebol es gratis los jueves. Fuimos y fue bastante entretenido, ¿sabíais que hasta 1930 sólo los blancos podían jugar en la liga brasileña?

São Paulo a través de los ojos de sus habitantes.

Como en Curitiba, en São Paulo nuestra experiencia de couchsurfing fue estupenda. Lucas, nuestro host, nos llevó a sus clases de gafieira; salimos con él por la noche y nos enseñó la Rua Augusta, con sus bares repletos de gente, y la plaza Roosvelt, con sus pequeños teatros-cafés y animada vida callejera; jugamos a las cartas con sus amigos, aprendiendo algo de portugués; y aprendimos a cocinar Strogonoff de pollo. Mi amigo Mike y su familia, además, nos invitaron a cenar churrasco, ¡qué bueno!

¡Muchas gracias chicos, São Paulo no hubiera sido lo mismo sin vosotros!

Sao Paulo Rua Agusta Coche Cocina

Sigue nuestra aventura latinoamericana, #LatTrip

  

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *