5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Fin de semana en Ronda

Montar en un tren sin saber a dónde te va a llevar es algo divertido, incluso aunque sea la segunda vez, turismo a ciegas. La primera vez que lo hice acabé en Ávila en un viaje de ida y vuelta, pero esta vez sabía que pasaríamos la noche fuera de casa. A las ocho y media de la mañana estábamos en Atocha. Soy capaz de alejarme de los monitores y de ponerme la música a todo volumen para no oír los anuncios de megafonía, ni antes de montar ni durante el viaje. ¿Soy demasiado zen?

A las cuatro horas Sara me dijo que había que bajar. En el andén descubrí dónde estábamos: Ronda, Málaga. Llevábamos unos cuantos años con la idea de pasar por Ronda, ciudad soñada, pero nunca habíamos encontrado el momento. En un par de días queríamos ver lo más posible de la ciudad y recorrer sus callejuelas. A pesar de que el sábado nos recibió con un cielo cubierto y con un poco de lluvia pudimos recorrer dos de sus puntos más conocidos: la plaza de toros de Ronda y el Puente Nuevo.

La plaza de toros de Ronda

No somos taurinos, pero tampoco somos creyentes y vamos a las iglesias. El origen de la plaza es una escuela ecuestre fundada por Felipe II en 1572, la Real Maestranza de Caballería de Ronda, parte de la educación eran juegos con toros. A partir del siglo XVIII fueron los toreros a pie los que ganaron notoriedad y la escuela creció con la plaza de toros (1785). En la actualidad se ha convertido en un gran museo con guarniciones de la Casa de Orleans, una colección de armas de fuego –nos sorprendió mucho encontrar tal cantidad de escopetas, rifles y revólveres–, un museo de tauromaquia y la escuela de equitación.

Ronda-PlazaTorosSalto

El Tajo de Ronda y su Puente Nuevo

Casi al mismo tiempo que la plaza de toros se construyó el Puente Nuevo –la novedad tiene más de 200 años–. Fueron necesarios más de 40 años para terminarlo –1759 y 1793–, pero la experiencia había demostrado que había que hacerlo bien: Unos años antes se había construido otro puente en este lugar, la obra duró sólo ocho meses, pero el problema es que el puente también duró poco. Seis años después se derrumbó muriendo 50 personas. Desde arriba es impresionante, pero bajando hasta el mirador es como se puede apreciar toda su magnitud: 98 metros de altura sobre el río Guadalevín para salvar el Tajo de Ronda.

Ronda-PuenteNuevoPanorama

Ronda-PuenteNuevoSalto

Más cosas que ver en Ronda

El tiempo acompañó el domingo y con Sol y calor recorrimos el museo municipal, en el Palacio de Mondragón, y bajamos a la zona musulmana. Ronda fue una de las ciudades más importantes del imperio árabe al final de la Reconquista –la Taifa de Ronda–. Buena muestra de ello son la mina de agua y estructura defensiva de La Mina del Palacio del Rey Moro y los baños árabes.

No es habitual encontrar una escalera de 60 metros de desnivel excavada en la roca, excavada no cavada, cubierta por bóvedas y, ese domingo, llena de goteras que formaban charcos en muchos de los peldaños. Eso  es La Mina, y de aquí se obtenía parte del agua de la ciudad y se defendía el cauce del río, además de servir como vía de escape secreta.

Ronda-MinaGuadalevin

Los baños estaban en la entrada de la ciudad, primera parada para los recién llegados, cerca del río de manera que era sencillo llevar el agua hasta ellos. Llevan aquí desde el siglo XIII o XIV y son los mejor conservados de la península.

Ronda-BañosArabes

Todo eso sin dejar de disfrutar de las casas blancas y las calles empedradas.

Ronda-CasasBlancasMacetasFaroles

Ronda-CasasBlancasEmpedrado

Mucho es lo que encontramos en la ciudad soñada y mucho lo que nos gustó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10  Comentarios

  • 3 octubre, 2012 a las 11:27

    Pero qué chula Ronda!! No la conozco pero ya tengo ganas 🙂
    Algún día probaré a ir a Atocha y pillar un billete de tren a pelo, sin nada preparado. ¡Me gusta la idea! 😛
    Un saludo!!

    • 3 octubre, 2012 a las 23:18

      Conste que sí que había cosas preparadas 🙂 pero las había preparado Sara y yo no sabía dónde íbamos. Aguanté en el tren sin enterarme, que no es poco el esfuerzo. Aunque sí me enteré de que pasábamos por Ciudad Real, lo que dejaba claro que íbamos al sur 🙂 La culpa la tuvo una que en el tren se puso a preguntar, después de que dijeron la parada por megafonía (yo tenía la música puesta), a nuestro lado (cuando ya me había quitado la música).
      Y sí, Ronda es una maravilla que merece una visita 🙂

    • visitar ronda
      11 julio, 2014 a las 19:18

      Ese plan de coger el tren así de repente ejejej, me gusta esa idea…;)

      Solo hay que llevar preparado las ganas de conocer ronda que como dicen es preciosa, además del enorme patrimonio monumental «para sus dimensiones» tiene muchos encanto nautrales que ver cerca, incluida las bodegas de vinos.

      Últimamente las cooperativas están sacando vinos estupendos.

      Un saludo.

      • 13 julio, 2014 a las 18:22

        La verdad es que fue genial, una sorpresa en toda regla que nos llevó a una ciudad de cuento. Como bien dices, lo malo es que con un fin de semana no se puede abarcar todo, hay que centrarse sólo en la ciudad y no se puede disfrutar de los alrededores…
        Está claro que habrá que volver 😉

  • 3 octubre, 2012 a las 19:21

    Yo no sé como fuiste capaz de aguantar hasta allí sin enterarte… Si que eres «zen» jajaja! Tiene una pinta estupenda este pueblo, siempre me ha llamado mucho la atención por la típica foto del puente, es impresionante! Un lugar a tener en cuenta para una futura escapada 😀
    Saludos!

    • 3 octubre, 2012 a las 23:20

      Muy zen Dany, controlando la curiosidad soy un crack… sabía que me iba a gustar fuera a donde fuera que me llevara Sara 🙂 estaba en buenas manos
      El puente es una maravilla y asomarse desde arriba es impresionante, más aún de noche, que al estar iluminado no se ve el fondo y mirar hacia abajo y ver la oscuridad sin saber cuanto tiempo estarías cayendo da más «miedo» que asomarse al Preikestolen 😉
      Apuntadlo, merece la pena 🙂

  • 6 octubre, 2012 a las 19:55

    Una de mis ciudades favoritas de España sin duda, habré estado por esas calles centenares de veces y siempre que vamos por allí a visitar a mi abuela, no me pierdo un paseito por el Tajo y alrededores.

    Me alegra que lo pasarais tan bien. Saludos!!!

    • 7 octubre, 2012 a las 14:17

      No me extraña que no lo sea 🙂 es una preciosidad
      Teniendo familia ahí seguro que aprovechas la mínima ocasión para asomarte el Puente Nuevo, de noche da algo de impresión eso de no ver el fondo 😉

      La gracia del regalo era la sorpresa, pero una pena que no pudiéramos avisaros antes para quedar por allí, otra vez será, lo mismo en Roma 😉

  • Luciana
    2 agosto, 2017 a las 01:18

    ¡¡¡Buenísimo el post!!! Me gustaría saber si desde Málaga o Sevilla se puede ir a pasar el día a Ronda. Estuve viendo que el acceso es un poco complicado. ¡¡¡Muchas gracias desde ya!!!

    • 7 agosto, 2017 a las 16:02

      Hola Luciana,
      Nosotros fuimos en tren directamente a Ronda pero, preguntado a Google, vemos que desde Sevilla la cosa es un poco complicada como dices (aparentemente hay que volver a Córdoba sí o sí). Desde Málaga es un poco más sencillo, con un par de horas de viaje estarás en Ronda.
      Por cierto, echa un vistazo a este otro artículo sobre la ciudad: Cinco cosas que hacer en Ronda
      Buen viaje 🙂