EuropaFavignanaItaliaSicilia

El jardín de lo imposible en las canteras de Favignana

  

La isla de Favignana, en Italia, es muy pequeña –sólo tiene 19 km2– pero esconde muchas joyas. Sus pequeñas y fascinantes calas, unos fondos marinos excepcionalmente ricos, importantes obras de arquitectura como el Palacio Florio o el Ex Stabilimento Florio, restos arqueológicos de significativa importancia… Pero entre estas joyas se encuentra también un lugar singular y realmente sugestivo aunque desconocido para muchos visitantes de la isla: los “jardines hipogeos” de Villa Margherita, jardines creados en el interior de antiguas cave di tufo, canteras de toba.

Favignana-JadinImposiblePirrie

Historia de las cave di tufo de Favignana

Los isleños siempre la han llamado así, toba, pero se trata de calcarenita conchífera, sedimentos marinos que se han ido acumulando durante siglos. Junto con la tonnara, la extracción de esta piedra para su uso en la construcción, a partir del siglo XVII –cuando Favignana conoció su mayor desarrollo–, representó una importante actividad económica en la isla. En un primer momento, se utilizaba sólo localmente, pero, más adelante, se comenzó a exportar a las otras islas del archipiélago y al resto de Sicilia, de hecho el teatro de Palermo está construido con estas piedras. Llegó a haber 200 canteras en la isla, pero hoy sólo una sigue activa ya que en la primera mitad del siglo XX esta actividad vivió un fuerte declive debido a la difusión del más económico ladrillo hueco.

Favignana-JadinImposibleNenufarLibelula

Desde entonces, las cave empezaron a ser abandonadas y, con el tiempo, se llenaron de detritos e incluso de basura, llegando a convertirse, en muchos casos, en vertederos a cielo abierto.

La evolución del jardín de lo imposible

Abandonada y convertida en un vertedero fue como doña Maria Gabriella Campo encontró las cave que hoy le pertenecen. De padres favignaneses –de hecho su padre había sido pirriature, trabajador en una cantera de toba–, doña Gabriella se había criado en Palermo pero volvió al lugar de origen de su familia cuando su marido, también de Favignana, heredó 2.000 m2 de terreno en la isla.

Favignana-JadinImposibleCavaArriba

A lo largo de los años, su propiedad ha crecido hasta llegar a los 40.000 m2 que tiene hoy, incluyendo diferentes cave, desde las modernas –de los años ’50 y ’60– cavadas mecánicamente, hasta las más antiguas, cavadas a mano, con sus más de dos siglos de historia y diferentes modalidades: a cielo abierto, en “grutas” y en “galería”. Con gran paciencia e ingenio, doña Gabriella las ha recuperado de forma única, convirtiéndolas en un enorme museo a cielo abierto con instrumentos de trabajo de los pirriaturi, singulares esculturas y, sobre todo, un maravilloso jardín botánico con plantas del Mediterráneo y de los cinco continentes.

¿Por qué el jardín de lo imposible?

La idea del jardín nació casi por casualidad, durante una visita de su madre, amante de las flores, empezó a plantar algunas. Poco a poco, fue trayendo de Sicilia más y más plantas, siempre de pequeñas dimensiones, para embellecer las cave. Nadie, incluso en su familia, creía en esta original idea del jardín en las cave, ya que, por un lado, la isla no es muy fértil a causa de los fuertes vientos que la azotan y, por otro, creían que, en caso de utilizarse, debería ser para la agricultura. Pero con gran tenacidad y paciencia, doña Gabriella supo dar vida a este espléndido jardín que hoy llama “jardín de lo imposible”, recordando a quienes no habían creído en él.

Favignana-JadinImposibleDentroCava

Las plantas, protegidas de los vientos y alimentadas por el agua de las faldas freáticas subyacentes, han crecido frondosas y con gran vigor creando, junto con la singular belleza de las paredes rocosas, ambientes únicos, casi mágicos. Las más de 200 especies han sido colocadas de forma tan armónica y natural, que parecen haber estado allí toda la vida, integrándose perfectamente con el entorno. Los intensos colores de las miles de flores, los olores de las plantas aromáticas y los silencios de estos enormes espacios, una vez llenados por la frenetica actividad de los pirriaturi, crean un ambiente realmente especial.

Favignana-JadinImposibleNenufares

La visita al jardín de lo imposible

En las dos horas de visita, la guía rememora estos tiempos, explicando cómo trabajaban los pirriaturi, cavando unas 25-30 piedras –cada una de 50cm x 25cm x 25cm, o sea 2 x 1 x 1 palmos– al día y retándose a veces entre ellos, ya que ganaban en base a su producción y no al tiempo de trabajo. Nos muestra que algunos dejaban sus iniciales en las piedras y otros usaban las paredes como “libros contables”, marcando en ellas la cantidad de piedras cavadas. Se pueden ver los agujeros que cavaban como escaleras o para crear “perchas” para dejar su ropa ya que trabajaban en calzoncillos. Dejaban de cavar en un sitio bien cuando la piedra era demasiado dura o débil o bien cuando llegaban al nivel del agua, por eso hoy se pueden ver las huellas de su trabajo en muchas de las calas de la isla.

Favignana-JadinImposiblePuenteCavaEscaleraFavignana-JadinImposiblePuenteCava

Todo un espectáculo difícil de explicar, tanto es así que todos sus visitantes se quedan sorprendidos por su belleza.

Favignana-JadinImposibleHibiscus

¿Quieres visitar el jardín de lo imposible de Favignana? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Palermo aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste en Favignana al mejor precio aquí.
  • Alquila el coche en Favignana al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Hazte con las mejores guías de Sicilia aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

6 comentarios

  1. 7 septiembre, 2012 en 19:54 — Responder

    Me gusta cómo el verde invade las piedras

    • 7 septiembre, 2012 en 20:48 — Responder

      Sí, la verdad es que es precioso, y las fotos sólo ayudan a hacerte una idea, ¡”en vivo” es mucho más espectacular! Gracias por pasarte

  2. 12 septiembre, 2012 en 18:01 — Responder

    Sono la creatrice di questi giardini nelle cave e Vi ringrazio per averli mostrati ai vostri visitatori. Sono sicuramente qualcosa di unico in quanto non ho mai pensato di mostrarli e adesso che questo accade mi ritrovo ad esserne orgogliosa perchè mi rendo conto, grazie ai tantissimi commenti positivi, che le mie motivazioni sono state ben interpretate. Vi ringrazio per la Vostra attenzione e spero che vogliate ripetere la vostra esperienza a Favignana assieme a tantissimi altri visitatori. Un abbraccio e un calorosissimo saluto da Maria Gabriella Campo – Favignana – Giardino dell’Impossibile noto come “Giardini Ipogei” riconosciuti dall’UNESCU e inseriti nel R.E.I.L. quale Eredità Immateriale di Interesse Locale del territorio, in quanto luogo della memoria, iscrivendolo nel relativo Libro delle Espressioni.

    • 12 septiembre, 2012 en 21:01 — Responder

      Grazie mille per il commento signora Campo. È stato un vero piacere visitare i Suoi giardini e condividere questa esperienza con i nostri lettori. Grazie anche per l’opportunità che dà a tutti i visitanti di godere della bellezza della Sua opera. Speriamo di tornare presto e suggeriremo la visita al maggior numero possibile di persone. Un calorosissimo saluto anche a lei da Madrid.

  3. 27 diciembre, 2012 en 09:06 — Responder

    Un lugar muy bonito, muy poco conocido pero a su vez muy atractivo para su visita, hay veces que se desconocen estos pequeños lugares.
    Gracias por recomendarlo.

    Un abrazo!!

    • 27 diciembre, 2012 en 10:02 — Responder

      Sí, nosotros tampoco lo conocíamos, nos lo recomendaron en la oficina de turismo y nos quedamos sin palabras al verlo, de verdad que no nos lo esperábamos. ¡Gracias a vosotros por pasaros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *