5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Un lujo en la Costa da Morte, Do Cotariño

La tranquilidad, el sosiego, la naturaleza, la buena mesa… todas esto es lo que uno busca en una casa rural. Sentirse como en casa, hablar con la gente del lugar, pasear… En una palabra: desconectar. Eso es lo que buscábamos nosotros este fin de semana en A Coruña y encontramos con creces.

Hotel rústico Lugar Do Cotariño

La Costa da Morte es uno de esos lugares con un nombre mítico. A pesar de que todo el mundo asocia el nombre  a la gran cantidad de naufragios habidos en aquellas aguas –aguas bravas, duras, con costas plagadas de rocas–, Alberto, nuestro fantástico anfitrión en el Hotel Rústico Lugar Do Cotariño en Camariñas, nos explicó otro posible origen histórico. Al igual que un poco más al sur de Camariñas se encuentra Fisterra, el finis terrae, el fin de la tierra para los romanos, esta costa era llamada la costa de la muerte, pero de la muerte del Sol. Más al oeste no había nada. Los dos orígenes son igual de válidos y puede que, escarbando más, incluso se encuentren otros.

Praia do Reira

No puede haber mejor sitio para disfrutar del mar en todas sus facetas: la ría de Camariñas, tranquila –aunque con carácter– y el océano Atlántico, bravo y peligroso. Playas y acantilados. Arena y vegetación. Y no puede haber mejores anfitriones que Alberto padre y Alberto hijo junto con Mari Carmen con su buen hacer en la cocina.

El Lugar Do Cotariño es una aldea formada por tres casas cerca del pueblo de Camariñas. Casas restauradas con esmero y poniendo todo el cuidado en los detalles. Estamos hablando del sueño de un madrileño enamorado de Galicia que decidió que aquí estaría su casa. Y eso se nota en cada rincón del hotel desde la decoración hasta las llaves de la luz.

Enchufes e interruptoresGrifos de diseño

Su inmejorable situación nos permitió recorrer el litoral caminando. Estábamos preparados para la lluvia –que en Galicia, en este extraño mes de mayo, sabíamos que haría acto de presencia– pero no para los colores del océano. Conforme las nubes pasaban, el cielo también se unió a la fiesta, el agua cambia su color desde el turquesa más claro hasta un azul poco amistoso. Y qué decir de las flores, amarillas, rojas, azules, moradas… y todo el verde que sólo el norte puede ofrecer.

Costa da morte

Panorámica de la costa da morte

Disfrutamos de la ría desde el interior, Alberto nos llevó a dar una vuelta con su barco. El mar picado, el viento del oeste  hace que el tiempo sea inestable, no nos permitió llegar hasta el faro Vilán. Ése que no consiguió iluminar la catástrofe del HMS Serpent el 10 de noviembre de 1890. Sólo tres de sus tripulantes se salvaron al ser arrastrados por el mar a la playa de trece, los otros 172 no tuvieron tanta suerte. Por la mañana, caminando, habíamos llegado hasta el conocido como Cementerio de los ingleses donde se enterraron sus cuerpos según eran devueltos por el mar. Uno de los naufragios más conocidos y con más bajas de la zona. Tras este naufragio el faro Vilán fue remodelado, en 1896, y se convirtió en el primero de España con luz eléctrica, cuando la luz todavía no había llegado a la zona, gracias a unos motores.

Cementerio de los ingleses
Faro Vilán

Antes de eso, las familias de los pescadores subían a la ermita de la Virgen del Monte, situada en el monte Farelo –60 metros sobre el nivel del mar– junto a la costa. Allí tañían sus campanas en días de niebla para que los marineros se pudieran orientar y rezaban a la Virgen por la llegada de los suyos sanos y salvos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • 22 mayo, 2012 a las 10:46

    Buen relato de una zona con mucho encanto, pais místico donde los haya. Galicia tiene ese anelo celta que tanto la caracteriza, el olor del mar inunda toda su costa impregnando al viajero de todo su encanto.
    Me encanta Galicia, he pasado todos mis veranos allí desde que nací hasta los 20 años, ya que parte de mi famia es de ahí, la conozco muy bien ,las rias altas sobre todo, y no me importaria realizar alguna excursión nuevamente por allí.
    Un saludo!!

    • 23 mayo, 2012 a las 16:10

      Espero que la entrada haya hecho justicia a lo que conoces… Estoy convencido de que no, porque hay tanto en esa zona, en esa Costa da Morte, que es imposible contarlo todo, transmitirlo como se vive.
      Tienes que volver a pasar y revivir la historia que hay en cada cala y en cada roca, si ese océano pudiera contar todo lo que ha visto en noches de temporal…

  • 22 mayo, 2012 a las 15:18

    Que sitio tan bonito, bueno, en realidad, toda «miña terra gallega» es preciosa…, me ha encantado el post!!.

    • 23 mayo, 2012 a las 16:12

      ¡Muchas gracias! 🙂
      Toda Galicia está llena de rincones especiales, cuando no son historias de naufragios y de la dura vida de los pescadores, son leyendas celtas de meigas y pócimas, y, si no, otra cosa. Que con la buena comida todo cuadra 🙂

  • 23 mayo, 2012 a las 11:32

    Sí que es cierto que Galicia es preciosa y este lugar un perfecto escondite en el que desconectar.
    Un saludo 😉

    • 23 mayo, 2012 a las 16:13

      La zona es fantástica, y el hotel es una maravilla, un lujo en todos los detalles en mitad del bosque con la ría a un lado y el océano al otro. No se puede pedir más!

  • 30 enero, 2013 a las 11:25

    Me ha encantado el post, aunque tengo que reconocer que a pesar de que somos de bastante cerca de allí no conozco el Lugar do Cotariño :!
    Un saludo chicos, Galicia calidade 🙂

  • Keina
    16 junio, 2015 a las 20:09

    Siguiendo la costa hacia el sur, Muxía merece una breve visita para conocer el Santuario de la Virgen de la Barca. Según la tradición, esta llegó al lugar en una barca de piedra, de la que quedan tres monolitos. Lo más curioso es la Pedra de Abalar, que se balancea cuando va a venir tormenta. También se mueve si el que se encarama a la misma es un pecador.
    A 31 kilómetros hacia el sur, la carretera nos deja en Fisterra o Finisterre. Durante siglos se pensó que, frente a esta punta, solo había una sima en la que el sol se apagaba cada noche. Se dice que los romanos encontraron un altar aquí dedicado a la adoración del astro rey. A 138 metros sobre el nivel del mar y sobre un brazo de tierra que se adentra en las aguas, su faro es el más visitado de toda Galicia y la segunda atracción más conocida de la comunidad tras Santiago de Compostela.
    El faro de Fisterra domina la ría de Corcubión y toda la costa de Carnota, que ocupa siete kilómetros. Es el arenal más extenso de Galicia. Junto a la playa, el pueblo de Lira, y su puerto de Porto Cubelo, es el lugar para conocer e incluso participar por un día en las labores de la mar. Lo hace posible la cofradía de pescadores Mardelira. ¡¡ Os animamos a visitar la zona!!
    Saludos

    • 24 junio, 2015 a las 00:09

      Toda esa zona es una maravilla que te obliga a ir con los ojos muy abiertos para no perderte nada. Muchas gracias por las curiosidades y las pistas. Tendremos que volver para verlo todo 😉