5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Buceando en el Dori, Azores

Hubo un tiempo en que los capitanes de los barcos se acercaban a la costa para saludar o para demostrar su temeridad. Hubo un tiempo en que era más rentable hundir un barco que seguir navegando con él… Espera, todavía se hace esto. Hubo un tiempo en que no había tantos buzos capaces de bajar a ver el estado en que estaba la parte hundida de un barco. Ahora esto ya no pasa.

En nuestro viaje a São Miguel, Azores, descubrimos uno de esos barcos hundidos. Hundido cuando, como ahora, era mejor cobrar el seguro que seguir navegando. Hundido cuando, a diferencia de ahora, las compañías aseguradoras no tenían buzos que confirmaran o desmintieran la versión del capitán.

Azores-BuceoDori

El barco en cuestión es el Dori. Su nombre original era Edwin L. Drake, el padre de la industria petrolífera de los Estados Unidos. No se puede decir que no pasara cerca de la costa, está a menos de cinco minutos en lancha del puerto de Ponta Delgada. Se trata de un carguero de 130 metros de eslora y de bandera Nigeriana. La historia del barco da para un libro, baste decir que fue de los pocos navíos de este tipo que participó en el traslado de tropas en el desembarco de Normandía en la Segunda Guerra Mundial. Sigue el diseño de Liberty Ship, el diseño de barco más reproducido del mundo, símbolo de la marina de guerra de los Estados Unidos.

Durante su último viaje, en 1964, chocó contra unas rocas que abrieron una vía de agua y se hundió. Eso fue lo que dijeron el capitán y la tripulación y eso bastó para la aseguradora. Con los años se ha convertido en un centro de vida marina, debido a que se encuentra en mitad de la más absoluta NADA. Es imposible que chocara contra una roca, porque está en mitad de una enorme llanura de fina arena marina. Por si fuera poco, la «herida» del casco va hacia el exterior… Pero no había tantos buzos para comprobar los timos.

Una de las cosas que más complicada me pareció cuando sacamos el título de buceo era hundirse. Suena extraño, pero con el traje de neopreno se flota demasiado fácilmente. Me dije a mí mismo que tenía que hacerlo bien en mi primera inmersión oficial y nada más saltar al agua me concentré. Antes de saltar nosotros había saltado otro grupo que nos avisó de que el agua estaba frequinha. Diciembre en mitad del Atlántico…

Comencé a bajar con soltura. Estaba encantado de haberme conocido siguiendo el cabo del ancla, hasta que miré hacia abajo y vi que a pocos metros sobresalían los hierros oxidados del barco. Estaba bajando justo encima del pecio y no era cosa de acabar atravesado. Con un poco de movimiento de brazos salí de la vertical y empezó la aventura.

Sofiane, de Nerus Azores, nos había dicho lo que encontraríamos pero no estábamos preparados para tanta vida en nuestra primera inmersión de verdad. El pecio está protegido, la pesca está terminantemente prohibida a su alrededor, lo que lo convierte en un punto clave de vida marina. Durante media hora, nuestras habilidades como buceadores todavía no dan para sacar mucho más rendimiento de una botella, lo rodeamos y atravesamos. ¡Qué sensación atravesar un agujero del casco y acabar sobre las turbinas de los motores!

Una experiencia inolvidable. Levantar la vista hacia la superficie y ver la claridad del Sol cubierta por cientos de peces es algo que hay que vivir.

Se trata de una excursión relativamente sencilla. El pecio está a una profundidad de unos 20-22 metros, aunque varía con las corrientes que se llevan parte de la arena del fondo.

Lástima que el mar estuviera picado, de hecho el día anterior no pudimos bucear, y tuviéramos que esperar un rato a que saliera el otro grupo en la barca. Mi estómago no estaba preparado para tanto subir y bajar… Pero ésa es otra historia.

Más información Amigos do Dori (en portugués)

Todas las fotos son propiedad de Nerus Azores, todavía no hago fotos bajo el agua…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14  Comentarios

  • 25 enero, 2012 a las 17:23

    Qué pasada de lugar para bucear. Ahora que me aficionado a esto lo veo con otros ojos… ¡Tengo que sumergirme en las Azores!

  • 25 enero, 2012 a las 17:32

    Qué interesante!!!En realidad, debe haber todavía grandes historias debajo del mar… Lo que ocurre es que hay que hundirse para descubrirlas!Con lo que,como dices,cuesta!Pero todo es ponerse porque bucear es una de las actividades más impresionantes que se pueden realizar…Aunque tan cerca de un pecio nunca lo hemos hecho! 😉 La próxima vez, tienes que hacerlo con tu cámara, es todo un reto!!!

  • VALERIA
    25 enero, 2012 a las 19:26

    Que buena pinta!!, tomo nota para cuando vaya a las Azores. 😉

  • Babyboom
    26 enero, 2012 a las 10:24

    Qué guay, me encantaría bucear pero me da un poco de yuyu, quizás en un futuro me anime, tiene que ser increíble visitar un lugar como este en el que no puede acceder todo el mundo. 😉

  • Helena
    26 enero, 2012 a las 09:28

    ¡Qué chulo! Aunque a mí el mar me da mucho respeto… No sé si me atrevería.
    Un saludo

  • 29 enero, 2012 a las 17:51

    Hola Helena!
    Es mucho más tranquilo y relajante de lo que uno puede pensar al verlo desde fuera. Debajo del agua todo va mucho más despacio, es abandonar el mundo de la prisa de la superficie por otro mucho más pacífico.
    Eso sí, si vas a ver los tiburones en Sudáfrica debajo del agua es mucho más estresante 🙂

  • JAAC
    29 enero, 2012 a las 17:35

    Hola Inés!
    Es una experiencia lo de bucear, eh? Somos todos más o menos igual de novatos, tú te sacaste el título dos o tres semanas después 🙂
    Toma nota, Azores es un buen sitio para bucear. Nos dijeron que van a preparar para este 2012 salidas con los tiburones azules!! Habrá que volver 🙂

    Suerte en tu vuelta a Zaragoza!

  • JAAC
    29 enero, 2012 a las 17:39

    Hola Viajes de Primera 🙂

    Tú lo has dicho, ahí abajo hay un montón de cosas que ver y de las que disfrutar. Sólo que hay que sumergirse 😉 y las burbujas de aire dentro del neopreno te lo ponen difícil!! jajaja

    Fíjate que después de sacarnos el título era nuestra primera inmersión y lo del barco nos llamó la atención cuando nos lo dijeron, pero también nos dio un poco de respeto: no sabíamos si estaríamos a la altura…

    Lo de bajar con cámara llegará, pero primero tenemos que ser capaces de mantenernos, que estamos todo el tiempo subiendo y bajando; moviendo los brazos; y consumiendo la botella como si nos quedáramos sin aire!!

  • JAAC
    29 enero, 2012 a las 17:45

    Hola Valeria!

    Apúntalo sí, que nosotros ya hemos apuntado Tailandía y el Mar Rojo para hacerlo entre los tuyos 🙂

    Con los tiburones en Gansbaai ya lo hicimos también 🙂

  • JAAC
    29 enero, 2012 a las 17:53

    Hola Babyboom!
    Tú lo has dicho: increíble! Tampoco nosotros lo teníamos muy claro antes de sacarnos el título y los oídos no estaban tampoco muy por la labor después del primer fin de semana en piscina… pero merece la pena. Hay buceadores con asma y con una buena cantidad de años. El buceo es muy tranquilo y bastante seguro… todo lo que tú quieras que sea, claro.

  • 3 mayo, 2012 a las 12:15

    Me apunto el buceo como próximo reto en mi recién estrenada vida de deportista 🙂 Me habéis convencido!!!

    • 9 mayo, 2012 a las 20:11

      Hola Marta!
      Te aseguro que no te arrepentirás de hacerlo. Es tan distinto a lo que se vive en superficie: tanta paz, no hay casi ruido, las cosas van más despacio. Es muy relajante y se disfruta muchísimo.

  • Ali
    5 junio, 2019 a las 10:58

    Hola Jaac!

    En Julio vamos a hacer un viaje de 15 dias a las azores, estaremos 4 o 5 en San Miguel, y me encantaría ver el Dori. ¿Hicisteis el buceo con alguna compañía?
    He estado buscando información y hay muy poquita cosa. Me gustaría saber si hay alguna compañía que lo organice, informarme de precios, horarios, reservas y tal. ¿Me podrías contar como lo hicisteis?

    Muchas gracias,

    • 10 junio, 2019 a las 10:22

      Hola Ali y bienvenida al blog 🙂
      Pedazo de viaje por las Azores que vais a hacer, ¿cuántas islas vais a visitar?
      La verdad es que hicimos el buceo con una compañía que encontramos directamente en el puerto: Nerus Azores. El dueño, Sofiane, se portó genial y nos llevó a recorrer también la isla en su 4×4 porque el mar estaba muy picado el día que habíamos cerrado la inmersión. Antes teníamos también puesto el enlace en el artículo (ahora solo queda el nombre), pero cerró. No te podemos sugerir ninguna otra, lo sentimos.
      Esperamos que tengas suerte y puedas encontrarte cara a cara con el Dori.
      ¡Buen viaje!