5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


Los trenes indios

Lunes, 20/06/2011 (1)

El despertador sonó a las ocho de la mañana, pero hoy no había tanta prisa. No había que bajar del tren porque ya habíamos llegado y lo iban a limpiar, ni teníamos que coger un autobús muy madrugador. Hasta las ocho y media estuvimos disfrutando de ese rato en el que a pesar de estar despierto puedes seguir tumbado en la cama sin prisa.

Bajamos a hacer el registro y a preguntar por la conexión wi-fi. Tenemos que mirar los trenes posibles, incluso comprar el billete si hace falta. Además de un par de ordenadores con conexión a internet también tienen una impresora y, como ya hemos confirmado, con el papel de la compra ya podemos montar. El precio son 30 rupias por una hora.  También pagamos la habitación, después de cambiar. Lo hacen en el mismo hotel. El cambio es mejor que el del otro día (59,7), son 61 rupias por euro. De todas formas tampoco nos dejamos llevar y cambiamos lo justo para pagar y un poco más, 30 euros.

En la recepción, hay mejor cobertura de wi-fi, vemos que hay un tren para Ajmer al día siguiente a las 6.15 de la mañana. Es perfecto, pero en la página pone que no hay disponibilidad, que hay que apuntarse a la lista de espera. No tenemos muy claro cómo funciona esto, porque hemos visto listas de espera de hasta cien, y no pensamos que sea muy habitual que cien pasajeros dejen de presentarse en el tren. En la guía ponía que el hotel tenía una agencia de viajes. En realidad no es en el propio hotel, es el local que tenía el cierre echado ayer cuando llegamos.

Bajamos a preguntar. El de la agencia nos dice que sí que podemos comprarlo, en la misma categoría en la que hemos viajado hasta ahora AC3 Tier. Aunque no es la idea dormir a esas horas, todos los trenes tienen la misma configuración. Lo cierto es que hay un montón de clases en los trenes, hemos encontrado páginas web en las que lo explican y todo. Hay tres clases con aire acondicionado: AC1 Tier, primera clase, en compartimentos privados dos camas (en algunos casos puede haber cuatro en dos literas); AC2 Tier cuatro camas en dos literas y otra litera doble en el pasillo, la separación con el resto es con una cortina; y AC3 Tier, seis camas en dos literas triples y otra litera doble en el pasillo, con las mismas cortinas. En las tres clases se entregan sábanas, mantas y almohadas. Luego hay una Sleeper Class, con una configuración igual a la de AC3 Tier pero sin aire acondicionado (el AC inglés), sólo con ventiladores. Las ventanillas se pueden abrir pero están protegidas con barras horizontales de hierro. Por último está la Second General, igual que la Sleeper Class, pero sin asiento reservado. Es esta última clase la que aparece cuando se ven esos trenes abarrotados en televisión con la gente en las escaleras y, en algunos casos, en el techo.

Nos parece estupendo y le decimos que adelante. No estamos muy seguros de que lo pueda conseguir, nos acordamos de la experiencia con la compra de los billetes a Uzbekistán: todo iba bien hasta el momento de pagar que decía que no se podían vender. Lo que pasa es que nos quiere cobrar mucho.

Volvemos al hotel a comprar un bono de wi-fi de 24 horas y a decirle que nos quedaremos una noche más. Nos lanzamos a hacer la compra de los billetes en la web, aunque pone que sólo hay uno disponible, el otro sería lista de espera. Pero, cuando llegamos al momento de pagar, sigue poniendo que sólo hay un billete. No nos fiamos. Le pagaremos lo que haga falta al de la agencia y que nos lo confirme. Nos había pedido 1.100 rupias, más de lo que nos habían costado los coches cama de las primeras noches. Le hemos dicho que los queríamos arriba por si nos apetece dormir. A esas horas es posible que la litera de en medio esté bajada para que la gente se pueda sentar en la de abajo.

Con el billete en la mano, bueno, en la mochila de Cany, y con rupias en el bolsillo vamos a visitar el templo de Jagdish que está aquí al lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

No hay comentarios