AsiaShakhrisyabzUzbekistánVídeos

Shakhrisyabz

  

Viernes, 04/03/2011 (3)

Como ya nos ha dicho donde está la estatua estamos orientados, en el mapa también aparece. La primera visita será la propia estatua. Se encuentra justo delante del palacio de Ak-Saray del que queda muy poco en pie. Frente a la estatua nos encontramos a un grupo de gente bajo la nieve, que no ha dejado de caer desde que salimos de Samarcanda. Cuando se separan un poco vemos que hay una pareja de novios. En la guía comentan algo de que es habitual ver parejas de novios haciendo sus fotos de boda bajo la estatua, llegando a diez al mismo tiempo en fin de semana. Lo cierto es que hoy es viernes, está nevando bastante y aquí están.

Sin perder tiempo vamos al palacio. Sólo quedan un par de enormes bloques de cuarenta metros de altura cubiertos con mosaicos de la entrada original. La entrada tenía un arco de 22 metros de anchura. El palacio fue el proyecto más ambicioso de Tamerlán. Fue construido durante 24 años tras una exitosa campaña en Khorezm (Jiva) de donde trajo a muchos de sus artesanos.

Volvemos a pasar por delante de la estatua y nos encontramos con otra pareja de novios con sus invitados haciéndose fotos. Entre las fotos está la de la ofrenda del ramo de la novia a Timur.

La novia deja el ramo a los pies de la estatua mientras se hacen fotos y vídeos y uno de los invitados lo recoge después. No van a dejar un ramo, aunque sea de plástico, para la siguiente pareja.

El mercado de la ciudad se coloca en la acera de la calle principal, Ipak Yoli (Ruta de la Seda).

Cruzándolo llegamos a la mezquita Kok-Gumbaz acabada por el nieto de Timur, Ulugh Beg, en 1437. El nombre significa cúpula azul y es evidente el porqué, tanto la cúpula por dentro como por fuera son de ese color. En su interior hay siluetas de palmeras de dibujantes indios e iraníes.

Como siempre hace Sara, y no sé cómo lo hace, había llegado hasta dentro de la mezquita sin parar a mirar nada y sin que nadie le dijera que había que comprar una entrada. Yo soy más torpe y siempre me pillan.

En cualquier caso, aunque ella ya había visto la mezquita todavía quedaban por ver el mausoleo y la cúpula de los Sayyids (título honorífico árabe que se da a los hombres que descienden del profeta Mahoma a través de sus nietos Hasan ibn Alí y Husayn ibn Alí; la palabra sayyid es literalmente maestro) que hay detrás y ahí sí que la habrían visto también.

La señora de las entradas lo que menos esperaba ver hoy con la que estaba cayendo era a dos pringados occidentales haciendo turismo en su ciudad.

 

El mausoleo de Sheikh Shamseddin Kulyal, tutor espiritual de Timur y de su padre, fue terminado en 1374. El padre de Timur también debería estar enterrado aquí, pero no se sabe.

  

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *