5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


Santiago de Compostela, Catedral (2)

Una vez terminada la celebración litúrgica la catedral se quedó bastante vacía (también había dejado de llover). Nosotros nos quedamos dando una vuelta por el interior. No se puede ir a Santiago y no recorrer la catedral con calma.

La particularidad de la catedral es que posee la tumba del Apóstol Santiago (o eso afirma la Iglesia). Debido a esto se convirtió en un importante centro de peregrinación a partir del siglo IX. En la actualidad la cantidad de gente que sigue recorriendo el camino hasta llegar a la plaza del Obradoiro sigue siendo enorme (aunque no todo el mundo por los motivos religiosos de antaño). En 1884 el papa León XIII promulgó la bula “Deus omnipotens”, en la que confirmaba la autenticidad de las reliquias del Apóstol Santiago y exhortaba a peregrinar a Compostela.

Bernardo el Viejo y Roberto iniciaron la construcción de la catedral románica en el año 1075, bajo el reinado de Alfonso VI. Tras esta etapa inicial las obras se suspendieron hasta 1100 a cargo del Maestro de Platerías. En 1168 se encargó la terminación y la construcción del coro al Maestro Mateo. La consagración de la Basílica tuvo lugar en 1211 en presencia de Alfonso IX.

A pesar de que mucha gente se había marchado la cola para abrazar al santo seguía siendo excesiva para una visita de ida y vuelta. Todos habíamos estado ya antes allí y todos le habíamos abrazado.

Lo que me llamó la atención es que la columna de la entrada, esa en la que está marcada la forma de una mano debido al desgaste, todos los peregrinos colocaban la mano y golpeaban con la cabeza la estatua que está justo debajo, ahora está acordonada y no se permite hacer el ritual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios

  • Keina
    22 junio, 2015 a las 09:50

    No todo en la Catedral es religioso o romántico!! También tienen sus rincones con sentido del humor. Se dice que uno de los canteros que se encontraban trabajando en la construcción de la Catedral, quiso hacer un reclamo por sus condiciones de trabajo y en lugar de trabajar la piedra y hacer un diseño bonito para las columnas de la Catedral, decidió dejar su firma como venganza de su paga y condicione, dicho diseño es similar a la silueta de un trasero. Destaca que el antiguo desagüe del Hostal de los Reyes Católicos también tiene esta forma debido al humor medieval de la época

    • 24 junio, 2015 a las 00:04

      Apuntado queda… a ver si nos damos cuenta en nuestra próxima visita a Santiago de Compostela. Iremos con atención para que no se nos pase, ¿dónde tendremos que buscarla? 😉