5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


Bután, Nido del Tigre

Sábado, 27/03/2010 (1)

Sara se ha puesto a hablar en sueños a la una de la mañana y me he despertado creyendo que nos habíamos dormido y se nos había hecho tarde. Era imposible que hubiera pasado eso porque ya habrían venido a llamarnos para bajar nuestras mochilas… El caso es que del susto se me ha vuelto a revolver el estómago (tanto picante me está poniendo muy sensible).

Guru Rimpoche y el Nido del Tigre

Kuenzang, nuestro guía, nos dice que tenemos como un par de horas de subida hasta el Templo del Nido del Tigre –monasterio de Taktshang o, como Kuenzang nos repite en inglés, Tiger Nest– dos y media con las paradas para las fotos y demás, y una de bajada. Otro que piensa que bajar es gratis… Así me lesioné yo en el camino de Santiago, bajando.

Guru Rimpoche, en realidad parece que no ha habido nadie más en este país que él y el unificador hasta la llegada de los reyes, además con sus manifestaciones y reencarnaciones copan todos los puestos, al volver al actual reino de Bután desde Tíbet –su primera visita fue desde Nepal– paró aquí para meditar. En la zona había un demoniosiempre hay un demonio–. Una de sus mujeres, una de Tíbet y otra de Nepal, también estaba por aquí y para protegerse del demonio utilizaba su capacidad para transformarse en tigre. Hablando de manifestaciones, una de las ocho de Guru Rimpoche va montada sobre un tigre (su mujer) y fue ésta la que derrotó al demonio.

El templo forma parte de un complejo mayor. Casas de meditación; la cueva de Guru Rimpoche, que meditó en ella durante bastante tiempo antes de enfrentarse al demonio; el monasterio, en el que viven entre 20 y 30 monjes; la casa de una monja, sólo una; y alguna cosa más.

Subida al Templo Nido del Tigre

Existe la posibilidad de subir la mitad del camino a caballo. No nos lo habían planteado y tampoco creemos que sea necesario. El comienzo es fuerte y pica bien hacia arriba. Tanto que yo creo que Sara se está preguntando por qué no lo estamos haciendo a caballo. Cuando hablo con ella me dice que sólo de pensar que en Nepal vamos a estar tres días haciendo esto se pone mala. Lo que hacemos es mantener un ritmo muy tranquilo y constante. Para no coger mucha velocidad yo voy hablando todo el tiempo con Kuenzang.

Charlando con un butanés: internet, economía, religión…

Me pregunta qué voy a hacer con tantas fotos cuando vuelva a casa. Le digo que grabaré unos DVDs y que las que considere mejores las subiré a internet. Entonces sigue preguntando cuánto dinero me cuesta grabar los DVDs. Le explico que todos los ordenadores que se venden en Europa vienen con su grabadora incorporada. Me dice que en Europa casi todo el mundo utiliza un ordenador. Tampoco es para tanto, mis padres no lo han tocado nunca, ni ganas, pero sí que es cierto que respecto a Bután estamos a millones de años luz. Al preguntarle a él si usa internet me dice que sólo para el correo electrónico, ni siquiera sabe navegar.

Ahora nos pregunta por nuestra impresión sobre el viaje. Está muy preocupado porque nos lo estemos pasando bien y disfrutando. Le decimos que todo muy bien, pero que los viajes a Bután son caros. Nos cuenta que su gobierno se lleva una parte de todas las agencias y que ellos quieren mantener un turismo reducido pero casi de élite. Por eso es todo caro. No es mala idea, pero si permitieran ir sin guía o redujeran los precios tendrían mayor cantidad de turistas y al final más dinero. No lo ve así. Ése es el motivo de que estén construyendo tantos hoteles de cinco estrellas. No nos extraña, porque si buscan turismo de élite no esperarán meterlos en los hoteles en los que hemos estado nosotros. Le explicamos que aquí sólo se ve gente mayor con dinero, que gente de nuestra edad casi no se ve porque para nosotros es muy caro. Sigue sin dar su brazo a torcer y encima nos dice que el año que viene será todavía más caro porque tienen mucha inflación ¿y tú quieres que volvamos?

No sé muy bien cómo pero empezamos a hablar de los ancianos. Ya le dijimos que en Europa cuando uno deja de trabajar por la edad comienza a recibir un pago por parte del gobierno que le “devuelve” todo el dinero que le ha ido reteniendo durante su vida laboral. Le parece un sistema muy bueno. Le contamos que con la crisis, con el hecho de que cada vez la gente vive más años y que cada vez hay menos trabajando no se sabe hasta cuándo va a durar este sistema. Aquí no funcionan así, pero cosas como la enseñanza y la sanidad sí que son públicas.

A partir de este punto la conversación gira hacia temas religiosos. Me sigue explicando cosas del budismo y pregunta por las relativas a los católicos. De entrada no sabe de la existencia del Papa. Le explicamos que es el jefe de la iglesia, como su líder budista. Nos pregunta que de qué país es y le decimos que es el líder de la iglesia católica de todo el mundo. Esto le sorprende porque el suyo es sólo de su país… pero tenéis al Dalai Lama. Le explicamos que la iglesia católica tiene su propio país, Ciudad del Vaticano, dentro de Roma. No tenemos muy claro que haya oído nunca hablar de Roma, pero lo que sí que está claro es que nunca había oído hablar del Vaticano. Ya del tirón le contamos cómo se elige a un Papa, a través de votaciones en el sínodo. No le ha quedado muy claro porque nos pregunta si nosotros votamos para elegir un Papa. Le preguntamos si él lo hace para elegir a su líder y nos dice que no, que es un sistema de valoraciones y que también hay que tener en cuenta a las reencarnaciones de antiguos líderes. Pues en la iglesia católica es igual, pero sin reencarnaciones. Sólo los cardenales votan para elegir al Papa y sale de entre ellos.Nos pregunta si al estar el país en Italia puede ser de cualquier parte del mundo y se sorprende mucho cuando le decimos que sí. Que el actual es alemán (esto sí que lo conoce porque nos ha dicho que vienen bastantes alemanes) y el anterior fue polaco (Polonia ya le queda un poco más lejos).

Está claro que me quiere convertir al budismo y me pregunta que ahora qué sé de su religión, curso acelerado de cuatro días, qué opino de ella frente a la mía. Lo de la mía es mucho decir, pero al igual que le dijimos que estábamos casados para evitarle un colapso nervioso también hemos decidido mantener que somos fieles cristianos católicos apostólicos romanos. Le digo que veo muchas similitudes. En realidad las veo con todas las religiones, todas tienen la máxima de hacer el bien para alcanzar una vida mejor al morir. Está de acuerdo conmigo todas tienen los mismos principios y se diferencian únicamente en el líder y en los cultos.

Las escaleras

 Hemos llegado ya al final del camino “normal”, Sara sigue viva, y ahora empieza la parte de escaleras. Hay que bajar 700 escalones, según Kuenzang. Lo que pasa es que después de bajarlos hay que cruzar un puente y subir otros 300. Esta parte de subir 300 es la que menos nos llama la atención en este momento. Aunque a la vuelta habrá que subir los 700.

Lo que sí que es cierto es que cuando llegas aquí todavía te sorprende más el sitio. Está construido sobre la misma roca y parece flotar sobre la cortada. Kuenzang nos ha dicho que el antiguo templo se quemó alrededor de 1940. Una mujer de la zona quemó (o tiró no me ha quedado claro) su basura (práctica habitual en todo el país incluso ahora, lo que sigue generando muchos incendios) y el fuego lo arrasó. Lo volvieron a construir en 2005 usando técnicas modernas, aunque el aspecto exterior parece de hace siglos. Al preguntar sobre cómo construyeron el original Kuenzang nos dice que fue con los poderes mágicos de Guru Rimpoche (ahí queda eso… y luego se habla de los marcianos y las pirámides de Egipto).

Los últimos peldaños son ya un castigo, yo creo que hemos ganado reencarnarnos mínimo en semi-dios. Antes de llegar al templo hemos tenido que dejar las cámaras y los móviles en una caseta con dos militares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • Anonymous
    15 junio, 2010 a las 09:16

    ¡¡Precioso!!aunque se nota que la subida tuvo que ser durilla…Yo hubiera cogido los caballos!!je je (Fdo. Alicia32)

  • JAAC
    15 junio, 2010 a las 14:06

    La subida no era tan dura hasta llegar a la zona de escalones… ahí sí que la cosa se ponía complicada. Y lo peor no era la ida, que eran unos 700 de bajada y 300 de subida, lo peor era la vuelta, que eran 300 de bajada y 700 de subida :-S

  • 24 enero, 2012 a las 16:26

    Desde luego que caprichosos eran antiguamente para construir los edificios, pero la verdad la ruta tiene una pinta excelente, cuando vuelva a visitar Nepal, espero dejarme caer por Bhutan o Tibet también 😀

  • JAAC
    25 enero, 2012 a las 08:16

    Hola José Carlos. Sí que lo eran, pero lo cierto es que buscaban los lugares más espectaculares para construir… y además, los edificios no se quedaba atrás.
    Este fue construido con los poderes sobrenaturales de Guru Rimpoche… ahí es nada! :-O

  • Beltran
    27 febrero, 2012 a las 11:56

    Me encantan tus entradas de Bután. Han hecho que aún tenga más ganas de ir! En concreto Nido del Tigre me ha dejado alucinada! Felicidades por el blog 🙂

  • JAAC
    27 febrero, 2012 a las 12:17

    Hola Beltran!
    Me alegro de que te gusten las entradas de Bután 🙂 la verdad es que es un país que merece la pena visitar.
    El monasterio es impresionante, por todo, el sitio, la forma de llegar, el propio edificio, la atmósfera…
    Muchas gracias!

  • 7 noviembre, 2012 a las 09:44

    Era un destino que me llamaba mucho la atención(a quien quiero mentir me lo llaman todos,eh!! =D), pero con eso de subir tantos escalones y que es caro se me están quitando las ganas….creo que primero pongo «en forma» el bolsillo….jajaja.
    Solo he leído este capitulo del viaje, pero prometo volver y empezar desde el principio.

    • 8 noviembre, 2012 a las 22:06

      Bután es un lugar casi mágico. Aislado hasta hace bastante poco y, después de «abierto» con poca influencia.
      Lo de los escalones es lo de menos! jajaja antes de llegar a ellos hay una pedazo de cuesta que no veas 😉 pero esa parte se puede hacer a caballo, para guardar las fuerzas para los escalones 😉
      Si te paras a pensar no es tanto dinero al día por alojamiento, comida, transporte y guía personal… sobre todo ahora que acabamos de volver de Australia y que gastas eso ¡casi nada más que en el albergue!
      Lee tranquila 😉