AsiaKatmandúNepalVídeos

Katmandú, Bhaktapur y su plaza Durbar

  

Lunes 22/03/2010 (5)

Ya habíamos visto bastante de Bhaktapur, pero es que hay mucho que descubrir.

Nepal Bhaktapur Mix

En la plaza Taumadi Thole de Bhaktapur se alza el templo más alto de Nepal, el templo de Nyatapola, levantado entre 1.701 y 1.702. Está construido sobre cinco niveles y tiene cinco plantas. En cada nivel dos esculturas flanquean las escaleras. Las primeras son dos luchadores de la época de su construcción, siglo XVIII. Se supone que contaban con una energía diez veces superior a los comunes. En el siguiente escalón dos elefantes, que tenían diez veces la energía de los luchadores. Después dos leones, dos animales mitológicos y dos diosas Tantra. En su interior está la estatua de la diosa Mahishasura Mardini. Es una encarnación de Durga (Parvati) creada a partir de la energía de todos los demás dioses para luchar contra el demonio Mahisha.

Nepal Katmandu Bhaktapur

Este templo se construyó debido a la existencia del templo adyacente, Bairabnath. Éste fue mandado construir por un rey. Cuando el rey murió su hijo, Bhupatindra Malla, decidió construir dos tejados más, llegando a tres plantas, para que su padre fuera recordado para siempre. A partir de ese momento comenzó a sufrir pesadillas. Cuando preguntó a sus maestros qué podía hacer para dejar de tenerlas le aconsejaron que construyera el templo.

Frente al templo estaban construyendo los carros para el festival de Bisket Jatra. En esos carros colocaron a los dioses Bhairab y su consorte Bhadrakali y los habitantes del este y del oeste de Bhaktapur medirán sus fuerzas tirando de ellos. Esta celebración tiene lugar en abril conmemorando el año nuevo.

De vuelta a la plaza Durbar de Bhaktapur Sara compra un par de paquetes de té tibetano. Una vez en la plaza Paras nos ofrece 45 minutos libres para hacer fotos o tomar algo. Volvemos al inicio y no paramos de hacer fotos a todos los templos y sus detalles llegando al de la diosa Mahishmardini. Es espectacular.

Los 45 minutos se pasan en nada y ya está Paras otra vez aquí para llevarnos a otra plaza de la Bhaktapur, Tachupal Tole. Aquí se alza un templo dedicado a las tres divinidades hindúes: Brahma, Shiva y Dattratreya (una encarnación de Vishnu). Cuenta con tres tejados y es anterior al siglo XV. En la entrada están de nuevo las estatuas de los dos luchadores, Jai Mal y Patta. Al lado del templo se encuentra un pozo de agua potable del que las mujeres de la ciudad sacan agua con cubos. Frente al templo un poste con un águila garuda. De vuelta al coche pasamos frente al Pujari Math del siglo XV con su característica ventana tallada en forma de pavo real.

Estando allí Paras recibe la llamada de Prachanda que le informa de que pasará por nuestro hotel a las cinco y media para traernos el programa definitivo y los billetes de avión de mañana, que vamos a Bután.

Camino del hotel Sara ve un cartel que informa de que ya está abierto el plazo de matricula de un colegio para el año 2.067. No pensamos que tengan tantos problemas con los colegios como para necesitar inscribir al niño con 57 años de antelación. Paras nos cuenta que el calendario nepalí está adelantado respecto al cristiano. El motivo es que un rey nepalí del año 57 a. C. decidió comenzar el calendario durante su mandato. El calendario oficial es ése aunque por sus relaciones con el exterior conocen también el otro. Celebran dos comienzos de año, el cristiano y el suyo que tiene lugar entre abril y mayo. Su día festivo en la semana es el sábado, el viernes es medio festivo.

En hotel nos despedimos de Paras y del conductor dándoles una propina de 10 euros a Paras y 5 al conductor, aunque es posible que volvamos a ver al conductor las próximas veces que vengamos a Katmandú. Salimos a comprar más agua, que hoy ha hecho tanto calor o más que ayer y eso que nos hemos puesto las bermudas. Sara tiene antojo de plátanos pero hoy no hay vendedores ambulantes frete al supermercado. Paras nos dijo que una docena cuesta aproximadamente 35 rupias. Después de caminar en busca de un puesto encontramos una tienda que nos pide 120 rupias por una docena. Seguimos y otro nos pide 80 por ocho. Al final en otra tienda regateando llegamos a 30 rupias por una docena (hay que decir que los plátanos aquí son minúsculos). Lo que pasa es que el tendero acepta cobrar 30 pero por los que tiene en la parte de atrás completamente negros y no por los que le señalaba Sara. Así que, no hay plátanos.

Mientras esperamos que llegue Prachanda comemos unas mandarinas que compró Sara ayer, fue más fácil, y un poco de chocolate.

  

3 comentarios

  1. Anonymous
    17 mayo, 2010 en 10:27 — Responder

    Cuando dices que es espectacular…me temo que tiene que ser más espectacular aún de lo que ya se ve en las fotos. Tiene que ser mi próximo viaje..je je, aunque me tenga que esperar unos años..(estoy embarazada de mi tercera hija..je je)(Fdo Alicia32)

  2. 17 mayo, 2010 en 15:25 — Responder

    Hombre, para empezar las fotos tampoco creo que sean tan tan (me gustan los piropos ;-P), pero ten en cuenta que no se oye el ruido de la gente (aunque sí en el vídeo), ni la sensación (que eso ni en el vídeo).

    Estoy seguro de que viendo las mejores fotos de Machu Picchu no sentiste lo mismo que estando allí en directo 🙂

  3. 18 mayo, 2010 en 08:27 — Responder

    Por cierto, que no me di cuenta ayer… 😐

    ¡¡ENHORABUENA!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *