5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


Bután (III), Timbu

Martes 23/03/2.010 (3)

Desde aquí tenemos una hora en coche hasta Timbu, la capital del país. Le preguntamos si para los budistas la vaca también es sagrada (porque no estamos muy seguros de que nos dijeran en el restaurante que aquello era “beef”) y nos dice que no. Ellos comen ternera. Después de habernos levantado a las 5:45 gran parte de ese trayecto lo hacemos durmiendo. Incluso el guía se duerme, por suerte el conductor no. A la entrada de Timbu vemos el Dzong. Por cierto, la carretera que une Paro con Timbu también llega a India, se puede entrar al país por coche, pensábamos que sólo se podía por avión.

Nuestro hotel se llama Riverview y está en la orilla del Timbu Chhu (en dzongkha chhu significa río). Sin necesidad de sacar el pasaporte Kuenzang nos trae la llave de la habitación. Según el programa hoy no habría nada más que hacer pero nos dice que podemos visitar el Dzong. En la actualidad es el centro administrativo del país con la sede de los ministerios y sólo se puede visitar con un permiso especial a partir de las cinco de la tarde. Nos parece perfecto, descansaremos 45 minutos y luego iremos. Quedamos con él en recepción a las cinco y diez.

Seguimos a los dos botones que nos suben a los Symbios. Cuando llegamos a nuestra habitación no esperamos mucho (aunque el restaurante y la recepción de nuestro hotel nos han quitado la idea de que no íbamos a encontrar nada, esto está bastante desarrollado). Al abrir vemos a la derecha una mesa con cuatro servicios completos puestos y a la izquierda varias butacas y un sofá. Pienso que será una especie de entrada y que luego habrá más habitaciones que compartan esto. Siguiendo el único pasillo acabamos en una habitación enorme con una tele, más butacas, varias mesas, un armario de dos cuerpos y una cama de casi dos por dos. Además nos abren las cortinas y nos muestran la terraza con un par de sillas de mimbre y una mesa. Estamos alucinando, creíamos que no iba a haber ni luz y esto es todo un lujo. Los botones se van mientras nosotros seguimos alucinando junto a la cama. Por el pasillo vimos una puerta que resulta que es el baño. Al igual que la habitación es enorme. Todo tiene pinta de tener bastantes años pero no quita que sea impresionante. Tampoco tienen problemas de electricidad como en Katmandú y hay gran cantidad de enchufes.

Tumbados en la cama se nos pasa el tiempo volando hasta la hora en la que quedamos con el guía. Llega un poco tarde. Nos pide disculpas porque dice que a esta hora están saliendo los niños del colegio y cerrando los organismos oficiales y que el tráfico es denso. Cuando llegamos también lo dijo porque se pusieron tres o cuatro coche en fila delante. Si este chico viaja alguna vez a Katmandú morirá de un paro cardíaco a los dos minutos, ya sea por la contaminación, ya sea por el tráfico, ya sea por la cantidad de gente. Le pregunté mientras veníamos a Timbu por los habitantes del país y nos dijo que unos 700.000. Le dijimos que estaban muy bien, que tenían mucho espacio (el tamaño de la habitación lo confirma) y él nos comentó que eran demasiados. Pues en Katmandú son tres millones, sólo en la ciudad.

El dzong, Tashichho Dzong, está al lado del palacio del cuarto rey. Mientras caminemos hacia allí no debemos mirar hacia la derecha (el palacio). Nos muestra el permiso que hay que conseguir para entrar y nos avisa de que habrá un control de seguridad en el que nos abrirán las mochilas. El edificio se construyó en el siglo XII como centro de meditación, durante el siglo XVII se amplió y se convirtió en fortaleza para pasar finalmente a centro administrativo.

En su interior se visita el templo de los mil Budas, de 1.774. Se pueden observar gran cantidad de pequeñas estatuas y pinturas de Buda. La cúpula del budismo en el país cambia con las estaciones. En primavera verano está aquí que el clima es más benigno, mientras que en otoño invierno está en Pukhara. Éstas son las sedes más importantes, en la zona central y en el este tienen otras menores. En la zona central también cambian con las estaciones. La manera de saber si la capital está ahora aquí es porque las urnas para reliquias que hay bajo una imponente estatua de Buda presente de 10 metros de altura están llenas. Además de esa estatua de Buda hay otras dos más pequeñas de Guru Rimpoche y de Kuenkhyen Padma Karpo el unificador del país. También están los tronos del cuarto y quinto rey y del décimo séptimo abad , el líder espiritual de los budistas butaneses. Tienen dos reyes vivos porque desde 2.008 están en proceso de democratización y el rey anterior abdicó en favor de su hijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • Anonymous
    21 mayo, 2010 a las 09:18

    La habitación es tremenda!!

  • JAAC
    24 mayo, 2010 a las 08:57

    ¡La habitación era una barbaridad! Mucho más grande que nuestra casa.