5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Caminando en la nieve

Al día siguiente, al abrir la cortina nos encontramos con un páramo blanco por todas partes. Y lo peor no era la cantidad de nieve que había en el suelo, sino los enormes copos que seguían cayendo sin parar. Eso sí, el aislamiento en Linz (en el hotel y luego descubrimos también en la oficina) es impresionante. Los cristales de más de un centímetro y medio, junto con la calefacción, permiten estar en manga corta.

Antes de ir al curso, que el miércoles empezaba a las diez de la mañana, nos dimos una vuelta por los alrededores del hotel. En Linz deben estar acostumbrados a la nieve o no debe haber niños, porque en cualquier otro sitio esas explanadas blancas perfectas ya estarían llenas de niños (y no tan niños) saltando y lanzándose bolas de nieve. Willy no pudo evitar hacerlo, que aquí no estamos acostumbrados a ver eso.

Sí, mucho frío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • conxa
    5 marzo, 2010 a las 17:22

    sí, que nevaba bien.

    cada vez haces ya los videos más largos, es cámara nueva?

  • JAAC
    8 marzo, 2010 a las 09:45

    Y ya verás luego lo que llegó a caer :-O que pensábamos que iban a cerrar el aeropuerto.

    La cámara es casi nueva, recuerda que la compré el año pasado antes de Nueva York, aguantará todavía varios años más. El vídeo es más largo porque al editar se pueden juntar varios 🙂

Leer artículo anterior Linz-Hauptplatz

Linz