5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Viena

El curso al que teníamos que ir era en Linz, pero lo más cómodo para todos era volar hasta Viena (vuelo directo) y desde allí coger un tren. La llegada a la antigua capital del Sacro Imperio Romano Germánico, el primer Reich, nos deparó lo que ya esperábamos: nieve. Desde el momento en que el avión comenzó la maniobra de aterrizaje descubrimos un paisaje completamente blanco, lo que nos llevó a pensar que habrían descongelado la pista. Algo así debían haber hecho porque lo único que no era blanco (era negro de asfalto) era la pista.

A la salida del aeropuerto nos encontramos con varias posibilidades para llegar al centro: hay un servicio especial de trenes y varias líneas de autobuses. Preguntando cómo podíamos llegar a la estación de tren de la que parten los trenes hacia Linz nos indicaron uno de los autobuses. El servicio especial de tren tiene conexiones con el metro de la ciudad, pero el autobús va directo a la estación oeste: la Western Station (Wien Westbahnhof).

El aeropuerto de Viena está a bastante distancia de la ciudad, así que preparad una buena media hora para llegar a la ciudad.

Los trenes en Austria, al menos la línea de Viena a Linz, funcionan como un cercanías español. Se compra el billete para el trayecto y se puede usar en cualquiera de los trenes. Compramos la ida y la vuelta para el viernes, el fin de semana lo pasaríamos en Viena y a la salida del curso queríamos coger el primer tren y no perder tiempo comprando los billetes.

El trayecto es de poco más de una hora y media (aunque hay varios tipos de trenes, algunos llegan casi a dos horas de tiempo). Y todo lo que vimos era blanco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • conxa
    1 marzo, 2010 a las 18:09

    ¿y frio? como estabais de frio??

    las temperaturas debian ser muy bajas no??

  • JAAC
    3 marzo, 2010 a las 09:29

    Frío dentro de los sitios no hace, es más te quedas en manga corta en cuanto cruzas la puerta… pero en la calle sí que lo hacía, ya verás las fotos del resto del día andando por Linz.