5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


Sudáfrica (VI)

Martes, 25/08/2.009 (1)

Pues hoy había estado bien tener el baño dentro, a las dos de la mañana había que miccionar y la linterna ha tenido que darlo todo. Como siempre, nada más volver me he quedado dormido instantáneamente hasta las cinco y media que ha sonado el despertador.

Mark nos estaba esperando junto al coche y nos ha preguntado si habíamos dejado todas nuestras cosas dentro de las mochilas. Resulta que al ser el campamento estatal no saben si cuando vuelvas tendrás el mismo hut o se lo habrán dado a otro. Prácticamente estaba todo guardado pero hemos vuelto para comprobarlo. Si nos tienen que cambiar será Dean el que mueva nuestras cosas. De todas formas nos dice que nos quedemos con la llave que tenemos.

Poco después de las seis salimos a buscar animales. No hace mucho frío, pero con el coche abierto la sensación es de bajo cero. Además, como estamos sentados y parados, el cuerpo no se calienta, sólo con capas y capas de ropa y las mantas que nos dan. Al lado del camping encontramos dos rinocerontes, la cosa empieza bien. Antes de desayunar hemos visto tres de los cinco grandes, pero los dos que no son felinos: el rinoceronte, el elefante y el búfalo. Además de un montón de kudús y de impalas. Alguna jirafa despistada también ha caído en nuestros objetivos. Me sorprende que siendo seis en el safari sólo yo tenga una cámara reflex, sobre todo recordando lo que vimos en el Serengueti, que dejaban a Cany por los suelos. Aquí todas van con compactas.

El desayuno lo hacemos en otro campamento. Cogemos un vaso de leche, por supuesto también hay té y café y nos sentamos a esperar. Parados se está bien, el desayuno lo tomamos fuera bajo un techo de paja. Tarda bastante en llegar, pero cuando llega descubrimos el porqué. Una fuente enorme llena de rebanadas de pan de molde tostado y servicios de mantequilla y mermelada, acompañando un plato para cada uno con un par de huevos fritos, bacon, salchichas, tomates y champiñones. Damos buena cuenta de todo, aunque queda pan para otro desayuno y salimos de allí mucho más calientes. Tanto, que nos hemos quitado unas tres capas de ropa que no nos volvemos a poner.

Mark oye hablar de un león por la radio y para allá que salimos disparados. Cuando llegamos encontramos una buena fila de coches (4×4 y particulares). Todos creen haber visto un león, pero ninguno está seguro ni de donde está, ni siquiera de si sigue estando o estaba. Algo parece moverse entre las hojas, se ven unas orejas y de vez en cuando algo que parece una cabeza subiendo y bajando, como lamiendo algo. Después de más de media hora esperando que se moviera, saliera, se escondiera del todo, algo… Al movernos nosotros vemos un leopardo que también está esperando al león. Todo parece indicar que el leopardo ha cazado algo, que ha llegado el león y se lo ha robado y ahora, está esperando a ver si le deja algo. Es fácil verlo, pero al estar también entre toda la hierba las fotos no están muy claras, también está todo el rato escondiéndose. Mientras tanto oímos como el supuesto león (casi seguro que lo es) se está dando un banquete rompiendo huesos de algo.

Ya se ha alargado el game drive de la mañana más de lo previsto, teníamos que haber parado a la una y ya son casi las dos. La comida, para el que le apetezca después del desayuno de los campeones, es en otro campamento, Skukuza, la capital del Kruger según Mark. Allí podremos comprar lo que queramos y, nosotros sacar el dinero para pagar la salida de esta noche, en nuestro campamento no hay cajero. Tenemos rands para darle y no hace falta que saquemos más. Cuarenta minutos después volvemos al coche. El night game drive empieza a las cinco menos cuarto y hay que llegar con un poco de tiempo.

Al llegar Dean nos dice que nos han cambiado de hut, ahora tendremos baño, nos han puesto en uno de los grandes, por supuesto sin aumento de precio. Esta noche podré hacer pis a cualquier hora. Tenemos que rellenar unos papeles en los que declinamos todas responsabilidad por parte de los empleados del parque si nos pasa algo. La salida nocturna está organizada directamente por el parque, no será nuestra empresa, y se hace en un camión más grande, de unas veinte plazas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios

  • JAAC
    6 octubre, 2009 a las 12:15

    Era lo que nos faltaba, el día anterior ya habíamos visto a todos los herbívoros y teníamos ganas de felinos que siempre dan más juego. Es tanto tensión como aburrimiento, estás ahí parado sin ver nada, dejándote los ojos entre las hierbas buscando algo que puede que esté y puede que no, con la cosa de que si dejas de mirar fijo que sale en ese momento y te lo pierdes 😉

    Lo de las fotos es cosa de Picasa. Han cambiado la publicación de los enlaces y ahora no se ven los botones de siguiente y anterior cuando ves una. Te recomiendo cuando llegas a una foto pinchar en «Galería de JAAC» y empezar por ahí que sí sale. No sé por qué lo han cambiado.

    Aumentando tu lista de destinos deseados… jajajaja

  • conxa
    30 septiembre, 2009 a las 11:56

    que tensiónnnn ahi esperando al leon…., yo seguro que me hubiera mordido las uñas o por tension o por impaciencia jejeje

    El desayuno,os pondrias morados!!

    Como has cambiado el sistema de instalar fotos…..antes al pinchar en una ya veia todo el album, ahora, me toca ir una a una…

    Encantada estoy con tu viaje, bueno como con el otro.

  • JAAC
    28 septiembre, 2009 a las 09:22

    No me había dado tiempo a responder a Conxa 😉 En Sudáfrica parece que los colores son más apagados pero creo que es por la época del año. Lo que sí había era mucha más vegetación y no sólo amarillenta como en Tanzania (época seca) sino verde.

    El Kruger fue, inicialmente, uno de los primeros destinos para hacer safaris… pero el apartheid consiguió acabar con el turismo en el país y Kenia y Tanzania les han quitado el puesto.

    Ya llegará el tiburón… paciencia 🙂

  • Alicia32
    28 septiembre, 2009 a las 09:03

    Pues tiene razón conxa, habéis visto un montón de animales pero el paisaje es como más seco o más austero que el de Tanzania ¿verdad?
    Lo de las cámaras ya me lo imagino, allí en el Serengueti con peazos de objetivos!!!je je. Me imagino que Sudáfrica no es un destino principalmente de safaris (la mayoría se van a Tanzania) y és más de otras cosas, como lo del tiburón ¿no?