5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


Perú (III), paseando por Lima

Viernes 01/05/2009 (3)

La entrada al museo y las catacumbas cuesta 5 soles, e incluye una visita guiada. Al ser en español vamos con poco turista europeo. Puede que haya turistas de países vecinos o sólo interiores (al ser primero de mayo es festivo).

El museo/convento de los franciscanos es tan grande como todo lo demás, no había problemas de espacio en esta ciudad cuando empezaron a construir nada y no se cortaron. Salas y salas. Una biblioteca con incunables y obras del siglo XV de todas las temáticas. Lástima que la conservación brille por su ausencia, libros al aire y ventanas abiertas con la humedad y la polución de la ciudad entrando tranquilamente. Un coro con más de setenta asientos que tardó cuarenta años en completarse. En el coro también está el soporte para los enormes libros de canto. La sacristía mayor, un enorme claustro, la propia iglesia… y finalmente las catacumbas.

Se utilizaron hasta 1.825, el primer cementerio de la ciudad es de 1.808 (cementerio Presbítero Matías Maestro), pero hasta ese momento los muertos se enterraban bajo la iglesia. Se han encontrado gran cantidad de fosas de cuatro metros de profundidad en el que se daba sepultura hasta a tres cuerpos. Se enterraba sólo con mortaja, sin ataúd, y se cubría el cuerpo con cal viva y tierra nueva. De esta manera el cuerpo se descomponía más rápido y se evitaba el olor y las infecciones. Además de éstas había una fosa común circular de diez metros de profundidad. En la actualidad se han separado los huesos por tipos (fémures, tibias, calaveras, etc) y cada fosa está cubierta por un tipo. En la común hay una «decoración» a base de cráneos en el centro y tibias como radios hacia el exterior del círculo. Durante la visita uno de los que venía preguntó a la guía si los huesos estaban así porque desmembraban a los cadáveres al enterrarlos, ella poco menos que se rió y le respondió que la separación según los huesos es actual.

Las obras de restauración de las catacumbas comenzaron en 1.947 y se abrieron al público en 1.950. El auge del turismo en la década de los 80-90 hizo que se convirtieran en un referente dentro de la ciudad de Lima.

La decoración de la iglesia era por la fiesta de las Cruces de Mayo, que también se celebra en todo Perú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • Masmi
    25 mayo, 2009 a las 19:53

    Que pena que dentro no os dejaran hacer fotos, porque esa iglesia debe ser muy bonita.
    Me encanta el estilo colonial.

  • JAAC
    27 mayo, 2009 a las 08:32

    No solían poner muchas pegas a hacer fotos en el interior de los sitios (museos incluidos) pero en esta iglesia en particular no se podía. Supongo que el tema «huesos» es lo que les «corta» :-p

    Te recomiendo un viaje a Sudamérica si tienes ese gusto… y más barato, pasarse por Asturias, que hay muchas casas de los que volvieron de las «Américas»

  • conxa
    5 junio, 2009 a las 17:48

    libros al aire y las ventanas abiertas……. uffff sí que es una lástima.

    Continuo……

  • JAAC
    8 junio, 2009 a las 15:06

    Conxa, pedazo de «paliza viajera» que te has metido.

    Una lástima lo de los incunables desprotegidos. Encima tampoco se podían mirar, porque si ya que los dejas al aire y sin ninguna protección permitieras que la gente los mirara…