5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


Perú (II), sin salir del aeropuerto

Viernes 01/05/2009 (2)

Con los Symbios en la espalda buscamos la salida. Allí encontramos oficinas de cambio, pero en todas vuelve a haber cola. Estamos ya cansados de esperas, de colas y de perder tiempo, así que ya cambiaremos en la ciudad o en el hotel, en principio el taxi va con el hotel así que no harán falta soles con tanta urgencia. Antes de salir control de aduanas. No llevamos nada que declarar. Hay que pulsar un botón y se enciende una luz verde o roja. Con la verde sigues adelante y sales, con la roja no sé lo que pasará, por suerte a los dos nos salió verde.

Ya prácticamente fuera están los mostradores de venta de billetes, taxis, hoteles, tours,… Queremos ir a Cuzco mañana y lo mejor será ir en avión, en autobús son 22 horas de viaje. Preguntamos y la chica tarda lo que no está en los escritos en gestionarlo. Mientras nos cuenta que tenemos suerte, que el aeropuerto ha estado cerrado un día y medio por culpa de la niebla, no se veía nada y desviaron los aviones. Suerte que queremos ir mañana a Cuzco, porque hoy iba a ser imposible. El vuelo sale por unos 170 dólares con sus tasas y demás. No es barato, pero el tiempo es oro. Lo compramos, el tiempo es oro, pero nos hace perder otro montón de tiempo. Esta chica moriría si tuviera que comprar los billetes por internet. Por cierto, que el cargo en la tarjeta lo ha hecho llamando por teléfono a la compañía aérea y dictándole los números a la que se lo ha cogido.

Correcto, ya tenemos vuelo para irnos mañana a Cuzco. Saldremos a las 9:45, pero nos ha aconsejado con mucho ímpetu que lleguemos al aeropuerto con un mínimo de dos horas de antelación (para los vuelos internacionales son tres), porque el riesgo de overbooking es grande. Al haber estado un día cerrado todo el mundo se moverá a los vuelos de mañana. Pues nada, en vista de que no podemos sacar ya la tarjeta de embarque mañana vendremos pronto.

Fuera todavía está esperándonos nuestro taxista. Ya estaba a punto de marcharse porque no salíamos, pero justo hemos aparecido. El coche en el que nos lleva no es un taxi, de hecho casi no es un coche, más bien es un cascajo a gas natural. Nos cuenta que casi todos los coches van con gas porque los motores de gasolina están muy cargados por impuestos y multas si no están bien cuidados. El aeropuerto está en el distrito de Callao y para llegar al centro hay que coger la avenida Argentina. Como es un paso habitual de camiones que cargan las mercancías en el puerto, el estado de la calle es horrible, más que camiones parece que por allí vayan tanques. Tanques que vemos al llegar al centro, bueno, tanquetas de la policía. Nuestro taxista nos ha dicho que el centro no es peligroso pero que es recomendable dejar el pasaporte en el hotel y salir con una copia. Vaya, sabíamos que se nos olvidaba algo. Fuera del centro puede ser peligroso cuando se pone el sol. Pasamos por alguna zona que parece peligrosa a esta hora y son las tres. Nos dice que no tienen dinero para comida pero que sí lo tienen para tomar (beber) y drogarse.

El hotel está al lado de la Iglesia de San Francisco y es muy grande. Nos registramos y el taxista coge la llave para llevarnos a la habitación. Preguntamos a la de recepción si le tenemos que pagar y nos dice que sí, que por eso nos sigue. Eso implica que necesitamos soles para pagarle. Es extraño que el euro no haya hecho valer su poder aquí todavía, sólo se puede pagar en soles o en dólares, no aceptan euros en ningún sitio. El cambio en el hotel es mejor que en el aeropuerto, nos dan 3,80 por los 3,56 de allí. El real es 4,009 pero ya se sabe que a ese no se puede aspirar. Tras un cambio de billetes, en la recepción no tienen justo para cambiar 50 euros y el taxista no tiene para cobrar 40, todos contentos con su dinero y nosotros con la habitación.

Es enorme, tiene cuatro camas, una de ellas de matrimonio y el baño dentro. Son las cinco menos cuarto, no nos entretenemos no vayan a cerrar las catacumbas de la iglesia de San Francisco. Hace un calor terrible, muy húmedo, pero no sabemos si nos dejarán pasar con bermudas y sandalias, habrá que sacrificarse un poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • conxa
    21 mayo, 2009 a las 10:03

    Lo que mas me corta es el tema de la inseguridad, en el fondo soy una cagada jejejejje

    claro que no estoy acostumbrada como vosotros a viajar tanto.

  • Masmi
    21 mayo, 2009 a las 22:03

    Con la roja te revisan el equipaje 🙂 Me lo dijo un compañero de trabajo peruano que fue allí en Navidades.
    Alta tecnología con las tarjetas eh? jejeje

  • JAAC
    22 mayo, 2009 a las 12:18

    Conxa, si todo es saber por donde te mueves. En Lima hay cuatro avenidas que marcan la «zona segura» y no te recomiendan que las pases… pero vamos, que tampoco pasa nada cuando lo haces 😉 que al otro lado también hay cosas que ver.

    Si lo piensas bien hemos estado en barrios malos de Génova (el puerto), de Moscú (la estación de tren), en Roma (la estación),… y donde vivimos (detrás de la Gran Vía de Madrid) de noche y nunca nos ha pasado nada. Y nos pasó en Girona, una zona supertranquila y casi sin delincuencia. Nunca se sabe dónde te van a atracar… y casi nunca es donde te lo esperas.

  • JAAC
    22 mayo, 2009 a las 12:20

    Algo así pensábamos, Masmi 🙂 Para dejarte entrar o no en el país nos parecía un poco exagerado que utilizaran las luces.

    Una suerte que no lo hicieran, porque tampoco teníamos muy seguro si podríamos entrar con el fuet, que es básico en nuestros viajes 😉

  • Alicia32
    17 junio, 2009 a las 16:39

    A ver, no sé si más adelante lo dices..pero ¿cómo se llama el hotel de Lima? ¿lo reservasteis por internet?¿os dieron alguna referencia algún viajero?¿qué zona creeis que sería la mejor para tener lo que hay que ver en un día cerca…(perdona por tantas preguntas..)

  • JAAC
    17 junio, 2009 a las 16:43

    El hotel era el Hotel España. Lo reservamos por internet en su página http://www.hotelespanaperu.com/espanol/inicio.html.

    Si queréis visitar Lima lo mejor es quedarse en el centro. Según todas las guías y la gente es la zona más peligrosa, pero con no atravesar las avenidas más grandes y alejarse no hay problemas. Todo lo que hay que ver está dentro de esas avenidas. Bueno, el museo de la inquisición está justo al otro lado de una de esas avenidas, pero no hay ningún problema.

    Los barrios más tranquilos son totalmente residenciales y no tienen nada que visitar. Tendríais que coger una combí para ir al centro y otra para volver cada vez porque las distancias son grandes (y se pasa por las zonas «malas»).

  • Anonymous
    8 julio, 2009 a las 10:33

    Es bastante común en muchos paises el tema de la luz verde y roja, yo al menos lo he visto en varios. Le das y es una manera digamos «imparcial» de seleccionar a la gente a la que van a revisar el equipaje y a la que no. Además así evitan la parcialidad, que los de aduanas se compinchen con un traficante, es como más constitucional, etc, etc… aunque esto ya son suposiciones mias…

  • JAAC
    9 julio, 2009 a las 08:15

    Hola Anónimo,

    Supongo que sí que es la manera más imparcial, un ordenador decide de forma aleatoria quién sí y quién no. Fue la primera vez que lo vimos. Hemos pasado por fronteras en las que parecía que no miraban a nadie (entre Kenia y Tanzania) y en otras que miraban a todo el mundo (entre Jordania e Israel o Siria y Jordania).